Ya estamos todos

Pablo Iglesias, en el acto de su regreso en el Reina Sofía

Ha vuelto Pablo Iglesias y se nota. En una campaña donde todo se desplaza hacia la derecha extrema y los debates no alcanzan ni siquiera la altura de las polémicas y peleas del Sálvame, resulta reconfortante y un alivio contemplar a un candidato que pretende correr claramente por la izquierda, sin pedir permiso y sin pedir disculpas.

Después de un interminable desfile de oradores, que le confirió al acto un aire al festival de Eurovisión, el deseado se subió a la tarima morada el sábado al atardecer y demostró dos cosas. La primera es que vuelve en plena forma y con ganas de dar la batalla. La segunda es que tiene muy claro que debe tratar de hacerse con el espacio que está dejando a su izquierda Pedro Sánchez.

En su estrategia de ocupar el espacio que le ha dejado libre Albert Rivera, empeñado a su vez en ir a la derecha para quedar como sea por delante del Partido Popular, los socialistas juegan a situarse en el medio de todos los extremos. Entre el independentismo y el neoespañolismo, entre la extrema izquierda y la extrema derecha, allí están ellos, los siempre moderados y sensatos socialistas. Piden el voto para acabar con la polarización, aunque dan pocas pistas sobre cómo piensan hacerlo. No ofrecen políticas, venden una actitud: la derecha extrema promete pistolas y los socialistas prometen diálogo.

Iglesias ha visto el hueco y parece disponerse a plantear una campaña en clave ideológica, con más mensajes y contenidos y menos tocar la guitarra con María Teresa Campos. Haría muy bien. Para todos quienes queremos una campaña donde se confronten ideas y visiones del mundo y se hable de políticas sanitarias, educativas, energéticas o medioambientales, solo puede constituir una buena noticia. Solo puede ayudar a dar cierta altura política y moral a una precampaña que abochorna por su banalidad y prueba, una vez más, que la mayoría de los candidatos están firmemente convencidos de que sus electores no saben pensar, solo saben sentir y cuanto más fuertes las emociones, mejor.

Nunca pensar estuvo tan castigado. Justo cuando más necesitamos lideres y políticos capaces de manejar pensamientos complejos y políticas ambiciosas, más nos ofrecen festivales de fin de curso y chistes de despedidas de soltero.

Etiquetas
Publicado el
24 de marzo de 2019 - 20:53 h

Descubre nuestras apps

stats