eldiario.es

9

El PP se perfila como el único socio del Gobierno para reformar la RGI, con la vista puesta en que no sea "un modo de vida"

La abstención de los populares ha permitido que la norma inicie ahora su tramitación parlamentaria, que rechazan EH Bildu y Podemos

Protesta contra los recortes en la RGI frente a una oficina de Lanbide, en Barakaldo. Foto: Santos Cirilo

Protesta contra los recortes en la RGI frente a una oficina de Lanbide, en Barakaldo. Foto: Santos Cirilo

El Parlamento vasco ha da dado luez verde a la tramitación de la proposición de ley del PNV y PSE-EE para reformar la Ley de Garantía de Ingresos y la Inclusión, que llevaba un año paralizada por falta de consenso. La abstención del PP ha facilitado la tramitación de la que estaba llamada a ser una de las iniciativas estrellas del Gobierno esta legislatura, pero que al final es probable que se quede en nada por falta de tiempo o por desacuerdo entre los partidos. La Ley de Garantía de Ingresos y para la Inclusión da cobertura a la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), una ayuda social caracterizada por su espíritu de solidaridad y cohesión en sus 30 años de vida.

La abstención del PP es la que ha permitido la tramitación, ya que tanto EH Bildu como Elkarrekin Podemos se oponen frontalmente a la propuesta al considerar que supone un recorte de derechos. El PP ha dejado muy claro desde el primer minuto el estrecho control que piensa ejercer en el trámite de enmiendas ya que la proposición de ley no le gusta y, en su opinión, "no va en la dirección adecuada". "Es un texto", ha recalcado la portavoz del PP en el debate, Laura Garrido, "ambiguo e insuficiente, pero es el momento de abrir el debate para lograr un sistema de protección justo y eficiente que tenga como fin la empleabilidad y evitar que la RGI sea un modo de vida".

En su proposición,  PNV y PSE plantean una nueva RGI, con cambios en las cuantías, más apoyo a las familias y sólo un perceptor por vivienda (salvo excepciones). La prestación quedaría definitivamente desvinculada del SMI para su actualización, pero tampoco se indexaría al IPC. Las cuantías serían mejores que las actuales, pero peores que las previstas en la ley de 2008.

Una de las novedades es la creación de una Renta Garantizada para Pensionistas (RGP) que aseguraría unos recursos mínimos a quienes cobran las pensiones más bajas, que tendría una cuantía máxima de 784,88 euros para un solo miembro en una unidad convivencial.

Según la proposición, la cuantía máxima de la RGI para un solo miembro de una unidad convivencial sería de 659,75 euros, cantidad que se iría incrementando en función de las personas a cargo del titular de la prestación, como menores, otros adultos, personas con discapacidad y víctimas de violencia machista, entre otros.Para poder acceder a ambas prestaciones, la de los pensionistas y la de garantía de ingresos, se deberán cumplir unos requisitos como tener al menos 23 años, estar empadronado por lo menos con tres años de antelación, dos en el caso de menores o dependientes a cargo, y demostrar una actividad laboral remunerada durante al menos cinco años.

Además, en una disposición adicional, prevé que Lanbide utilice sistemas como la huella digital para la identificación de las personas usuarias de sus servicios y los beneficiarios de sus prestaciones. La polémica medida se anunció en su día como un avance para combatir el fraude al identificar mejor a los perceptores.

Las claves de la reforma

 

La futura Renta de Garantía de Ingresos (RGI), de la que ahora dependen más de 50.000 personas en Euskadi, ya ha tomado forma y fondo. Y lo hace con la intención de «corregir» las carencias de la ley actual,

 a) Nuevas cuantías. Uno de los cambios sustanciales respecto al sistema actual de RGI es que las cuantías pasarían a calcularse bajo un sistema diferente. Habrá una cantidad base (455 euros) a la que se sumarán los respectivos complementos en función de la composición del hogar (por adulto, por menor a cargo, por ser familia monoparental…). Como máximo, una unidad convivencial de una sola persona podrá cobrar 659,75 euros al mes, frente a los 644,49 euros actuales.

b) Una RGI por hogar y excepciones. El texto recoge como norma general que solo se pueda cobrar una RGI por domicilio. Como norma general, se considerará como miembros de esa unidad a todas las personas componentes del hogar, pero se recogen excepciones, por lo que podrán coexistir bajo un mismo techo dos unidades convivenciales diferentes, y por lo tanto dos RGI.

 c) Se eliminan los topes de cuantías para familias de cuatro o más miembros, muchas con menores que se introdujeron con la llamada Renta Básica tras la aprobación de la Iniciativa Legislativa Popular. La protección económica a familias con menores mejora sustancialmente.

 d) Se retoma el carácter estructural de los estímulos al empleo que se estableció con la ley de 1998, convertida en una protección temporal en 2008.

 e) Se elimina el sistema de suspensiones de un año, sustituido por una aproximación más flexible, dominante en la gestión anterior a 2008.

 f) Se flexibilizan aspectos ligados al patrimonio que se habían endurecido en las últimas reformas.

 g) Se flexibilizan los requisitos de acceso respecto a la normativa en vigor, con menor tiempo de empadronamiento requerido para familias con menores, más facilidades de acceso a personas entre 18 y 22 años con un proyecto de vida independiente, incluida la desaparición del requisito de un año de constitución de la unidad familiar.

 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha