El PSOE niega en su argumentario interno haber cambiado de posición respecto al Sáhara

Pedro Sánchez con el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, y el portavoz socialista, Héctor Gómez.

Irene Castro


19

Pedro Sánchez ha tomado una controvertida decisión al apoyar el plan marroquí de autonomía del Sáhara Occidental que causa estupor en las bases socialistas y los sectores de izquierda y el PSOE se esmera en explicar la posición. En su argumentario interno, al que ha tenido acceso elDiario.es, Ferraz niega que haya habido un cambio de posición respecto a la antigua colonia española y justifica que el Gobierno no informara al resto de partidos, ni siquiera al socio minoritario de la coalición, en que “la diplomacia requiere tiempo y mucha discreción”.

El entierro de la posición histórica del PSOE sobre el Sáhara para dejar paso a la Marcha Verde

El entierro de la posición histórica del PSOE sobre el Sáhara para dejar paso a la Marcha Verde

“No ha habido un cambio de postura en relación con el Sáhara”, dice uno de los epígrafes del documento, que asegura que la posición de España está en el marco de Naciones Unidas y de las resoluciones del Consejo de Seguridad. Como hizo el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, hace referencia expresa a la resolución 2602, que no utiliza, como las anteriores, el término referéndum, aunque sí habla de “libre determinación” del pueblo saharaui. “Estamos comprometidos con la Carta de Naciones Unidas y con que las partes alcancen, en el seno de las Naciones Unidas, una solución mutuamente aceptable para ambas”, asegura el argumentario.

Los socialistas sostienen que la fijada por Sánchez es la postura que marcó José Luis Rodríguez Zapatero en 2008. “En las declaraciones de las Reuniones de Alto Nivel España - Marruecos de 2008, 2012 y 2015 se habla expresamente de que España saluda los esfuerzos serios y creíbles de Marruecos”, señala el documento. No obstante, en su carta al rey Mohamed VI Sánchez fue un paso más allá al asegurar que la propuesta marroquí es la “más seria, realista y creíble” para la resolución del conflicto. 

Tras ese giro que hizo Zapatero, el programa electoral del PSOE siguió defendiendo el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui. “Promoveremos la solución del conflicto de Sáhara Occidental a través del cumplimiento de las resoluciones de Naciones Unidas, que garantizan el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui. Para ello, trabajaremos para alcanzar una solución del conflicto que sea justa, definitiva, mutuamente aceptable y respetuosa con el principio de autodeterminación del pueblo saharaui, así como para fomentar la supervisión de los derechos humanos en la región, favoreciendo el diálogo entre Marruecos y el Frente Polisario, con la participación de Mauritania y Argelia, socios claves de España, que el enviado de la ONU para el Sahara Occidental está propiciando”, rezaba el programa de Sánchez en 2019. La posición fue matizada en el último Congreso de los socialistas, cuando ya había estallado la crisis con Marruecos por la acogida del líder del Frente Polisario Brahim Galli. Entonces, se limitaron a hacer alusión a la negociación y las resoluciones de la ONU sin aludir expresamente al derecho de autodeterminación del pueblo saharaui y sin mención alguna al Frente Polisario como interlocutor.

Los socialistas también se defienden de las críticas que le han llegado al Gobierno de todo el arco parlamentario: desde Unidas Podemos, que se desmarca de esa decisión, y los aliados de la investidura hasta el PP. “A ninguna fuerza política española le debería parecer mal un acuerdo con nuestro vecino marroquí para garantizar integridad territorial, incluyendo Ceuta y Melilla, y la soberanía de España y la estabilidad, la seguridad y la prosperidad de ambos países”, señala el argumentario, que pone el énfasis en la necesidad de reconstruir las relaciones con el reino alauita tras la “peor crisis en décadas”. 

El PSOE también reitera que la solución al conflicto debe ser “mutuamente aceptable” para las partes, aunque el Frente Polisario y Argelia rechazan esa posición. Respecto a Argelia, que ha llamado a consultas a su embajador, al igual que hizo Albares, Ferraz da por hecho que no habrá represalias respecto al suministro de gas en un momento especialmente delicado por la invasión rusa de Ucrania: “Argelia es un socio estratégico para España y para la Unión Europea y siempre ha sido un suministrador de gas muy fiable”.

Importancia de las relaciones de España y Marruecos by Irene Castro on Scribd

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats