La familia política de Esperanza Aguirre movió a Luxemburgo parte de los 197 millones obtenidos con la estación del AVE en Guadalajara

Estación de Guadalajara-Yebes.

Micaela Valdés Ozores, tía política de Esperanza Aguirre, constituyó en 2006 en Luxemburgo la sociedad Eprec SA para canalizar parte del dinero obtenido tras dar un pelotazo de 197 millones con la estación del AVE en Guadalajara, según ha revelado este lunes infoLibre

El Gobierno de José María Aznar decidió en 1998, precisamente en la época en que Aguirre era ministra de Cultura, que el AVE entre Madrid y Barcelona parara en un páramo a 13 kilómetros de Guadalajara, en un pueblo de poco más de 200 habitantes llamado Yebes donde Valdés Ozores tenía 3,4 millones de metros cuadrados de suelo rústico a través de la sociedad El Arverjal SL. 

El Ayuntamiento, entonces en manos del PP, recalificó en urbanos esos terrenos rústicos en 2001. El Arverjal —sociedad de la que Valdés Ozores tiene más del 80% de las acciones y el resto pertenece a sus hijos— acabó ingresando por ellos 200,4 millones de euros entre 2003 y 2006, de acuerdo con la documentación mercantil de la compañía consultada por infoLibre.

Antes de la recalificación, todos los bienes de El Arverjal estaban valorados en 3,2 millones, por lo que el pelotazo se puede cifrar en algo más de 197 millones. Sobre esos terrenos se construyó la estación de Yebes y se planificó una nueva ciudad para 34.000 habitantes, Valdeluz, que ha acabado convirtiéndose en símbolo de los excesos del ladrillo. 

Una parte del dinero obtenido salió inmediatamente de España con destino a Luxemburgo. En 2005, Valdés Ozores decidió invertir 6,75 millones de euros en un fondo creado allí por el Deutsche Bank y a principios de 2006 constituyó en el Gran Ducado la sociedad Eprec SA y suscribió acciones por importe de 20 millones. Esas inversiones en Luxemburgo le sirvieron a El Arverjal para reducir los impuestos pagados en España

La familia Valdés Ozores no construyó en aquellas tierras. El Arverjal aportó en 2002 la finca a una filial de Construcciones Reyal –Las Dehesas de Guadalajara SL– y vendió las acciones recibidas a cambio de forma inmediata a la propia Reyal, a través de dos contratos firmados en 2003 y 2004 por los que acabó ingresando los 200,4 millones de euros citados. Años después, Valdeluz se quedó en ciudad fantasma, con algo más de 3.000 habitantes; y la estación del AVE tuvo en 2017 una media de 213 viajeros al día. 

Etiquetas
Publicado el
28 de junio de 2021 - 12:41 h

Descubre nuestras apps