eldiario.es

Menú

Rearme moral del PP: lo tiene fácil

"Al menos esta vez la doble idea lanzada por Ballesta y López parece algo novedosa. 'Redefinición ideológica' y 'rearme moral'. ¿Podrían, sumadas o unidas, significar 'regeneración'?"

- PUBLICIDAD -
Sin título.

El presidente de la Región de Murcia, Fernado López Miras, junto al alcalde del municipio de Murcia, José Ballesta.

Parece que la nueva idea-fuerza que se abre camino en el ideario del que pretende ser nuevo PP regional encabezado por el presidente López va de algo así como la regeneración. Lo dijo el alcalde murciano Ballesta. Enseguida recogió el guante el mandatario partidario y regional al que otra cosa no, pero habrá que reconocerle la capacidad de asumir ideas viejas e intentar venderlas como nuevas. Lo lleva haciendo desde que asumió el cargo, con una serie de intervenciones retóricas que suenan a lo ya dicho en sus respectivos momentos por sus antecesores en el cargo de su mismo partido. Un déjà vu tras otro. Y nombró al primer edil ejecutor principal del nuevo mantra.

Al menos esta vez la doble idea lanzada por Ballesta y López parece algo novedosa. “Redefinición ideológica” y “rearme moral”. ¿Podrían, sumadas o unidas, significar “regeneración”? En cuanto a la primera, no se atisba, sinceramente, cómo lo van a hacer, pues no está claro que la ideología, de tenerla, les dé para algo más que para eliminar impuestos en detrimento de los ingresos de la caja pública y para aplicar el viejo principio liberal de laissez faire, laissez passer que tantos bienes nos ha deparado en esta Región: véase el estado actual del Mar Menor, la deuda pública, el mercado de trabajo juvenil, la planificación urbanística, las listas de espera sanitarias, el deterioro de la enseñanza pública, la quiebra de la ayuda a dependientes...

De lo segundo, el rearme moral, merece la pena hablar en detalle. Es este un concepto “chicle” pues se utiliza con diferentes sentidos e intenciones en los tiempos modernos por teóricos variopintos, desde el historiador marxista británico Edward J. Thompson hasta el cardenal integrista español Antonio Cañizares, a quien los amiguetes de Ballesta recuerdan con fervor tras su administración apostólica de la diócesis de Cartagena.

Las circunstancias actuales hacen reconocer, no obstante, que el Partido (supuestamente) Popular lo tiene fácil en ese terreno. Solo tiene que empezar dando señales inequívocas y claras de que quiere avanzar por ahí. Si no las da, difícilmente será creíble que el pretendido nuevo impulso llegará a algún sitio. Querer es poder, según el dicho.

Cómo hacerlo es, por supuesto, cosa de la organización, los afiliados, etcétera. Pero quizá no esté de más sugerirles que tienen a su fácil disposición unas cuantas decisiones que aclararían sobremanera cuáles son sus verdaderas intenciones y si tienen alguna posibilidad o probabilidad de éxito. Esas decisiones dependen en primera instancia del máximo poder ejecutivo regional: López.

Solo tiene que mirar a su alrededor y observar que está rodeado desde hace tiempo, de personajes con trayectoria política “sub iudice” y cuya continuidad en los cargos que ostentan no hace sino arrojar dudas sobre cualquier intención regeneradora, o de “rearme moral”, como parece ser el término á la mode ahora de este Gobierno y del partido que lo sustenta.

Con solo levantar los ojos de su mesa de trabajo, el presidente López topará con David Conesa, el otrora jefe de gabinete de su antecesor Pedro Antonio Sánchez, ambos imputados en la Púnica, y que continúa como herencia de la etapa anterior ejerciendo funciones de asesor en la Presidencia del Gobierno regional. Cargo de libre designación: se nombra y se cesa cuando se quiere. Ahí sigue.

Un poco más lejos, aunque seguramente no fuera del alcance de la vista del presidente López ––ni tampoco de la del ejecutor previsto de su política de rearme moral, el alcalde Ballesta––, queda el caso de un cargo de libre designación y 45.000 euros brutos anuales para quien la fiscalía pidió hace menos de tres meses cuatro años de cárcel por permitir cuando era alcalde de Blanca la construcción de un vertedero ilegal, causando graves daños a una zona ZEPA y LIC: es decir, por presunto delito ambiental. Y este ex regidor, de nombre Rafael Laorden, promotor oficial de las corridas de toros, se desempeña ahora como asesor de la Consejería de Cultura, Turismo y… Medio Ambiente!

¿Seguimos? Pues sí, porque hay novedades. A principios del pasado mes de diciembre fue absuelto de contaminar el Segura, muy discutiblemente según opiniones ambientalistas, un exalcalde de Alcantarilla, Lázaro Mellado. Todo se inició en 1998 tras una denuncia de Izquierda Unida. La dilación del proceso influyó decisivamente en la asbsolución final, según aquellas opiniones. En todo caso, Mellado se mantuvo en su puesto de alcalde hasta que fue sustituido en 2015. Entonces, pasó a gerente del Centro Integrado de Transportes de Murcia, SA (CITMUSA), empresa pública presidida por José Ballesta (PP), alcalde de Murcia, que detenta el 39% de las acciones con otro significativo 39% en posesión del Instituto de Fomento (INFO).

Y ahí sigue, a pesar de que el 7 de octubre pasado, dos meses antes de la narrada absolución, fue declarado “investigado”, léase imputado, junto con el actual alcalde alcantarillero, Joaquín Buendía, en el juzgado de Instrucción 7 de Murcia por supuesta prevaricación debida a la contratación irregular de los servicios auxiliares de los colegios públicos de la Villa. Ni a Ballesta ni a López parece serles necesario para la regeneración o “rearme moral” que ahora se proclama el cese de Mellado. Tampoco el de Buendía, que sigue rigiendo Alcantarilla.

Cansino resulta recordar otros casos similares, que haberlos hay los, como herencia, bien es verdad, de tiempos pasados que han recibido López y Ballesta. Pero hay que insistir en que si el nuevo tándem pretende esos ya cacareados “rearme moral” y “redefinición ideológica” se hacen necesarios unos primeros pasos inequívocos para mostrar a las claras que se quiere romper, aun dentro de un orden, con ese pasado reciente que hace ineludibles aquellos dos objetivos. Lo tienen fácil. Todo lo que no sea eso serán brindis al sol. El movimiento se demuestra andando, sentenció Diógenes, conocido como El Cínico.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha