'Pedirperdonismo', el elixir mágico

Qué difícil es pedir perdón, cantaba Fangoria antes de que se pusiera de moda entre nuestros políticos el pedirperdonismo, una solución fácil y barata para evitar las dimisiones no deseadas.

¿Es usted rey? ¿Quiere irse a Botsuana de safari con su amante, pero le da cosilla porque en su país hay un huevo de parados, la gente está fastidiada con tanto recorte y a su yerno lo han pillado trincando dinero público? No sea tonto, váyase, mate elefantes, y si se rompe la cadera y el Estado tiene que gastarse un dineral en repatriarlo con el consiguiente mal rollo de la población, bastará con una gotitas de perdirperdonismo para que la gente recupere el buen humor, le disculpe su mala cabeza, y no vuelvan a exigirle la abdicación.

¿Son ustedes militantes del PSOE? ¿Han estado calladitos durante el Gobierno de Zapatero? ¿No dijeron nada cuando ese veterano de Vietnam llamado Rubalcaba se postuló como la joven promesa que necesitaba el aparato? ¿Dijeron ustedes algo cuando su partido pactó con el PP para reformar la Constitución? ¿Exigieron alguna vez a su partido que denunciara el Concordato con el Vaticano? ¿Se opusieron a la primera reforma laboral y a los primeros recortes? ¿Dijeron algo cuando indultaron al banquero Alfredo Sáenz? No importa. Basta con unas gotitas de pedirperdonismo en Youtube para que la gente vuelva a creer que ustedes son la única alternativa de izquierdas, el partido que sabrá enfrentarse a los banqueros, a los obispos y a los dragones.

¿Es usted una señora a la que le ha tocado una alcadía de Madrid? ¿Encuentra usted que su matrimonio tiene mucho parecido con el matrimonio Clinton, pero sin mamada de becaria? ¿Es usted una incompetente, que no sabe quién en su ayuntamiento contrata qué ni con quien? ¿Ha cometido dejación de funciones? ¿Es usted una irresponsable? ¿Han muerto cinco chicas en un festejo donde el Ayuntamiento tendría que haber velado por la seguridad y no lo hizo? ¿Se fue a Portugal a darse un bañito y no le sale de las trompas de falopio dimitir? ¡No pasa nada! Con unas gotitas de pedirperdonismo en los lugares adecuados y en el momento preciso cualquier responsabilidad se disuelve en el acto. Y no deja mancha. De venta solo en farmacias.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats