Canelones, escudelles y otras sopas (de siglas)

Mas y Junqueras se reúnen en la Generalitat para negociar la lista unitaria

¿Tienen hambre electoral? Pues siéntense a la mesa, que hoy tenemos dos platos fuertes.

Escuchen la receta del primero, a ver cómo les suena: una candidatura ciudadana, formada por independientes y personas de la sociedad civil, con poca presencia de políticos, en la que confluyen varios partidos y que rompe el eje izquierda-derecha… ¿En quién están pensando? ¿Ahora en Común? ¿Podemos-guión-no-sé-qué? ¿Las mareas gallegas, los experimentos municipalistas? Nada de eso. ¡Es la lista de Artur Mas!

No me digan que no es genial: el mismo Artur Mas que lleva toda la vida en política, que ha perdido y ganado elecciones, que lleva unos pocos años dando tumbos con un proyecto independentista que ha gafado; el mismo Artur Mas de los recortes sociales, el Artur Mas que preside uno de los partidos más corruptos de Europa, el Artur Mas que fue delfín leal de Pujol y familia…

Ese mismo Artur Mas se ha puesto al frente de una candidatura, sí, ciudadana, confluyente y transversal. No, perdón: es tan listo, que ni siquiera se ha puesto al frente, sino en un discreto cuarto puesto, y seguro que ni siquiera presta su sonrisa al cartel electoral. ¿Qué les parece el plato? Tiene pinta de canelones, ¿verdad? Pero canelones de Sant Esteve, de esos que en Cataluña rellenan con las sobras del día anterior, incluido algún ingrediente que ya huele rancio, como el propio Mas.

Si no les convence, esperen, que tengo otro plato del día: una candidatura en forma de coalición de varios partidos (lo que se dice una “sopa de siglas”), inequívocamente de izquierda, con IU entre ellas, y que defiende la república llamándola por su nombre. ¿De quién hablo? ¿La pesadilla de Pablo Iglesias, todo aquello que Podemos rechaza porque no sirve para ganar elecciones (sopa de siglas, izquierda, IU, república)? Pues no: es justo la fórmula con la que Podemos se presentará el 27-S en Cataluña.

Tal cual: en sopa de siglas (Podemos-ICV-EUiA-Procés), con formaciones inconfundiblemente de izquierdas, junto a la marca catalana de IU, y defendiendo la república como forma de Estado, llamándola por su nombre. Y para rematar, renunciando a que su candidato encabece la lista, y sin que aparezca la marca en la papeleta, que era otra línea roja: no se llamará Podemos, ni con guión ni sin él, sino “Catalunya, sí que es pot” (lo que, por cierto, no ha hecho mucha gracia a la PAH).

No lo critico, que conste. Todo lo contrario: me parece un movimiento muy inteligente, tanto de Podemos como del resto de fuerzas. Y su borrador de principios es muy prometedor. Si lo traigo aquí es por la contradicción evidente de dar por bueno en según qué sitios aquello que con tanta virulencia rechazas cuando lo plantean otros.

Ah, pero es que “Cataluña is different”, amigo. Allí de hecho no hablamos de una insípida sopa de siglas, sino una sabrosa escudella de sigles que huele que alimenta. Que nadie se confunda, que una cosa es una sopa, o un pobre gazpacho andaluz que tampoco, y otra una escudella catalana. O una paella valenciana, que se ve que también el País Valencià “is different”, porque allí Podemos se plantea coaligarse soperamente con Compromís, que ya es en sí mismo una sopa de siglas formada por varios partidos.

En fin, que volviendo al principio, al menú del 27-S, los electores catalanes encontrarán que en la carta sigue habiendo platos de toda la vida, entre ellos recetas agotadas que no dan ya ni para una tapa, pero también alguno con ingredientes muy apetecibles. Una oferta muy variada, en la que ese día destacarán aquellos dos nuevos platos, los dos muy potentes. ¿Cuál elegirán los catalanes como primer plato?

Etiquetas
Publicado el
16 de julio de 2015 - 23:00 h

Descubre nuestras apps

stats