La portada de mañana
Acceder
España se aferra a la tercera dosis para no aplicar nuevas limitaciones en Navidad
Cómo el sistema educativo falla a las clases bajas frente a las altas
Opinión - Cosas que aguantan, por Esther Palomera

Rajoy y Rivera negociarán las decisiones económicas más importantes a la espera del PSOE

Rajoy y Rivera, durante su reunión en el Congreso.

Mariano Rajoy ha visto algo de luz tras la endiablada situación de bloqueo postelectoral y ha echado mano del dicho de que "la más larga caminata comienza siempre con un primer paso". El presidente del Gobierno en funciones y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, han acordado este miércoles comenzar una negociación sobre los asuntos prioritarios del techo de gasto y los presupuestos generales del Estado (PGE). Ambos líderes han acordado además que mantendrán "un canal permanente de comunicación" y que volverán a reunirse próximamente. Con la participación de Rivera, el líder del PP redobla así su presión sobre Pedro Sánchez para tratar de que se apee de la abstención a su investidura.

Rivera culpa a Pedro Sánchez de que no haya Gobierno

Rivera da por hecho que Rajoy será presidente y le ofrece su ayuda para aprobar los presupuestos

Rajoy ha comparecido en el Congreso como ya hizo el día anterior tras su reunión con Sánchez para anunciar que al menos el "primer paso" ya está dado. El líder de Ciudadanos no ha cambiado su intención de votar lo que llama "una abstención técnica" en una futura sesión de investidura, pero sí se ha ofrecido para intentar desbloquear la negociación con el PSOE. La estabilidad presupuestaria, la aprobación del techo de gasto, las medidas para contener el déficit y los PGE son los cuatro retos inmediatos que abordarán, lo que supone un balón de oxígeno para Rajoy. En cuanto a los plazos, la voluntad de ambos es que los PGE pudieran estar listos a finales de septiembre para remitir a mediados de octubre a la Comisión Europea los compromisos de España en cuanto al déficit.

Oferta de negociación "leal y sin límites"

"Hoy, por lo menos, me voy de aquí sabiendo que puedo negociar algo", ha afirmado con alivio. Para profundizar en el diálogo, el líder del PP ha entregado a Rivera un documento con 10 objetivos, el mismo que no llegó a entregar a Sánchez el día anterior ante lo firme de su negativa. Sobre ese documento, Rajoy ha pedido a Rivera que haga "sugerencias y aportaciones", del mismo modo que el responsable de Ciudadanos ha solicitado al presidente que lo tenga al día sobre los datos económicos para poder trasladárselos a su equipo y trabajar sobre ellos. Además de la "vía directa" abierta entre ambos, Rajoy ha asegurado que la negociación será por su parte "leal, abierta y sin límites".

Rajoy ha recordado a Rivera que sin el apoyo de su partido no habrá gobierno. "Se necesita su colaboración y la de su partido, sin esa colaboración es muy difícil formar gobierno y gobernar", ha explicado, aunque no ha reclamado a Ciudadanos que pase de la abstención al sí en la investidura. En lo que ha insistido es en que para que eche a andar la legislatura y se forme Gobierno, es necesario que el PSOE levante su bloqueo.

"Llevamos siete meses de interinidad y tenemos la obligación de evitar unas terceras elecciones. Sería inadmisible", ha repetido varias veces para señalar a Sánchez como el culpable de la situación. También ha insistido en que ni siquiera basta con poder formar un gobierno, si éste no es estable: "Necesitamos un gobierno para gobernar, no se trata de hacer una lista de ministros". En cuanto a una investidura a la que aún no ha confirmado si se presentará, Rajoy ha negado que contemple como una estrategia acudir al Congreso y utilizar el debate como un primer acto de campaña de unas terceras elecciones: "Mantengo la posición de que la investidura sea cuanto antes, pero eso no es lo urgente. No confundamos lo prioritario con aquello que lo es menos".

Etiquetas
Publicado el
3 de agosto de 2016 - 12:08 h

Descubre nuestras apps

stats