La pandemia incrementa un 26% los problemas mentales de los jóvenes navarros con más incidencia en mujeres

Jóvenes en el Paseo Sarasate de Pamplona una noche de 'juevintxo'

Los efectos que sobre la salud mental ha tenido la crisis sanitaria generada por la COVID-19 han impactado más en las mujeres jóvenes que en los varones. Así lo evidencian los datos que ha expuesto este martes en el Parlamento de Navarra el director gerente de Salud Mental del Servicio Navarro de Salud –Osasunbidea-, Iñaki Arrizabalada. Según ha expuesto, la pandemia ha dado la vuelta a la tendencia registrada en años pasados y ha generado una mayor derivación de mujeres jóvenes, hasta los 29 años, a los recursos especializados de Salud Mental. En concreto, representan el 53% del total. Además, el mayor incremento se ha producido entre enero y septiembre de 2021 en chicas jóvenes de 15 a 19 años.

El 45% de las personas que cometieron suicidio en Navarra en 2020 no estaba siendo atendido por Salud Mental

El 45% de las personas que cometieron suicidio en Navarra en 2020 no estaba siendo atendido por Salud Mental

Según ha indicado Arrizabalaga, las consecuencias de la crisis sanitaria han aparejado un incremento en el número de personas de hasta 29 años atendidas por primera vez la Red de Salud Mental, con 1.049 más sobre las registradas en 2019. Tal y como ha señalado, la mayor subida se ha detectado en los adolescentes de entre 15 y 19 años, que representan el 26% del total. En global, la tasa de prevalencia ha repuntado de 33,4 casos por cada 1.000 habitantes a los 38,2 actuales. En lo que respecta específicamente a la franja comprendida hasta los 19 años esta tasa ha pasado de 50 casos a 66 por cada 1.000 habitantes. Según ha apuntado, tras una primera consulta, el 24% de los atendidos recibió el alta, mientras que el 76% restante precisó de la derivación de una atención especializada.

En este punto es donde comienza a apreciarse un cambio de tendencia en los primeros meses de 2021 en función del género y en comparación con 2019 y 2020 –año éste en el que en general las cifras disminuyen por el impacto de la pandemia en el sistema sanitario-. De esta forma, las mujeres hasta los 29 años han pasado a representar el 53% del total de las derivaciones a los recursos especializados, cuando exactamente este porcentaje era el que englobaban los varones en 2019. También aquí el mayor aumento se ha producido entre enero y septiembre de 2021 en chicas jóvenes de 15 a 19 años. En este grupo, la tasa de prevalencia de problemas relacionados con salud mental ha crecido de 22,2 casos por cada 1.000 habitantes en 2019 a los 30,6 en 2021.

Asimismo, el director gerente de Salud Mental ha señalado el aumento porcentual progresivo en los trastornos de conducta alimentaria en los últimos tres años. En concreto, las atenciones han pasado del 2,6% en 2019 al 6,2% en 2021 en esta materia. Las adicciones al juego o a las redes sociales, así como las conductas autolesivas también han experimentado un repunte, según ha abundado.

Con estos datos, Arrizabalaga ha mostrado la preocupación manifestada por los profesionales de la salud mental. Según éstos, se ha producido no sólo un aumento en las demandas asistenciales de niños y jóvenes, sino también una “percepción de que se está patologizando el malestar emocional”. Además, ha asegurado que existe un aumento de las urgencias en esta materia, aunque ha aclarado que no supone ello “un punto de inflexión, sino una continuidad que se ha disparado en la pandemia”.

Más de la mitad de los jóvenes se siente peor que antes de la pandemia

El director gerente de Salud Mental ha mencionado los resultados de la Encuesta Juventud, Salud Mental y Bienestar Emocional en Navarra de 2020. Según este documento, un 54,4 % de la juventud navarra está “emocionalmente peor que antes de la pandemia". De este grupo, el mayor impacto se detecta en mujeres mayores de 24 años. Además, ha reseñado que el 48,4 % de los jóvenes califica en esta encuesta su salud emocional como “muy buena o excelente”, el 42,4% como ”buena” y el 9,1 %  como “regular o mala”.

Arrizabalaga, que ha comparecido en comisión parlamentaria a petición de EH Bildu para exponer las conclusiones de estas últimas encuestas e informes relacionados con la salud mental de la población joven, ha avanzado las actuaciones previstas por su departamento para mejorar la atención especializada en este ámbito. Así, ha reconocido que hay “recursos muy tensionados” y ha considerado la necesidad de realizar una gestión “responsable” de los recursos humanos con el “traslado” de profesionales para la atención de la población infantil y joven. Además, ha avanzado un pacto con Pediatría en Atención Primaria para cambiar el sistema de derivación, según ha indicado, “con el fin de priorizar aquellos pacientes que necesiten una atención más urgente”.

Por otra parte, ha señalado un trabajo interdepartamental realizado materia preventiva, con el resultado de la elaboración de un documento sobre la gestión del malestar. El objetivo es difundirlo, ha dicho, a la población en general. En cuanto al trabajo en Atención Primaria, ha avanzado el diseño de un proyecto para que los esfuerzos se centren aquí en dar respuesta a los trastornos mentales de “baja intensidad” o malestar emocional, de forma que los recursos especializados puedan dedicarse a tratamientos específicos.

Los grupos parlamentarios piden más recursos asistenciales

En su turno de intervención, el parlamentario de EH Bildu Txomin González ha mostrado su preocupación por el incremento en la incidencia de los problemas de salud mental en la población joven. Así, ha considerado “urgente” realizar un “análisis profundo de las dificultades que atraviesa la juventud en Navarra” y dar respuesta a este problema con más recursos asistenciales. “Merecería la pena habilitar

Por otra parte, la parlamentaria de Navarra Suma Cristina Ibarrola ha criticado la pérdida de recursos para la atención especializada a la juventud en esta materia. Así, ha lamentado la inexistencia de “un plan de actuación con medidas de prevención y abordaje de trastornos” para los jóvenes

Por su parte, desde el grupo parlamentario socialista Patricia Fanlo ha señalado la necesidad de incrementar “significativamente la inversión” en recursos asistenciales. Además, ha apuntado como clave la lucha contra la estigmatización para garantizar los derechos de las personas con problemas de salud mental.

Por último, Ana Ansa, parlamentaria de Geroa Bai, ha coincidido en que se debe “poner el foco” en los recursos asistenciales. “Nada de esto nos suena nuevo. La pandemia lo ha resaltado, pero desde hace años venimos observando todo esto. A juicio de Geroa Bai hay que poner el foco en los recursos asistenciales porque ese porcentaje de gente con patología grave necesitan acompañamiento de profesionales de psicología y psiquiatría y mayor accesibilidad”, ha señalado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats