eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Accesibilidad de altos vuelos

Visita Carros de Fuego a Centro de Visitantes de San Pablo Airbus - DiscoverON

Una de las cosas que más me llama la atención del mundo de la discapacidad es, a pesar de que muchas veces tenemos sinsabores, cómo algunas empresas empiezan a despertar y a entender que las personas con discapacidad también somos un público objetivo, que se nos debe tratar como al resto y facilitarnos las cosas. El otro día pude comprobar como ya hay empresas que se están preocupando por la accesibilidad a sus instalaciones. Este es el caso de DiscoverON. Es una empresa radicada en Sevilla que gestiona el Centro de Visitantes de San Pablo. Y hace unas semanas empezaron a trabajar el tema de ser más accesibles para las personas con discapacidad. Tal es así que para probar sus mejoras en este aspecto la asociación Carros de Fuego realizó una visita a sus instalaciones.

María Pajaro y Luis Gómez junto con Victoria Abolafio llegaron a la conclusión de que muchos niños con Diversidad funcional también podrían beneficiarse de la participación en eventos deportivos. Son voluntarios que corren impulsando las sillas de ruedas de las personas con discapacidad.

El recorrido consistió en una visita a la zona de pruebas funcionales de la mano del director del centro. Esto es algo que es una novedad puesto que nunca había ocurrido. Por otro lado, la visita se hizo a pie por las galerías del centro, donde se pudieron ver las diferentes líneas finales y procesos de fabricación de Airbus.

Seguir leyendo »

Poco ruido muchas nueces

Imagen panorámica de la Feria de Sevilla de noche

En Sevilla estamos de feria. Ya saben, torturándonos un poco. Esta feria nos ha dejado un acontecimiento histórico. Espero, que solo sea el principio de un cambio. Un lento cambio que, quizás, comenzó hace unos años, cuando todas las atracciones se pusieron de acuerdo para reducir el impacto acústico emitiendo la misma música. Medida que el público agradeció. Este lunes de feria, la calle del Infierno, ese parque de atracciones efímero, junto a la zona de casetas, se quedó en silencio durante cuatro horas para que las personas en el espectro autista pudieran disfrutar de "los cacharritos".

Se conoce como calle del Infierno por el ruido infernal que producen todas las atracciones y tómbolas, tronando con sus músicas y sus eslóganes a cien mil decibelios. Batiburrillo de furia acústica que a los neurotípicos, se supone, nos emborracha de diversión por el método del aturdimiento. La pesca de los patos, el reclamo de los gofres, el tío de la tómbola incitándote a ganar el regalo estrella del momento. ¿Cuál es este año? Pues no lo sé. El lunes todo calló. Durante cuatro horas las atracciones quitaron la música para favorecer el disfrute de aquellos a los que el exceso de ruidos y de luces les aturde más de la cuenta, porque procesan distinto. Mil radios sintonizando a la vez en un único cerebro. Dicen que así lo viven muchas de las personas que están en el espectro autista. Por eso, la calle del Infierno de la feria sevillana enmudeció por unas horas. Un silencio que también agradecimos muchos, los que no vemos y los que tienen dificultades auditivas. El público en general.

Un pequeño gran gesto por parte del Ayuntamiento en colaboración con los propietarios de las atracciones, que han tenido la sensibilidad suficiente para entender que así es mejor para muchos ciudadanos. No solo las personas con autismo, la verdad. Yo lo he vivido con auténtica expectación, porque los ciegos con la música fuerte no vemos. Ir con mis hijas a la calle del Infierno enterándome en todo momento dónde se querían montar ha sido una magnífica experiencia. Mi marido, que es vidente, lo vivió más relajado porque no tenía que hacerse oír entre tanta estridencia. Sí, porque, les contaré, queridos lectores, que hace unos años me subí a una montaña rusa con mi hija de tres años pensando que, en realidad, era un tren para niños. Lo descubrí de sopetón –nunca mejor dicho–, cuando el vagón ascendió y descendió bruscamente al poco de ponerse en marcha. Él me había advertido que no era un simple tren infantil, pero, en el fragor de la estridencia acústica, yo había entendido lo contrario. Total, que terminé asiéndome con todas mis fuerzas a la barra con una mano mientras con el otro brazo rodeaba a mi hija que gritaba "¡quiero con papiiiii!".

Seguir leyendo »

¿Oyen eso? Es el silencio

El CIS publica esta semana su macroencuesta sobre las elecciones europeas, autonómicas y municipales

¿Oyen eso? Es el silencio… ¿Lo oyen? Es el sonido de la palabra discapacidad en los dos debates políticos de esta campaña electoral. Cual estepicursor rodante por el desierto… Así ha sido la actuación en materia de discapacidad de todos y cada uno de los participantes. Eso sí, la única vez que se dijo algo relativo a las personas con discapacidad, se dijo mal. Señor Casado, no somos discapacitados, somos personas con discapacidad. 

Ni que decir tiene que el tema brilló por su ausencia. Y es que las personas con discapacidad, aún por mucho que nos duela, somos de segunda división. Tanto es así que, en el debate de Atresmedia, ni siquiera fueron capaces de adaptar el debate para las personas con discapacidad auditiva, como sí hicieron en el primero.

Es una cuestión de interés nacional el que empecemos a exigir desde ya que tengamos un cierto peso dentro de las decisiones nacionales. No es viable que la dependencia quede en un segundo plano y que sea una cuestión residual mientras miles de personas están malviviendo y no pudiendo alcanzar unos mínimos decentes.

Seguir leyendo »

La discapacidad en los programas electorales II

Imagen en blanco y negro de una silla de ruedas ante un muro de ladrillo

El PP presenta un amplio paquete de propuestas y medidas destinadas a las personas con discapacidad. Es el que más propuestas lleva en su programa.

Distingue este partido entre "dependencia" (pág. 49) y "discapacidad" (Pág.51), dedicando apartados íntegros a cada una de ellas.  Además, en el resto de epígrafes, recoge medidas que afectan a las personas con discapacidad, como  bonificaciones de impuestos locales para las familias con hijos con discapacidad para la creación de empleo y la actividad económica, vinculado al superávit de los ayuntamientos sin deuda. Para los autónomos prevén una ampliación de la tarifa plana actual hasta los tres años, pudiéndose beneficiar de ella también las personas con discapacidad superior al 33%. 

(177) Impulsará programa de protección bucodental entre los colectivos de mayor vulnerabilidad (niños,mayores con escasos recursos y personas con discapacidad).

Seguir leyendo »

La discapacidad en los programas electorales I

Panel con las papeletas electorales de los diferentes partidos políticos.

36.893.976 españoles elegiremos a nuestros representantes políticos en las elecciones generales del próximo 28 de abril. 3.227.012 somos ciudadanos con alguna discapacidad reconocida. Un dato no del todo exacto, ya que es de diciembre de 2016. Las estadísticas sobre personas con discapacidad siguen siendo una asignatura pendiente. Por primera vez, en estos comicios podrán votar también 100.000 personas con discapacidad intelectual. El Congreso les reconoció este derecho el año pasado. Vamos a repasar qué prometen en sus programas los diferentes partidos en materia de discapacidad.

Para escribir esta columna, primero tenía que conseguir los programas electorales. Accedo a las webs de los principales partidos con la intención de leerlos online. Primer escollo. No son accesibles para una persona ciega, como es mi caso. No creía que fuera a tener dificultad en una cuestión tan de primero de Ciudadanía. En esto suspenden todos los partidos políticos, a excepción de Ciudadanos, que presenta su programa electoral de forma accesible para los lectores de pantalla en su propia web.

Con un ordenador nuevo y un navegador actualizado, me ha resultado imposible acceder de forma autónoma a los programas electorales de PSOE, PP, Podemos y Vox. Así que recurro a una tercera persona para que me descargue los documentos que las formaciones políticas tienen a disposición de los electores en sus respectivas páginas webs.

Seguir leyendo »

Silencio en el infierno

Imagen de una verbena popular

La diversión para la mayoría del mundo significa música, bullicio, luces y sonido. Así son las ferias. En España y en el mundo. La mayoría de nosotros tenemos la capacidad para integrar en nuestro cerebro toda esa cantidad de estímulos. A veces los niños se alteran cuando se sienten sobrepasados por semejante bombardeo sensorial. Con el tiempo, la mayoría lo tolerará sin problemas. Nuestro cerebro es capaz de procesar y de integrar todos esos estímulos, pero no todo el mundo es igual.

No sé si han tenido la oportunidad de relacionarse con una persona que esté en el espectro autista. Sobre ellas solemos tener prejuicios, pero lo cierto es que su forma de sentir el mundo que les rodea no es la misma que la de una persona neurotípica. Lo abordé en este artículo mediante el ejemplo de Manuel, mi vecino. 

¿Cómo afrontan estas familias un día de ocio en una feria? Mal. Si habitualmente una persona autista es como si oyera cincuenta canales de radio a la vez, adentrarse en un espacio en el que los decibelios son muy elevados, debe ser una tortura: ansiedad, ataques de pánico e, incluso, dolores. Sin embargo, ¿habría otra forma de facilitar a estas personas y a sus familias disfrutar juntas de un día de atracciones, montarse juntos en un tiovivo, subir a la noria, pescar patos en la feria? ¿Qué necesitan? ¿Qué se puede hacer para conseguirlo? Eliminar las barreras. Pedir silencio. 

Seguir leyendo »

Mentalidad accesible

Una de las cosas que he ido aprendiendo a lo largo de mi vida es incorporar la mentalidad accesible, digamos algo parecido a las gafas violetas frente al machismo, pues algo parecido.

Y es que, a cada sitio que voy, lo primero que pregunto es el plan de accesibilidad, si el lugar es accesible y tienen pensado hacerlo, en el caso de que no lo tengan hecho.

Y esto es algo que lo llevo con orgullo porque también ayudo a abrir los ojos que nunca se han encontrado esta situación. Es, entonces, cuando se empiezan a plantear ciertas cosas que antes no se había planteado. Eso me hace feliz.

Seguir leyendo »

De lo más normal

Imagen de un niño haciendo deberes escolares

Nuestra familia es de lo más normal, pero hacemos algunas cosas un tanto diferentes. Me doy cuenta cuando departo con las otras madres en el banco del parque. Estos días estamos de exámenes. Sí, porque ahora los padres estudiamos con los hijos, aunque digan que estos deben ser autónomos. Ja. ¡Qué manoseada está la palabra "autonomía"! La cuestión es que yo estoy volviendo a hacer tercero y sexto. No me disgusta del todo, porque repasar todo ese conocimiento básico me gusta y porque me reafirmo en algo que siempre he sostenido: lo inmaduros que estamos para estudiar ciertos conceptos en la infancia. Voy. Aterrizo ya en el tema de esta semana.

En casa hacemos las cosas corrientes a nuestra manera, porque una madre que no ve lo hace todo de otra forma para llegar al mismo lugar. Una práctica completamente asimilada por mis hijas y que lleva a mi mayor a la conclusión de que las personas con discapacidad estamos más evolucionadas que el resto. Eso me soltó la otra noche, en ese gran templo de la filosofía doméstica que es la cocina.

¿Más evolucionados que los demás? Le pedí que ampliara la idea. Sí, claro, porque faltándoos un sentido, como en tu caso, hacéis lo mismo que todo el mundo. ¡Olé mi niña y olé su madre que la parió! Eso es como que te pongan un diez con matrícula en un examen de Competencia Maternal.

Seguir leyendo »

Un pasito más

Una mano coloca una papeleta en una urna en una imagen de archivo.

Hace unos días se realizó por primera vez en democracia un ensayo de votación para personas con discapacidad intelectual. Esto es un gran paso para la inclusión definitiva de todos los colectivos con discapacidad. Fue en Madrid, en el barrio de Acacias y es que ahora se acerca una temporada electoral muy activa. Tanto las generales del 28 de abril como las municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo. La iniciativa partió de la ONG Plena Inclusión y se plantea que sea la base de

Esto es un gran paso que, aún no sé por qué, no se había dado antes porque a las alturas de siglo que estamos hay estas cuestiones. Es un paso más, pero hay que trabajar muchísimo aún en esta dirección. Ya no solo en cuestiones tan básicas, sino en otras muchas como la accesibilidad de los edificios, y la inclusión en el mundo digital.

Estaría bien dejar de ser cascarón de huevo y tener, por fin, siempre en mente que somos personas con los mismos derechos que las que no tienen discapacidad y, además, las personas con discapacidad intelectual, pueden ser independientes a todos los niveles en muchos casos y no necesitan tutela.

Seguir leyendo »

¿Un mundo feliz?

Emerge de vez en cuando. Sale a flote como un desperdicio en el mar. Asoma, ensucia y se vuelve a perder en la profundidad. Son opiniones que consideran a las personas con discapacidad como una carga económica y social, que responsabilizan a los padres de traerlas al mundo, lastrando a todos por ello. Opiniones que asocian discapacidad con inmoralidad, con indignidad. Son opiniones de personas que, presumo, aspiran a la sociedad perfecta, al estilo de Aldous Huxley.

Me pregunto si son conatos de una opinión más generalizada de lo que creemos, la punta de un apestoso iceberg que permanece bajo las aguas, escondido por vergüenza de quien lo piensa y velado por lo políticamente correcto. Sí, me refiero a comentarios como los realizados por el periodista Arcadi Espada. No, no fue una mala transcripción del equipo de redacción del programa de Risto Mejide. Lo escribió. Más allá de que considere a estos hijos tontos y peores –no ofende quien quiere, sino quien puede, lo que me parece peligroso y, hasta ridículo, es pasar la cuestión por el tamiz de lo económico. Podríamos hacer un ránking de quiénes gastan o suponen mayor gasto al Estado y así vamos eliminando a los más gravosos. Por cierto, la mayor parte del coste que conllevan las discapacidades las soportan las familias.

Cartel de la versión cinematográfica de 'Un mundo feliz'

Cartel de la versión cinematográfica de 'Un mundo feliz'

La discapacidad se hace más llevadera con dinero, por supuesto que sí, pero el argumento económico no se lo puedo comprar a Arcadi, ni a nadie. Metámonos todos en un pozo y sellémoslo, porque vivir, en general, conlleva unos costes, y, por eso mismo, todos contribuimos, o deberíamos contribuir, a sufragarlos. Tirar de la cadena cada vez que vamos al baño tiene un coste, está contemplado, y para eso pagamos los impuestos, entre otras cuestiones menos escatológicas. A partir de ahí, la libertad del individuo para ser y estar. Con su normalidad y con su discapacidad.

Seguir leyendo »