eldiario.es

9

Manu fallece solo bajo unos soportales

Manu, de 58 años, un vecino de Basauri sin hogar, fallece en soledad en los soportales de la plaza de San Pedro, junto a la estatua de la Eskarabillera, tan simbólica en la localidad vizcaína

Según el último recuento de Personas Sin Hogar aún hay 163 personas durmiendo en las calles de Bizkaia y casi trescientas en todo Euskadi  

Los pobres son cada vez más pobres en Euskadi. Foto: Santos Cirilo

Los pobres son cada vez más pobres en Euskadi. Foto: Santos Cirilo

Manu, de 58 años de edad, había nacido en Bilbao, pero ya era un vecino más de Basauri, donde vivía desde hace más de dos años. Manu falleció hace unos días, solo. Su cuerpo apareció bajo los soportales de la plaza de San Pedro, en Basauri, donde pernoctaba. No tenía hogar; era una de las personas sin techo que duermen en las calles vascas. Manu falleció junto a la estatua de la Eskarabillera, el símbolo de las fiestas patronales, esa mujer que para alimentar a su familia recogía los restos de carbón que se amontonaban por las calles, en las cercanías de las fábricas que se levantaban en el extrarradio de la localidad.

La plataforma ‘BesteBi’ contra la exclusión residencial y a favor de las Personas sin hogar ha denunciado este fallecimiento. En los dos años que Manu residió en Basauri consiguió establecer una red informal manteniendo un arraigo en el municipio, pero no pudo aprovechar las propuestas de ayuda recibidas desde la parroquia y otros ámbitos para poder iniciar otro proyecto de vida. Manu acogió y apoyó también a otras personas en difícil situación que durante estos años compartieron espacio vital con él.

Su muerte vuelve a poner de manifiesto que la sociedad vasca del siglo XXI no ha superado aún una de las mayores y más duras situaciones de exclusión social: vivir en la calle, no tener un hogar. Según el último recuento de Personas Sin Hogar aún hay 163 personas durmiendo en las calles de Bizkaia y casi trescientas (285) en todo Euskadi. Además, hay otras muchas que no tienen un hogar aunque están viviendo en algún servicio residencial, o en viviendas que no reúnen los requisitos mínimos recomendables. En total, cerca de 2.000 personas en Euskadi no tienen, en pleno siglo XXI, un hogar donde vivir.

“El sistema en el que vivimos”, denuncia ‘BesteBi’, “mantiene la exclusión social como un fenómeno estructural y creciente. En concreto el ‘sinhogarismo’ permanece inalterable en los últimos años, alimentado por un sistema injusto que deja de lado a las personas”.

La plataforma ‘BesteBi’ vuelve a solicitar a las administraciones vascas el desarrollo efectivo de la cartera de servicios sociales y la activación de la estrategia global para erradicar el sinhogarismo en Euskadi. El Parlamento vasco ya instó al Gobierno vasco en octubre de 2014 a que presentase en el plazo de un año esta estrategia, dos años después, la estrategia aún no está puesta en marcha.

En cuanto a los ayuntamientos, ‘BesteBi’ les reclama  que pongan en marcha el “empadronamiento social”, como herramienta imprescindible para el acceso a derechos y prestaciones sociales de todas las personas.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha