Irene Lozano: "Hay cosas en Cataluña que justificarían retirar las competencias"

Irene Lozano, diputada de UPyD

A Irene Lozano (Madrid, 1971) la explosiva carta de su compañero Francisco Sosa Wagner en la que el eurodiputado lanzó duras críticas contra su propio partido y abogó por una alianza electoral con Ciudadanos, el partido de Albert Rivera, le pilló en Berlín disfrutando de unos días de vacaciones. La diputada de UPyD tardó poco en responder a Wagner con otra carta abierta no menos explosiva en la que le llamaba “mezquino”. La propia Lozano reconoce que fue fruto del “acaloramiento” por lo que decidió pedir disculpas a Wagner, eso sí, vía Twitter.

Sosa Wagner pide consultar a los militantes de UPyD sobre una coalición con Ciudadanos

Sosa Wagner pide consultar a los militantes de UPyD sobre una coalición con Ciudadanos

Para zanjar el debate sobre la polémica propuesta del eurodiputado -que rechazan los principales dirigentes de la formación-, UPyD ha convocado para este sábado un Consejo Político Extraordinario en el que además la diputada y periodista entrará a formar parte del Consejo de Dirección a propuesta de Rosa Díez.

Precisamente, el nombre de la periodista empieza a ser “invocado” por algunos dirigentes de la propia formación magenta para sustituir en el futuro a Díez. Ella no entra en especulaciones pero su perfil encaja a la perfección en el elenco de caras nuevas de la renovación generacional que parecen haber decidido emprender algunos partidos. A Lozano se la sitúa también como posible candidata a las próximas elecciones municipales –o autonómicas– madrileñas, algo que, a tenor de su respuesta, no parece desagradarle.

¿Qué hay que esperar del Consejo Político sobre la propuesta de coalición con Ciudadanos que ha lanzado Sosa Wagner?

Vamos a fijar unos criterios y a partir de ahí a seguir andando. Creo que lo no se entendería es que esa garantía de limpieza que UPyD ofrece de la vida pública a la sociedad no se la exigiéramos a otros partidos con los que podríamos pactar. Para caminar juntos vamos a ver qué mínimo común denominador tenemos y si eso es posible. Esa es la fase en la que estamos.

¿Esa alianza no beneficiaría a los dos partidos? ¿Qué les separa?

Lo que importa es si beneficia a España. Si no conseguimos construir un tipo de partido limpio, transparente, sin dinero B, aunque saquemos más votos, a la larga estamos perjudicando a España. Y lo que necesitamos es erradicar esas prácticas políticas de una vez por todas.

¿Insinúa que la formación de Albert Rivera no es un partido transparente, limpio y sin dinero B? ¿No se fían de él?

Me refiero a UPyD. Queremos ofrecer a los ciudadanos un partido en el que puedan confiar porque conozcan lo que hacemos con absoluta transparencia: desde nuestra financiación hasta nuestras nóminas pasando por nuestra agenda. La brecha con los ciudadanos solo se cerrará cuando lo que los políticos decimos sea coherente con lo que hacemos. Eso lo estamos haciendo en UPyD. Los hechos están sobre la mesa y los ciudadanos deben conocerlos.

¿Y no zanjaría el asunto un referéndum entre la militancia para saber qué opina?no zanjaría el asunto

No tiene cabida. No tiene sentido que elijamos órganos de representación si luego no creemos en la representación. Primero se debate en el Congreso, luego en la dirección del partido, que ha sido elegida por los militantes, y ahora va al Consejo Político, que lo forman 150 personas. Cada afiliado de UPyD está sobradamente representado en la decisión que se adopte.

¿La polémica generada entre ustedes a raíz de la carta de Wagner ha debilitado la imagen de UPyD?

Quizá podríamos haber hecho las cosas mejor de cara al público. Es posible que no lo hayamos explicado bien pero también creo que la gente necesita ver que cada uno defiende lo que cree. Yo ya he reconocido que escribí la carta –que no era un ataque, sino una defensa– acaloradamente y sobre lo que sobraba ya rectifiqué. También Sosa Wagner podría haberlo hecho de otra manera, en los foros internos y sobre todo sin insultar al partido.

¿Le invitaría usted a que se vaya después de las críticas que ha hecho tan duras?

No. Yo no le voy a decir nada más en mucho tiempo.

Les acusa de autoritarismo.

Él votó a Junker, que para que la gente lo entienda, a nivel político y en Europa era el equivalente a la investidura de Rajoy. La postura de UPyD era que no había que apoyar a Junker. Y él lo apoyó. ¿Ha habido una sanción como ha habido en otros partidos cuando votan lo contrario de lo que dice el partido? ¿Ha habido algo de eso? A mí no me gustó su voto pero defiendo su libertad de voto, como defiendo la mía. Yo en ese momento podía haber escrito criticando el sentido de su voto y no lo hice. Que esta persona hable de autoritarismo es el colmo de la contradicción.

¿Se le va a sancionar?

Hasta donde yo sé, no.

54 expulsiones desde que se fundó UPyD, según dijo su compañero Gorriarán en un tuit, ¿son muchas o pocas? su compañero Gorriarán en un tuit,

Sí, ese es el dato que circula. No sé si son muchas o pocas porque no sé cuál es la proporción normal en otros partidos de los demás países y en los de España. A mí me gustaría que no se fuera nadie y que se acercara muchísima más gente a UPyD. Lamento todas las expulsiones que ha habido. Pero un partido no es una orden religiosa de hermanitas de la caridad. Cuando tienes dentro miles de personas, tienes un porcentaje de tontos, otro de listos, de malvados o de traidores. Lo normal en la condición humana.

Vaya rapidez la de Rajoy en aceptar la entrevista pedida por Rosa Díez. ¿No es un tanto sorprendente?

Yo creo que hay mucha conciencia por ambas partes de que el momento en Cataluña es muy complicado y por eso tiene mucho sentido esa reunión y no debería sorprendernos. La reunión de un presidente con un portavoz de un grupo parlamentario debería ser parte de la dinámica política habitual en España. Y yo me alegro de que así sea porque el problema que hay en Cataluña con el conflicto que plantea el independentismo es muy grave.

Teniendo en cuenta que las relaciones entre ambos no eran precisamente cálidas, ¿podría decirse que estamos ante el inicio de una nueva amistad?

¡Ojalá, ojalá! Cuanta más amistad haya entre todos los representantes políticos yo creo que es mejor para todos. La rapidez no es el rasgo distintivo de Rajoy, por eso nos llama la atención. Pero yo creo que sí se justifica por el tipo de reunión que es, el tipo de interlocutores y el momento en el que estamos.

Han dejado la puerta abierta a un posible frente contra la consulta soberanista en Cataluña.

A mí la palabra frente no me gusta nada. Yo creo que hay millones de ciudadanos que no quieren que se les recorte el país, que es lo que plantea el independentismo. Y creo que es lógico y necesario que esa gente desde sus distintos postulados ideológicos, en un momento así, por lo menos hablen.

Si el Constitucional tumba la consulta soberanista, ¿apoyaría UPyD la aplicación del artículo 155, que contempla la posibilidad de suspensión de una autonomía?

La respuesta es sí. A expensas de lo que pueda pasar en estos días, porque creo que en política también hay que modular los acontecimientos según van ocurriendo. Nosotros llevamos diciendo que hay cosas en Cataluña –como la incapacidad de garantizar a los niños que se eduquen en su lengua materna– que justificarían la utilización del artículo 155, que no es supender la autonomía. Es simplemente decirle al presidente de la Comunidad autónoma “oiga, actúe usted de esta forma para garantizar los derechos de todos”. Y si no lo hace, se puede llevar esa propuesta al Senado y retirarle las competencias por un periodo de tiempo concreto. Nadie está hablando aquí de terremotos.

¿Qué le pareció la actitud de Montoro con Pujol en su comparecencia?

Me pareció poco inteligente pero no me extrañó porque venía de Montoro. Creo que mantuvo una actitud anti-institucional. Las críticas políticas que se le tengan que hacer al nacionalismo se le hacen en términos políticos pero no desde el Ministerio o sugiriendo o dejando caer que se utilizan las propias agencias del Estado.

¿Qué ingredientes tendría que tener la reforma electoral municipal que plantea Rajoy para que UPyD la aceptara?

Tendría que mejorar clarísimamente la calidad de la democracia, la representatividad, la proporcionalidad y el pluralismo político, así de sencillo.

O sea, que no está la puerta cerrada a que UPyD la apoye.

Hombre, por lo que ellos han contado hasta ahora, la reforma hace todo lo contrario, empeorar la calidad democrática y blindar el bipartidismo. Es verdad que no nos han contado mucho. Pero en los términos en los que está ahora no hay ninguna posibilidad. Para nosotros hay una cosa fundamental, que es que el Consejo de Europa recomienda no hacer reformas electorales en el año anterior a las elecciones porque no se pueden cambiar las reglas de juego cuando va a empezar el partido, lo que indica que no es el momento de hacer esa reforma.

¿Entiende que Pedro Sánchez, líder del principal partido de la oposición, no quiera sentarse siquiera a negociar la reforma?

Yo creo que todos los partidos con representación parlamentaria debemos intentar influir en los temas porque al fin y al cabo es para lo que nos eligen los ciudadanos. Nuestra obligación es esa y no hacer dejación. Aunque a veces esa influencia puede ser reuniéndose o no reuniéndose. Cada partido es el que calibra sus acciones.

¿Qué le parece que se haya excluido a Podemos de las negociaciones?

A mí me parece normal. Lo que debería tener Rajoy es un diálogo con todos los partidos que estamos representados en el Parlamento y se ha echado de menos que en estos tres años de legislatura no haya existido ese diálogo. Con los que estamos aquí habla poco así que si me pregunta por otros...

Al hecho de que Rosa Díez haya decidido que usted entre en el Consejo de Dirección, ¿qué lectura política hay que darle?

No creo que tenga mucha. Había tres plazas libres y de la gente que estamos trabajando en este partido la dirección pensó en que yo podría ocupar una.

Muchos ven en usted a la sucesora de Rosa Díez.

¿Sabe lo que pasa? Que como en UPyD hay primarias, quienes quieran suceder a Rosa Díez se presentarán a las primarias. Y ya está. Aquí no le damos muchas vueltas al tema de la sucesión porque lo decidirán los afiliados.

¿En UPyD no va a haber un cambio generacional como el que han iniciado o quieren iniciar algunos partidos?

Bueno, sí, en algunos partidos ha habido algún cambio de caras. Aunque lo peor que nos podría pasar es que confundiéramos la imagen con la sustancia. Ojalá se estuvieran regenerando los partidos. Pero eso no es una regeneración. Puede ser una renovación de imagen, sí, pero la regeneración hay que demostrarla, demostrar que se está dispuesto a hacer otro tipo de partido más transparente, sin cajas B. Entonces diremos que se han regenerado.

Hay quien cree que sin Rosa Díez UPyD no duraría mucho.

Hay mucha gente a la que le gustaría que UPyD no tuviera la solidez que tiene. Pero UPyD ha logrado algo muy difícil, formar una estructura de partido en toda España. Esa estructura aún es pequeña pero existe y se puede hacer crecer. Para crecer bien hay que tener cimientos sólidos y eso es lo que tenemos.

¿Le apetecería ser la candidata a la alcaldía de Madrid?

No lo sé, no lo sé... Madrid es mi ciudad y me encanta mi ciudad. Yo vine a UPyD a echar una mano. Creo que en el Ayuntamiento David Ortega está haciendo un trabajo extraordinario. Pero esto [ser diputada] me gusta mucho también.

¿Y a la Comunidad?

Es que no estamos pensando ahora en eso, de verdad. Para nosotros lo importante es tener un buen proyecto para Madrid. El PP lleva 25 años gobernando Madrid y lo ha convertido en su cortijo. Eso es lo que hay que cambiar.

Ser tertuliana de La Sexta es una buena plataforma.

Vamos a ver. Yo soy periodista y he estado de tertuliana en varios medios antes de ser diputada. Yo estoy ahora en las tertulias para difundir el proyecto que UPyD tiene para España y para explicarles a los ciudadanos que hay esperanza y que vamos a hacer un país mejor. Yo no estoy para lanzarme ni para utilizarlo como plataforma personal.

Las encuestas les dan una importante subida y podrían ser claves para formar gobiernos. ¿Pactarán con todos los partidos?

Nuestra política siempre ha sido pactar sobre documentos. Ni sobre personas ni sobre palabras que se las lleva el viento.

¿También con Podemos, si se diera el caso?

A nosotros nos nos da miedo coincidir con nadie. Tenemos documentos, propuestas para poner sobre la mesa. Pero no creo, tal como pintan las cosas, que el partido con el que negociemos vaya a ser Podemos. Será con el más votado. Y no creo que [Podemos] vaya a serlo. Creo que estamos magnificando las cosas. Por cierto, el discurso contra el bipartidismo, quien empezó abriendo esa grieta hace siete años y era menos verosímil de lo que es ahora, fuimos nosotros.

Muchos políticos se han pasado en sus descalificaciones a Pablo Iglesias, ¿no cree?

Posiblemente. Yo creo que en política, y yo me esfuerzo en hacerlo, hay que intentar no descalificar a las personas. Hay que rebatir sus argumentos.

Etiquetas
Publicado el
4 de septiembre de 2014 - 20:12 h

Descubre nuestras apps

stats