eldiario.es

9

El diálogo social nace cojo y sin virtualidad de cerrar acuerdos

El consejero de Empleo, Juan Mari Aburto, intentará sentar la base de un pacto, mientras los sindicatos exigen medidas concretas con traslación a las Cuentas de 2015.

El Gobierno admite en el documento de trabajo remitido a sindicatos y patronal que la reforma laboral del PP "ha venido a trasladar una perturbadora incertidumbre respecto al marco regulador cuando no existe un convenio estatal".

El Gobierno Vasco pide a Instituciones Penitencias que apoye la "vía Nanclares"

Juan Mari Aburto (a la derecha), junto al portavoz del Gobierno.

La mesa por el diálogo social nace coja de nuevo. Como ya sucedió en la pasada legislatura, cuando el entonces lehendakari, Patxi López, convocó la primera reunión a los pocos meses de acceder al cargo, los dos sindicatos nacioalistas -mayoritarios en Euskadi- ELA y LAB no acudirán a un encuentro que consideran que solo servirá para "legitimar las políticas de recortes" que aplica el Gobierno vasco, siguiendo la estela del PP de Mariano Rajoy. En esta ocasión, además, ambas centrales abertzales, que suman casi el 60% de la representatividad, habían denunciado un supuesto documento de la patronal vasca Confebask en el que se defendía la ilegalización de las centrales abertzales, documento cuya existencia ha negado esta misma semana el presidente de la patronal en Euskadi, Miguel Ángel Lujua.

Ni el último llamamiento realizado in extremis por el consejero de Empleo, Juan Mari Aburto, para que de la reunión saliera una declaración contra el supuesto documento de Confebask ha servido para sumarles a la reunión. Aburto calificó la semana pasada de "extraordinaria gravedad" el contenido de ese texto que no comparte. Y adelantó que el segundo punto de la Mesa, tras su constitución, sería una declaración para "legitimar" este órgano y "dejar claro la postura de las partes".

La reunión de este jueves, en la que junto a los sindicatos CC OO y UGT y las patronales estará también la consejera de Desarrollo y Competitividad, Arantza Tapia, ha venido precedida de un intercambio de papeles entre los diferentes sindicatos, patronales y Gobierno. El documento de 40 folios que ha presentado a los sindicatos y patronal en las reuniones previas al encuentro bajo el título 'Propuesta del Gobierno vasco sobre un nuevo modelo de relaciones laborales y de diálogo social' ha sido desacreditado de saque por Txiki Muñoz. ELA considera que el único objetivo de la propuesta es tener unos sindicatos sumisos y cabizbajos.

Reforma laboral

El documento, al que ha tenido acceso eldiarionorte.es, analiza el marco vasco de relaciones laborales, en donde los convenios sectoriales territoriales han tenido una importancia decisiva, mientras que la reforma laboral del PP ha "difuminado" el modelo vasco de negociación con la entrada de los convenios estatales y "ha venido a trasladar una perturbadora incertidumbre respecto al marco regulador cuando no existe un convenio estatal". El texto, en un intento de atraer a los sindicatos, admite el deterioro en la condiciones laborales y el riesgo de conflictividad. E incluso se les dice a los empresarios que su cultura empresarial no debe estar centrada solo en el beneficio. El informe también admite también el debilitamiento de un entramado institucional de determinadas entidades sociolaborales donde no están ELA y LAB (Hobetuz, CRL -ahí sí está LAB- o el CES).

Claro que también apuesta por la negociación colectiva sectorial y provincial (aunque con elementos más propositivos en lo pactado que permitan a las empresas mecanismos de flexibilidad y adaptación), mientras es conocido que ELA prefiere la negociación empresa a empresa, pese a que los datos revelan que el número de convenios pactados es pequeño y afecta a pocos trabajadores.

Por su parte, CC OO y UGT han señalado la importancia de que de la Mesa salgan acuerdos y políticas concretas que luego deben traducirse incluso en partidas presupuestarias en las Cuentas de 2015, algo muy complicado dado lo avanzado de la negociación presupuestaria ya pactada entre PNV y PSE-EE. Para ambos sindicatos, un acuerdo sin contenidos concretos es inviable en estos momentos.

Aburto ha desaprovechado mucho tiempo a la espera de un escenario que no se iba a producir: el del líder del sindicato mayoritario, Adolfo Muñoz, sentándose en la mesa de negociación tripartita. Pero finalmente ha cumplido su palabra de convocar la reunión a pocos meses de abandonar el Ejecutivo para presentarse como candidato peneuvista al Ayuntamiento de Bilbao.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha