"Eva Blanco debería responder si merece la pena ser secretaria general sin que le haya votado nadie"

Maiorga Ramírez, líder del sector crítico de EA

Maiorga Ramírez (1976) atiende por teléfono a este periódico pocas horas después de conocer que la Comisión de Organización Electoral (COE) de Eusko Alkartasuna (EA) ha invalidado su candidatura para presentarse a la elección del secretario general del partido. Los candidatos (3) debían aportar 50 o más avales y un mínimo de 5 avales por cada una de las cinco organizaciones independientes de EA (Navarra, Iparralde, Bizkaia, Álava y Gipuzkoa). Maiorga Ramírez presentó 400 avales, Eva Blanco, 60 y el tercer candidato, ninguno. Las razones esgrimidas por la COE para anular su candidatura es que algunos de sus avales en Iparralde presentaban defectos de forma y no son válidos, por lo que no llega a ese mínimo de 5 por organización territorial. Maiorga Ramirez atiende a eldiario.es, una vez anunciada ya su intención de recurrir la decisión de la COE.

Eva Blanco, candidata en las primarias de EA: "EA sigue siendo EA y tiene mucho futuro dentro de EH Bildu"

Eva Blanco, candidata en las primarias de EA: "EA sigue siendo EA y tiene mucho futuro dentro de EH Bildu"

¿Por qué la Comisión de Organización Electoral de Eusko Alkartasuna no ha validado su candidatura a la Secretaría General?

Lo que es evidente es que no ha sido por motivos normativos porque la normativa vigente establece con claridad que mi candidatura tenía que ser validada. Probablemente ha sido por motivos relacionados con la voluntad de hurtar la palabra a la afiliación. La única fórmula de evitar la votación entre los dos modelos que representamos cada uno de los candidatos es invalidando mi candidatura. Eva Blanco representa al sector oficial continuista que busca una solución dentro de EH Bildu, y mi candidatura apuesta por un cambio para aumentar el protagonismo de EA dentro de la coalición. Para invalidar mi candidatura han aplicado un reglamento que no está vigente, y han hecho una lectura sesgada de uno de sus artículos. Mi candidatura, con 400 avales, estaba perfectamente legitimada para ser sometida al refrendo de la afiliación. Sobre todo, si tenemos en cuenta que la candidatura de Eva Blanco ha tenido exclusivamente 60 avales. Es llamativo que 400 avales no sean suficientes y 60, sí.

Desde la COE han explicado que le han invalidado 21 avales por diversos motivos (3 no aportan DNI, 5 por no estar los avalistas al corriente de las cuotas, otros 3 no constan en el censo, 4 están duplicados, 1 no coincide con el DNI aportado, 2 no indican el candidato avalado, 1 no aporta un supuesto poder otorgado, 2 fuera de plazo). ¿Es falso que hayan existido estos errores?

La justificación que han dado es absolutamente improcedente porque la normativa vigente establece la necesidad de presentar 50 avales sin especificar de qué territorios. Por lo tanto, habiendo presentado 400, mi candidatura está más que de sobra validada. Se constata que había una voluntad expresa de impedir que la afiliación pudiese votar y para ello, han tenido que anular mi candidatura. ¿A qué se han agarrado? Pues a un reglamento que no está vigente y a una lectura muy parcial de uno de sus artículos. El 4 de octubre, la Comisión de Garantías dijo con claridad que no se podían establecer cuotas territoriales de avales para poder ser candidato. Entre otras cosas porque eso supondría establecer una jerarquía de afiliados de primera y de segunda. Es decir, ¿50 afiliados de Navarra no valen lo mismo que 50 afiliados de otros territorios? Estamos hablando de la elección de un secretario general que es para toda la afiliación.

¿Qué van a hacer ahora?

Estamos preparando recursos de primera instancia en los órganos internos y vamos a hacer también un llamamiento a la afiliación para hacer una reflexión conjunta sobre lo que está sucediendo porque creemos que es muy grave. El problema de fondo es que tenemos un debate político interno consistente en si EA se tiene que diluir en EH Bildu o si tiene que apostar por fortalecerse y ganar más protagonismo en la coalición. Creemos que en ese debate, una mayoría de la afiliación mostraría su adhesión a lo que nosotros representamos y a lo que representa el lehendakari Garaikoetxea, Rafa Larreina, Ester Larrañaga, Joserra Urrutia, y otros cientos de afiliados y afiliadas que han avalado este proyecto. No obstante, a la vista está que Eva Blanco y su sector han preferido recurrir a una interpretación perversa de la normativa para justificar que este debate no se produzca. Nosotros entendemos que los debates políticos no se esfuman porque una candidatura se anule, y por lo tanto, vamos a pelear hasta el final para que la afiliación tenga la posibilidad de elegir.

Ya han anunciado que van a recurrir tanto al Comité de Garantías como a la COE. ¿Qué plazos tienen para ello? Porque la Comisión ya ha declarado a Eva Blanco como única candidata...

Sí, efectivamente, pero esas decisiones son recurribles. Nosotros entendemos que nos asiste la razón, la legalidad y la normativa interna y estatutaria de EA. Desde el miércoles a las 11.30 horas que formalicé mi precandidatura hasta el viernes a las 24.00 horas hemos obtenido 400 avales. Eva Blanco, con los órganos y los liberados del partido detrás, ha obtenido 60. Eso es muy llamativo. A esto le podemos añadir más cuestiones que no son anecdóticas. Por ejemplo, el acceso al censo. En el mismo instante en el que presenté mi condición de precandidato, solicité los censos para la consecución de avales. Al solicitar el de Iparralde, la COE me contestó que el censo estaba depositado en la sede territorial correspondiente y que no podía mandar a los colaboradores a por él, sino que tenía que ir yo personalmente por todas las sedes para revisar los censos. Es decir, me tenía que desplazar desde Pamplona hasta Baiona, pasar por San Sebastián, por Bilbao y luego por Gasteiz. A mí me parecía un despropósito. No obstante, no tuve más remedio que hacerlo. Me fui a Baiona ese mismo miércoles y la sede estaba cerrada, así que no pude consultar el censo. El jueves volví a ir a Baiona y estaba cerrado, así que otra vez me fui sin ver el censo. Finalmente, el viernes, después de registrar un escrito a la Comisión de Organización Electoral, consintieron en dejarme un sobre a mi nombre en el tablón de anuncios de un bar en Hendaia. Pude acceder a ese sobre a las siete y cuarto de la tarde y dentro había un listado de nombres sin dirección y sin teléfono. Todas estas dificultades que se han impuesto a mi candidatura no son casuales y no prosperaron, en la medida en que conseguimos 400 avales, seis veces más que los logrados por Eva Blanco. 

Ha contado con el apoyo de Garaikoetxea y otros ilustres del partido. ¿Ha podido hablar con ellos en las últimas horas? ¿Seguirán manteniendo su apoyo a su candidatura?

Sí, la verdad es que el sentimiento predominante es el de tristeza. Estamos convencidos del potencial y de la necesidad de un proyecto político con EA, y nos sentimos también parte de una comunidad humana y de un proyecto que para nosotros es más que un partido. Y ver que se vapulea y se manosea a EA con esta clase de propósitos, nos genera dolor y tristeza. No obstante, somos conscientes de que esto es una carrera de fondo. Aquí no acaba nada. Nosotros no vamos a parar hasta conseguir que la afiliación recupere la palabra que Eva Blanco y su sector nos han querido hurtar. EA ha sido un partido que, contra viento y marea, ha logrado estar en los momentos más importantes de la historia de este país, marcando perfil y personalidad propia y contribuyendo a la mejora de la sociedad. Nunca ha sido fácil y no va a ser fácil, pero lo vamos a conseguir por todas aquellas personas que nos han avalado.

Si no se admite su recurso, ¿se plantearía la escisión de EA con esos apoyos con los que cuenta?

No es una opción. Nosotros somos de EA, trabajamos por EA y entendemos que es necesario para el país. Por ello, creemos que EA tiene que seguir existiendo. Eso es lo que nos diferencia del sector de Eva Blanco, que cree que el papel de EA es diluirse dentro de las estructuras de EH Bildu y participar dentro de un modelo de partido único. Esto es algo absolutamente impensable para nosotros. Por lo tanto, vamos a agotar las vías de recurso y vamos a pedir a Eva Blanco que, de manera honesta, se responda a la pregunta de si merece la pena ser secretaria general cuando no hay ningún afiliado o afiliada que haya mostrado su adhesión con su voto. También debería plantearse si el que haya sido anulada la candidatura que contaba con seis veces más apoyo y avales que la suya, puede plantearle un problema de legitimidad. 

¿Ha podido hablar con Eva Blanco?

Sí, le llamé inmediatamente después de conocer la noticia. Inmediatamente.

¿En qué términos discurrió esa conversación?

Pues fue una conversación breve y cortés. Lo cortés no quita lo valiente. Creo que el mantener la dialéctica y la cortesía es imprescindible. Le dije que no consideraba de recibo la situación, que me parecía un auténtico atropello y un despropósito democrático, y que iba a pelear hasta el final por devolver a la afiliación el derecho a votar y a elegir a su secretario o secretaria general.

Aunque le beneficie a ella, ¿considera Eva Blanco que esta situación ha sido una "cacicada" o le ha transmitido que estos son los trámites democráticos dentro del partido?

Pues no lo sé. No hubo momento para profundizar en la conversación. Esto se lo tendrá que responder Eva Blanco. Yo ya le adelanto que mi ética y honestidad, no me permitirían asumir una Secretaría General en unas circunstancias en las que se ha vulnerado el derecho de la afiliación a poder optar entre ambos modelos.

Critican que EA se está diluyendo en EH Bildu. Esta crisis interna tampoco favorece la unidad del partido. ¿Es posible que EA acabe como Aralar?

Yo creo que no. Es evidente que el sector que lidera Eva Blanco lo único que pretende es quitarle protagonismo, presencia y actividad política y que, por lo tanto, de facto, pueda terminar como Aralar. No obstante, la mayoría de la afiliación no está de acuerdo con esos principios y está convencida de que EA tiene que recuperar el vigor perdido y estar presente en la actualidad del país con propuestas, con iniciativas y marcando ese sector socialdemócrata. Pero no solo porque es bueno para EA, sino porque es lo mejor para EH Bildu, que tiene que aspirar a conquistar la adhesión de un amplio sector ideológico de este país, que vaya desde el centro-izquierda hasta la izquierda más radical porque es imprescindible aglutinar todos esos votos para conseguir una hegemonía que supere la actual situación de crisis del país. En ese sentido, EA tiene mucho que aportar con su visualización, con su protagonismo cívico. A EH Bildu lo que más le conviene es una EA fuerte para que pueda atraer lo que siempre ha sido su base electoral a un proyecto plural de coalición entre diferentes sensibilidades en este país.

¿Cuántos cargos institucionales ha perdido EA dentro de Bildu en los últimos años?

Hay mucha preocupación interna por la dejación a la hora de garantizar la presencia de hombres y mujeres que hagan visualizar el proyecto de EA en las instituciones. No le puedo dar cifras exactas, pero, por ejemplo, EA, como partido, no tiene a nadie en el Congreso de los Diputados y la presencia de EA en otras instituciones vascas es claramente descendente con respecto a 2015 y a 2011. No se trata de tener más o menos puestos, sino de saber si ello va acompañado de perfiles de centro-izquierda socialdemócrata. La adhesión de la ciudadanía vasca al proyecto de EH Bildu no está teniendo el referente que necesita dentro de las instituciones. Por lo tanto, entendemos que es un problema que tiene EA, que ha padecido EA y cuyo máximo responsable es EA. No podemos echar la culpa a otros de aquello que no hace EA.

¿Se han llegado a plantear el romper con Bildu para reforzar EA y evitar que se diluya?

No, eso es absolutamente implanteable. La apuesta por articular un bloque soberanista en este país con una pluralidad ideológica que aspire a la hegemonía, es algo constitutivo de EA; y en estos momentos EH Bildu es la mejor forma y la más eficaz para afrontar los retos que tenemos como país. Nuestra preocupación fundamental es que EA aporte a EH Bildu aquello que tiene que aportar. Entendemos que Sortu hace un buen trabajo y no tiene ningún problema en que la ciudadanía vasca se identifique con EH Bildu a través de la visualización de la trayectoria de Sortu. Lo mismo ocurre con el partido Alternatiba, pero creemos que EA ha hecho una dejación de su responsabilidad en la medida en que la vía continuista -de Eva Blanco- no apuesta porque EA se visualice en el conjunto de EH Bildu, sino que apuesta por sumergirse y diluirse en las estructuras internas de la coalición.

¿Es Arnaldo Otegi un buen líder para EH Bildu? ¿Refleja bien los valores pacifistas de EA?

Arnaldo Otegi responde a una trayectoria ideológica muy clara, y yo estoy absolutamente orgulloso de compartir proyecto político con aquellos que responden a una trayectoria política en evolución. Hemos dado los pasos necesarios e imprescindibles para poder encontrarnos. Lo que echo de menos es que EA también tenga referentes de su tradición en EH Bildu y en puestos de dirección y de portavocía. Y eso no es porque en EH Bildu no se quiera ni porque alguien nos lo impida, sino porque EA no lo exige. La valoración que hace el sector oficial es que todo va muy bien, y nosotros no entendemos esa autocomplacencia.

Entonces, considera que a día de hoy los valores de EA no se están viendo reflejados en la cúpula de EH Bildu

No se está optimizando el potencial que tendría una presencia más nítida de EA en EH Bildu, entendido como la suma de la izquierda abertzale, de la socialdemocracia vasca que representamos nosotros, y sectores de la izquierda "ortodoxa". En estos momentos, el perfil de EA, por dejación de EA, no está siendo visualizado como debiera.

Eva Blanco, en una entrevista a este periódico [previa a la invalidación de la candidatura de Maiorga Ramírez] aseguraba que si resultaba elegida, se planteaba dialogar con usted e incluirlo en su equipo. ¿Que usted se incorpore al equipo de Blanco puede ser una solución a esta crisis interna?

No, en absoluto. Aquí no se trata de colocarse ni de buscar un puesto. Aquí el debate es político entre dos proyectos y dos formas de ver a EA. Y mal empezamos a la hora de considerar con sinceridad una oferta de diálogo, cuando la primera reacción de Eva Blanco es anular a su oponente dialéctico. Por lo tanto, con esta actuación, la credibilidad de abrir una puerta al diálogo ha quedado absolutamente en entredicho. No se trata de generar equipos, estamos hablando de proyectos políticos para EA. Es evidente que Eva Blanco representa al continuismo y, en estos momentos, yo tengo el honor de representar la convicción de que es necesario un cambio de rumbo para fortalecer EA y enriquecer EH Bildu. Y ese es el debate en el que los afiliados y afiliadas estaban participando ilusionados. No hay que tener miedo al debate político, sino todo lo contrario. El debate enriquece la actividad política y la actividad interna.

En el caso de que su recurso prospere, que pueda presentarse y que gane esa elección, ¿no se plantearía incorporar a su equipo a Eva Blanco y hacer un proyecto común?

No es que no me lo planteé, es que no me parece que sea prioritario el incorporar a una persona o a otra. Lo que se trata es del proyecto que vamos a defender. En todo caso, lo que tendremos que incorporar los dos es la convicción de que EA requiere un cambio y que, por lo tanto, hay que actuar de otra manera. Para mí esto no se trata de pasteleos personales, de "colócate tú y me pones a mí". En este sentido, no me parece que sea procedente enfocarlo al futuro personal que podamos tener Eva Blanco o yo.

Enfatiza que es importante centrarse en el proyecto. ¿Son los dos proyectos totalmente excluyentes?

Pues hay aspectos importantes en los que sí. Primera cuestión: ¿Cómo estamos? Si la contestación de Eva Blanco es la que viene siendo hasta ahora, y es que EA está perfectamente representada en EH Bildu y que está haciendo un trabajo estupendo, pues eso no lo puedo compartir. Si la convicción se sustenta en que EA necesita un cambio, que debe fortalecerse y aportar más a EH Bildu, que debe reactivar los ámbitos sectoriales... Si lo que quiere es esto que estoy diciendo, pues por supuesto que hay puntos de encuentro. Ahora bien, lo que en los últimos tiempos ha venido haciendo la dirección y el sector que en estos momentos lidera Eva Blanco es todo lo contrario. Lo que están haciendo es asfixiar las estructuras internas de EA porque la apuesta es centrar toda la actividad, no a modo de partido, sino a modo de militantes individuales en las estructuras de partido único de EH Bildu. Y a nuestro juicio, no es la mejor fórmula de trabajar propuestas propias y de garantizar que toda persona de una ideología asentada, progresista y de izquierda, pueda ver a EH Bildu como una opción en la que depositar su voto. Y de eso se trata, de hacer más grande EH Bildu. Y para ello es necesario hacer más grande a EA.

Etiquetas
Publicado el
15 de octubre de 2019 - 18:36 h

Descubre nuestras apps

stats