eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Cuestión de igualdad

Hay palabras que a fuerza de escucharlas, sufrirlas y pelearlas me generan un cierto cansancio. Una de esas es "accesibilidad". Hace más de veinte años que forma parte de mi vocabulario. Generalmente en frases como "esto no es accesible" o "¡Sí, es accesible!". Cuando hay que usarla en positivo, la alegría que corre por el cuerpo es tremenda. No se imaginan, pero poder manejar cualquier electrodoméstico o una aplicación de móvil me produce una sensación mezcla de felicidad y alivio. Una cosa menos con la que luchar cada día.

El pasado 2 de febrero se celebró en Sevilla el Primer Encuentro Nacional sobre Accesibilidad, como preámbulo del congreso internacional que tendrá lugar en 2020. Fue impulsado por la ONG Alcalá Accesible Obra Social auspiciada por el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Sevilla. Una colaboración imprescindible para seguir avanzando en esta cuestión tan primordial en la vida de millones de personas.

La accesibilidad renueva su impulso y comienza a transitar por una vía muy necesaria, la de impregnar a los actores implicados en el desarrollo, el diseño y la construcción. Ilusiona ver a más de un centenar de asistentes, entre expertos y personas con discapacidad, debatiendo y profundizando en inquietudes y necesidades aún no resueltas en materia de accesibilidad. Técnicos, arquitectos, aparejadores, abogados, periodistas, desarrolladores de diversos ámbitos, con la voluntad de aprender lo que significa "accesibilidad". A pesar de que llevamos muchos años reivindicándola, aunque se han sentado algunas bases, aún no se puede hablar de accesibilidad universal como un hecho real. La accesibilidad se saca del cajón cuando conviene airearla, pero no, no existe aún tal cosa y estamos lejos de conseguirla de inmediato. Y la falta de accesibilidad se traduce en desigualdades.

Seguir leyendo »

Y luego, ¿Qué?

Sala de butacas

Mi compañera Nuria escribió hace unos días sobre la importancia del discurso de Jesús vidal, el actor con discapacidad que ganó el Goya. Y esta semana voy a ir por esa misma linea. Nos encanta emocionarnos. Nos encanta sentir historias que terminan bien de gente que lo ha pasado muy mal o que, generalmente, no suele tener protagonismo en las historias. Pero esta emoción es muy actual. Es de usar y tirar. Nos emocionamos, quizá, el rato del discurso y esa noche uno se va a la cama con la sensación de que el mundo es un poco mejor. Pero, ¿Y luego qué?.

Al día siguiente, una vez los focos estén con otra cosa, Jesús Vidal pasará, ojalá que me equivoque, a la irrelevancia. Y esto no sólo pasa con las personas con discapacidad, pasa con bastante frecuencia. Pero esto, repito, espero equivocarme, no es más que la emoción del día. No recuerdo, excepto el Langui, actores con discapacidad que hayan tenido una continuidad más o menos destacable. ¿Por qué? Porque cuesta mucho apostar por gente que se sale de lo habitual, aunque parezca paradójico, ha de cumplir unos cánones de "rareza" normativa para que esa integrado.

Cuando he visto películas de actores con discapacidad, son pocos los casos que repiten tiempo después. La tasa de repetición es baja. Es la emoción del momento. Y ya. Lo más probable es que en unas semanas no recordemos cómo se llamaba ese actor de Campeones, porque sí, hará algunas cosillas, pero no tendrá el espacio más adelante. Y como él muchos.

Seguir leyendo »

Pasada la emoción, olvidamos la inclusión

El actor Jesús Vidal tras recibir el Goya al Mejor Actor Revelación, por su papel en "Campeones"

Jesús Vidal, Goya 2019 al mejor Actor Revelación por su papel en la película Campeones, dirigida por Javier Fésser. Toda una revelación, sin duda, para muchas personas que aún piensan que la discapacidad no va con ellas, que no les atañe. Haberlas haylas y más cerca de usted de lo que imagina. A lo mejor es usted mismo y aún no lo sabe. 

La semana pasada, una madre de dos niñas con discapacidad visual osó compartir con un grupo de WhatsApp del colegio, el enlace a mi último artículo sobre necesidades educativas especiales. Lo compartió, porque su pequeña de nueve años, que acaba de perder la vista, sufrió mucho por no ser aceptada entre los compañeros de aula. Esta fue la respuesta que recibió por parte del grupo. Digo del grupo porque, aunque fue una persona la que escribió el mensaje, ninguna otra alzó la voz para manifestarse en contra de semejante falta de sensibilidad. 

Conversación de Whatsapp

Transcripción del mensaje de Whatsapp: Rogaría que este grupo de padres de niños y niñas de cuarto de primaria se utilizará solo con finalidad para la que se creó en su día. Creo que todos estamos de acuerdo en que es una herramienta muy útil para estar conectado por el interés de nuestros hijos, pero todo relacionado con esta clase y lo que engloba temas de interés del colegio. Lo que no comprendo es que se tenga que compartir en este grupo temas o noticia que no afecten de forma directa esta clase de cuarto de primaria del centro. Agradecería que el resto de los temas fueran compartido de forma privada por las personas que autoricen para recibir estas informaciones.

Después una asiste a hitos como el que se vivió en la Gala de los Goya 2019 con el escepticismo propio de quien lleva muchos años navegando en las turbulentas aguas de la inclusión, diversidad, visibilidad. Tres grandes palabras que Jesús Vidal hizo aún más gigantes sobre el escenario del Fibes, en su voz y por su simbolismo.

Seguir leyendo »

¿De verdad se atienden bien las necesidades educativas especiales?

Enrique Ros

Si me baso en la experiencia de Enrique, la respuesta es no. La educación integrada en España comenzó a plantearse en 1985, cuando se promulga el Real Decreto de la Educación Especial. 35 años de experiencias que nos deberían llevar a una educación inclusiva real a día de hoy. Sin embargo, siguen sorprendiéndonos experiencias educativas que deberían sonrojar a los responsables de consejerías y Ministerio, cuya misión es poner recursos al alcance de los alumnos que lo necesiten. Recursos que están sobradamente estudiados y probados, ya que tres décadas es tiempo más que suficiente para corregir errores, paliar carencias y conseguir que el engranaje funcione para que un alumno con necesidades educativas especiales consiga sus metas, igual que otro que no tenga esas necesidades especiales, como recogen las leyes.

Hoy les traigo la experiencia de Enrique Ros. Afortunadamente, gracias a su gran capacidad, a la de su familia y a muchos buenos maestros y profesores, hoy ha conseguido llegar a su meta, por la que tanto ha peleado y se ha esforzado: estudiar Periodismo. Enrique es ciego total y su diversidad no ha sido el gran obstáculo que ha tenido que superar para llegar a donde ha llegado. Con excelentes notas y unos extras como el piano y la composición de música.

Cuando escribo esta columna reflexiono y, a veces, tomo la deriva de querer creer que ha tenido mala suerte, porque pese a sus resultados académicos, las dificultades que ha tenido que afrontar rayan en lo discriminatorio. ¿Esto les está ocurriendo a más estudiantes con discapacidad en España? Si a cualquiera de nuestros hijos sin ninguna discapacidad le hubieran ocurrido la serie de despropósitos con los que han tenido que lidiar él y sus padres, su caso estaría en todos los medios de comunicación, porque no concebiríamos que unos alumnos empezaran el curso sin sus libros, por ejemplo.

Seguir leyendo »

Cuchillas de doble filo

Fotograma anuncio de Gillette

Estas semanas atrás ha habido una agria polémica, no con Iñaki Gabilondo, como decía Ramón Arangüena, sino con una marca de cuchillas y accesorios de higiene personal. En él se instaba a analizar ciertos comportamientos masculinos y se planteaban diferentes acciones curiosamente todas realizadas por hombres. Tanto las buenas como las malas. Y la gran polémica surge porque algunos hombres pensaron que el anuncio les criminalizaba.

Este es un ejemplo más dentro de la sociedad en los que los mensajes hacen mella en la masculinidad hegemónica. ¿Que por qué estoy hablando de esto? Porque con la discapacidad pasa igual. Pasa que muchas veces se emiten mensajes en la tele sobre las personas con discapacidad y, es verdad, contamos con esa condescendencia y ese paternalismo, pero luego la gente corriente, en muchas ocasiones, se indigna y ocupa nuestros espacios que creen suyos.

Tendemos a enfadarnos cuando nos ponen las cosas en frente y toca bastante el orgullo cuando tenemos que reconocer las cosas. En el caso que nos ocupa es complicado asumir que aún andamos en bandos distintos. No hay una conciencia grupal, porque se entiende que nosotros somos una cosa y ellos otra. Pero si me estáis leyendo os vuelvo a repetir, como siempre, todos estamos en el mismo bando. Sólo así se consigue la verdadera inclusión y la verdadera igualdad.

Seguir leyendo »

Crónica de un paje del Rey Baltasar

Los Reyes Magos de la cabalgata de Sevilla, 2018

Siempre lo he tenido claro. Los Reyes Magos también son ciegos, como escribí en este otro artículo. Ciegos, sordos, cojos, con problemas de salud mental… Tan diversos como podamos imaginar. La realidad social es diversa y esta diversidad debería reflejarse en todo tipo de eventos, como ha sucedido en la Cabalgata de Reyes Magos de Sevilla. 

La cabalgata sevillana suele ser especial para mí por distintas razones, pero este 2019 se me ha puesto el orgullo por las nubes, porque mi rey, el favorito de tantos niños, Baltasar, era un Rey Mago ciego, encarnado por Cristóbal Martínez, el Delegado de la ONCE en Andalucía. Una magnífica oportunidad para hacer pedagogía de la normalidad. Los padres sevillanos han podido seguir alimentando la ilusión de sus hijos, a la vez que enseñaban algo esencial para la vida como es la igualdad desde las distintas capacidades. Un Rey Mago que no te ve desde su carroza, pero que lo ve todo, porque los Reyes Magos todo lo ven, igual que las personas ciegas, que no te ven, pero sí. Un Rey Mago que sin ver lanza una lluvia de caramelos sobre tus hombros, igual que todos los Reyes Magos que en la Historia han sido. Un Rey Mago que, sin ver, lanza besos a los niños que les contemplan desde las aceras, igual que sus antecesores, que baila y te hace disfrutar desde su trono con su singular simpatía y majestad. Que no te ve, pero sí. Es la magia y es la vida. 

Semejante Majestad no podía llevar unos pajes cualesquiera. Pajes ciegos, pajes videntes, pajes que no podían caminar, pajes que sí lo hacían. Pajes, en suma, que, tocados con turbantes dorados, acompañamos a nuestro Rey Mago, ayudándole a sembrar la ilusión por las calles de Sevilla, henchidos de orgullo por ser y estar. 

Seguir leyendo »

No soy un PDF

El Met une el expresionismo de Pollock con una visión más diversa y de género

De un tiempo a esta parte se ha establecido la fea costumbre de imponer un cierto lenguaje políticamente correcto que está inundándolo todo. Es terrible cómo el lenguaje se usa para vaciar de contenido cualquier causa. Mientras estoy escribiendo esto me viene a la cabeza la irrupción de Pollock en el mercado del arte. El expresionismo abstracto fue una maniobra del gobierno americano para vaciar de contenido y ridiculizar, de algún modo, todo el arte de carácter político promovido por la unión soviética después de la II Guerra Mundial. 

Pollock era un granjero norteamericano con inquietudes artísticas. Fue seleccionado por el gobierno americano junto con otros cuantos pintores más para llenar de su “arte” las galerías más importantes del momento. Estados Unidos quería demostrarle al mundo que era un país donde las libertades se respetaban y donde la creatividad era un valor social. Frente a los comprometidos artistas soviéticos, que habían entendido el arte como una forma de lucha y de lanzar un mensaje a la población, los americanos habían comenzado una guerra fría cultural que discurría por los mercados del arte y de la literatura. Las guerras habían pasado a un segundo plano y había que centrarse en un debate ideológico e intelectual. 

Seguir leyendo »

Propósito de Año Nuevo

El optimismo es una actitud ante la vida. Podemos ver el vaso medio lleno o medio vacío. Siempre encontraremos motivos para pensar que estamos peor que hace años, pero permitir o no que la desesperanza nos invada es una cuestión muy personal. Y este es mi propósito de Año Nuevo: en un tiempo en el que la inestabilidad parece ser lo más estable, confío en la capacidad de los seres humanos para mejorar día a día, para construir entre todos una sociedad mejor, confiable y acogedora para todos. Algo que nadie podrá hacer por usted ni por mí. Es su responsabilidad y la mía. Actuar conforme a sus capacidades desde la coherencia.

Todas las personas tenemos talentos, capacidades. Algo en lo que somos especialmente buenos, o simplemente buenos. Descubrirlo es una tarea personal. Creer en nosotros mismos también. Poner nuestras capacidades al servicio de los demás es una opción personal, pero la única opción, cuando verdaderamente queremos que esto de la sociedad funcione. Es su parte, su papel, y cada veinticuatro horas hay múltiples oportunidades de tomar la iniciativa.

No culpemos al sistema. El sistema nos engulle, pero de usted y de mí depende hacerle la digestión ligera o pesada. Tenemos la confianza tocada y hundida, pero tragar demasiada porquería, tarde o temprano, produce lo que produce. Flatulencias. Y estas a quienes primero perturban es a nosotros mismos.

Seguir leyendo »

Verse

Ayer cayó en mis manos una cinta de esas antiguas de cuando uno era pequeño y recuerdo la primera vez que me vi en video. Lo escribí hace mucho, pero lo rescato parcialmente. Fue una experiencia extrañísima porque no fui consciente de muchas cosas. Lo más gracioso es que al enseñar el video me dijeron, se te veía muy feliz. Y mi respuesta fue: "Porque no era consciente de lo que me pasaba". Y eso es algo llamativo. Uno no es consciente de muchísimas cosas que pasa por alto porque no las siente en carne propia. Es decir, no es que no ocurran, pero uno no tiene conciencia de ser de tal o cual manera. Es como la frase tan conocida "La tontería se nota más para el resto que para uno mismo". Pues esto es algo así.

Y es que la percepción que uno tiene de uno mismo, muchas veces, no tiene nada que ver con la imagen que exportamos al mundo. Tampoco la imagen que el resto nos da sobre nosotros es totalmente cierta, juegan muchos factores ahí. Varias percepciones subjetivas funcionando a toda castaña para conformar una imagen de lo que llamamos la realidad. Pero eso es algo cuestionable. Porque muchas veces callamos, o no mostramos una parte de nosotros que creemos que nos puede venir mal en ese momento. Somos como la punta de un iceberg, sólo se ve una parte pequeña pero por dentro pasan muchas cosas que no se ven y sólo las sabe uno mismo.

Lo de analizar y tener empatía es algo que brilla por su ausencia, en lineas generales, en esta sociedad de hoy. Es verdad que hay casos en los que la humanidad te reconforta.

Seguir leyendo »

¡Oh, discapacidad!

Fotograma de 'El club de los poetas muertos'

¡Oh, discapacidad!, con este insólito apóstrofe les invito a empaparse de diferencia, de igualdad y diversidad a través de los versos de Javier Jordán. Este no es un libro de poemas escrito por una persona con discapacidad. Es la mirada de quien vive la discapacidad como testigo. De quien ha sabido ver más allá de la superficie, distinguiendo elementos poéticos en un ámbito usualmente alejado de lo lírico.

Javier Jordán estudió Psicología en los años noventa y, hasta entonces, su vida transcurrió en la aparente normalidad de esa superficie corriente donde habitamos. La discapacidad “le sobrevino” por motivos laborales. Profesionalmente, se dedica desde hace dos décadas a la orientación laboral en la Fundación ONCE. El poemario es el resultado de esas vivencias y aprendizajes junto a las personas con discapacidad con las que se relaciona a diario.

Su coqueteo con la poesía comenzó en la adolescencia. Conoció al poeta Walt Whitman gracias a la película ‘El club de los poetas muertos’, que le marcó profundamente por su mensaje vitalista y aquel famoso “carpe diem”. En su camino vital, también fue clave un amigo, un joven con enfermedad mental, poseedor de una extraordinaria biblioteca. Así pudo acceder a una enorme cantidad de libros y autores. Poetas como T. S. Eliot, Ungaretti, el ‘Poeta en Nueva York’, de Lorca, William Faulkner,  el ‘Oficio de tinieblas 5’, de Camilo José Cela… Lecturas que le marcaron, impulsándole a escribir, en un camino de aprendizaje y exploración que han cristalizado en ‘¡Oh, discapacidad!’ (Ediciones El Drago 2018).

Seguir leyendo »