Sánchez e Iglesias tratan de cerrar en Moncloa las bases para la reconstrucción con el impuesto a las fortunas en el aire

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en una reunión en el Palacio de la Moncloa en septiembre de 2018.

PSOE y Unidas Podemos presentarán este miércoles unas conclusiones conjuntas de la comisión parlamentaria de reconstrucción que servirán como punto de partida para debatir con el resto de formaciones las bases para la recuperación social y económica del país tras la pandemia de la COVID-19. Las negociaciones entre los socios se han desarrollado entre los equipos de los grupos parlamentarios. Pero los últimos puntos se han abordado de nuevo al máximo nivel en una reunión en Moncloa entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tras el Consejo de Ministros, según ha confirmado eldiario.es. Uno de los asuntos que está en el aire es el impuesto a las grandes fortunas que el grupo confederal quería plantear en el marco de esa comisión y que los socialistas enfrían.

"No hay nada cerrado aún", explicaban desde ambos partidos este martes por la tarde sobre las conclusiones que los partidos tienen que presentar, como tarde, a las 12 horas de este miércoles. PSOE y Unidas Podemos presentarán cuatro documentos conjuntos -uno por cada grupo de trabajo: Sanidad y Salud Pública; reactivación económica, políticas sociales y sistema de cuidados; y Unión Europea-.

Fuentes gubernamentales y parlamentarias consultadas por eldiario.es aseguran que la negociación sigue en marcha y no descartan un nuevo encuentro de Sánchez e Iglesias este miércoles antes de la hora límite para pulir los detalles.

La idea es registrar un "acuerdo de mínimos" de los dos socios de coalición y trabajar sobre él como borrador al que se incluirán las propuestas de otros grupos parlamentarios hasta la votación definitiva de las conclusiones de la comisión, que tendrá lugar los días 2 y 3 de julio. Ese dictamen se someterá a debate y aprobación en el Pleno del Congreso. La idea del Gobierno es que esas propuestas tengan reflejo en la acción legislativa y, en concreto, en los Presupuestos Generales del Estado de 2021.

En el Ejecutivo creen que pueden conseguir alcanzar un acuerdo que incluya al PP en las medidas sanitarias y respecto a la UE, aunque en los últimos días los de Pablo Casado han llevado su guerra de desgaste a Bruselas presentando incluso un informe en la Comisión Europea que cuestiona el estado de derecho en España. El Gobierno ha subido el tono este martes al tachar de "inadmisible" que el principal partido de la oposición "esté trabajando en contra de los intereses de España" ante la Unión Europea al defender la condicionalidad de los fondos de reconstrucción.

Uno de los principales escollos a la hora de plantear las conclusiones conjuntas ha sido la promesa de Unidas Podemos de un impuesto a las grandes fortunas que sustituyera al de Patrimonio -bonificado en la mayoría de comunidades- y con el que recaudar hasta 11.000 millones de euros.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, nunca ha sido partidaria de crear nuevas figuras impositivas, sino que defiende incrementar la progresividad del sistema fiscal a través de los impuestos ya existentes, como el de sociedades o el IRPF para los tramos más altos. Tampoco la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, está por la labor. Calviño es candidata a presidir el Eurogrupo y en estos días se desarrollan frenéticas negociaciones en Bruselas para acordar el paquete de ayudas de la UE a los países más afectados por la pandemia.

A partir de ahí, socialistas y grupo confederal se han tirado el balón de un tejado a otro. "En el acuerdo programático hay un claro convencimiento de que en nuestro país hay margen fiscal para poder incrementar nuestra capacidad de recaudación. Siete puntos tenemos de diferencia con los países de nuestro entorno. Tenemos que explorar un margen que haga que aquellos que más tienen o más ganan puedan aportar proporcionalmente para que todos podamos recibir en función de nuestras necesidades", ha explicado Montero en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

No obstante, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno ha circunscrito el asunto a la comisión de reconstrucción el planteamiento de medidas como el impuesto a las grandes fortunas. "Las cuestiones en las que podemos tener algunas diferencias entre lo que plantean otras formaciones políticas respecto a la fiscalidad espero y deseo que se pueda discutir en el marco de la comisión de reconstrucción en este momento más inmediato puesto que las reuniones y conclusiones están previstas para los próximos días y ojalá de ahí se desprendan algunas medidas unánimes o al menos que cuenten con gran consenso para que podamos tomar nota el Gobierno y que puedan ser también inspiradoras de las nuevas cuentas públicas", remató.

Con todo, fuentes socialistas enfrían a eldiario.es la posibilidad de que esa propuesta de Unidas Podemos esté en las conclusiones conjuntas de ese órgano parlamentario.

Desde Unidas Podemos también reconocen que la inclusión del impuesto a grandes fortunas está en el aire, aunque no pierden la esperanza de que una de sus principales propuestas fiscales pueda finalmente debatirse con el resto de grupos en el Congreso. Este mismo martes, el portavoz del grupo confederal, Pablo Echenique, aseguraba que todavía estaban en el momento de "debatir" y apuntaba a que "siempre hay que respetar la decisión del socio", pero que todavía había tiempo hasta el mediodía del miércoles para utilizar "el arte de la argumentación y la persuasión".

"Nuestra posición es clara, intentaremos convencer a los socios de que es una buena idea un impuesto como este", zanjaba Echenique ante las preguntas de los periodistas.

Este impuesto ya se presentó uno de los escollos entre los socios de Gobierno. Cuando se planteó la constitución de la comisión parlamentaria de reconstrucción, pareció una vía de escape. Desde Unidas Podemos sostenían que fue un acuerdo entre Sánchez e Iglesias el llevar la nueva figura impositiva al Congreso en el seno de esa comisión y que ahí el PSOE la apoyaría. Fuentes socialistas, sin embargo, dijeron desconocer la concreción de la propuesta.

Sánchez e Iglesias suelen desencallar los conflictos que surgen en el seno de la coalición. Ya lo hicieron en 2019, por ejemplo para desbloquear los Presupuestos Generales del Gobierno en solitario del PSOE. O antes, en 2018, cuando se negoció la subida del SMI a 900 euros.

En la reunión de este martes estaba sobre la mesa también la negociación de Trabajo con patronal y sindicatos para la prolongación de los ERTE provocados por la pandemia tras las conversaciones hasta ahora fallidas con los agentes sociales. En Moncloa se muestran, no obstante, optimistas respecto a la consecución de un acuerdo antes de que termine la semana. Lo verbalizó la portavoz en la rueda de prensa en la que mostró el "convencimiento" de que se llegaría a un entendimiento y sugirió incluso que se podría reunir el Consejo de Ministros de forma extraordinaria para aprobar la prórroga.

Iglesias también presiona para que se alargue la moratoria en los pagos de las hipotecas, que fue una de las medidas que se aprobó al comienzo del confinamiento.

Otro de los asuntos que Sánchez e Iglesias han abordado ha sido el acto de homenaje de las víctimas de la COVID-19 así como al personal que ha estado en primera línea durante la pandemia. El presidente anunció que sería una “ceremonia civil” que presidirá Felipe VI, pero fuentes gubernamentales admiten que la organización no está siendo fácil en buena medida por las presiones para incluir elementos religiosos.

Etiquetas
Publicado el
23 de junio de 2020 - 20:05 h

Descubre nuestras apps

stats