La portada de mañana
Acceder
Los técnicos se topan con la resistencia de los gobiernos en la sexta ola
La Constitución que tras 43 años ni se renueva ni se cumple
OPINIÓN | Todos de puente, por Antón Losada

Investigan a un hombre de 46 años por amenazas a Consuelo Ordóñez, que seguirá adelante con la denuncia

Bar Gaucho de Pamplona

La Policía Nacional detuvo el pasado viernes a un hombre de 46 años como presunto autor de un delito de amenazas con el agravante de componente de odio contra la presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, que es hermana del parlamentario vasco y dirigente del PP donostiarra asesinado por ETA Gregorio Ordóñez, por la agresión verbal ocurrida en la noche del miércoles 10 de noviembre en un céntrico bar de la capital navarra. A partir de ahora, Ordóñez asegura que seguirá adelante en el proceso a través de la defensa de Rubén Múgica, miembro de Covite y abogado defensor de la entidad en el caso Alsasua. “Claro que nos personaremos en el juzgado y la denuncia seguirá adelante”, apunta a elDiario.es la presidenta de Covite.

La detención del presunto autor de los hechos se produjo tras la denuncia interpuesta en dependencias policiales por la parte de Ordóñez, quien se había desplazado a Pamplona con motivo de unas jornadas impulsadas por Covite. Según ha relatado, mientras esperaba junto a su acompañante sobre las 21:00 horas en la barra de un conocido y céntrico bar de la calle Espoz y Mina, un hombre le reconoció, comenzó a gritarle con “extrema agresividad” y a insultarle con manifestaciones tales como: “Qué asco me das” o “soy de aquí de toda la puta vida y me tengo que ir por tu culpa”.

Tras interponer la denuncia, agentes de la Brigada Provincial de Información de la Policía Nacional procedieron en la jornada del jueves a la toma de declaraciones de testigos y al visionado de imágenes recogidas en el propio establecimiento. Lograron identificar, localizar y detener al presunto agresor, quien una vez detenido fue trasladado a dependencias policiales para ser puesto finalmente a disposición del Juzgado de Instrucción nº 3 de Pamplona.

“Me pilló francamente desprevenida. Yo hace mucho tiempo que voy tranquila, en San Sebastián nunca me ha pasado algo así en muchos años nada parecido. Y me ha pasado en Navarra”, considera, para añadir que Covite lleva “muchos años denunciando que Navarra está peor que el País Vasco. Hay un sector de la sociedad que está mucho más radicalizada todavía”. Pese al suceso, Ordóñez reconoce que lo ocurrido es “una excepción y no la regla” y que volverá tanto a Pamplona a celebrar las jornadas anuales de la entidad como al conocido bar Gaucho.

 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats