eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Crónica de un paje del Rey Baltasar

Los Reyes Magos de la cabalgata de Sevilla, 2018

Siempre lo he tenido claro. Los Reyes Magos también son ciegos, como escribí en este otro artículo. Ciegos, sordos, cojos, con problemas de salud mental… Tan diversos como podamos imaginar. La realidad social es diversa y esta diversidad debería reflejarse en todo tipo de eventos, como ha sucedido en la Cabalgata de Reyes Magos de Sevilla. 

La cabalgata sevillana suele ser especial para mí por distintas razones, pero este 2019 se me ha puesto el orgullo por las nubes, porque mi rey, el favorito de tantos niños, Baltasar, era un Rey Mago ciego, encarnado por Cristóbal Martínez, el Delegado de la ONCE en Andalucía. Una magnífica oportunidad para hacer pedagogía de la normalidad. Los padres sevillanos han podido seguir alimentando la ilusión de sus hijos, a la vez que enseñaban algo esencial para la vida como es la igualdad desde las distintas capacidades. Un Rey Mago que no te ve desde su carroza, pero que lo ve todo, porque los Reyes Magos todo lo ven, igual que las personas ciegas, que no te ven, pero sí. Un Rey Mago que sin ver lanza una lluvia de caramelos sobre tus hombros, igual que todos los Reyes Magos que en la Historia han sido. Un Rey Mago que, sin ver, lanza besos a los niños que les contemplan desde las aceras, igual que sus antecesores, que baila y te hace disfrutar desde su trono con su singular simpatía y majestad. Que no te ve, pero sí. Es la magia y es la vida. 

Semejante Majestad no podía llevar unos pajes cualesquiera. Pajes ciegos, pajes videntes, pajes que no podían caminar, pajes que sí lo hacían. Pajes, en suma, que, tocados con turbantes dorados, acompañamos a nuestro Rey Mago, ayudándole a sembrar la ilusión por las calles de Sevilla, henchidos de orgullo por ser y estar. 

Seguir leyendo »

No soy un PDF

El Met une el expresionismo de Pollock con una visión más diversa y de género

De un tiempo a esta parte se ha establecido la fea costumbre de imponer un cierto lenguaje políticamente correcto que está inundándolo todo. Es terrible cómo el lenguaje se usa para vaciar de contenido cualquier causa. Mientras estoy escribiendo esto me viene a la cabeza la irrupción de Pollock en el mercado del arte. El expresionismo abstracto fue una maniobra del gobierno americano para vaciar de contenido y ridiculizar, de algún modo, todo el arte de carácter político promovido por la unión soviética después de la II Guerra Mundial. 

Pollock era un granjero norteamericano con inquietudes artísticas. Fue seleccionado por el gobierno americano junto con otros cuantos pintores más para llenar de su “arte” las galerías más importantes del momento. Estados Unidos quería demostrarle al mundo que era un país donde las libertades se respetaban y donde la creatividad era un valor social. Frente a los comprometidos artistas soviéticos, que habían entendido el arte como una forma de lucha y de lanzar un mensaje a la población, los americanos habían comenzado una guerra fría cultural que discurría por los mercados del arte y de la literatura. Las guerras habían pasado a un segundo plano y había que centrarse en un debate ideológico e intelectual.  

Seguir leyendo »

Propósito de Año Nuevo

El optimismo es una actitud ante la vida. Podemos ver el vaso medio lleno o medio vacío. Siempre encontraremos motivos para pensar que estamos peor que hace años, pero permitir o no que la desesperanza nos invada es una cuestión muy personal. Y este es mi propósito de Año Nuevo: en un tiempo en el que la inestabilidad parece ser lo más estable, confío en la capacidad de los seres humanos para mejorar día a día, para construir entre todos una sociedad mejor, confiable y acogedora para todos. Algo que nadie podrá hacer por usted ni por mí. Es su responsabilidad y la mía. Actuar conforme a sus capacidades desde la coherencia.

Todas las personas tenemos talentos, capacidades. Algo en lo que somos especialmente buenos, o simplemente buenos. Descubrirlo es una tarea personal. Creer en nosotros mismos también. Poner nuestras capacidades al servicio de los demás es una opción personal, pero la única opción, cuando verdaderamente queremos que esto de la sociedad funcione. Es su parte, su papel, y cada veinticuatro horas hay múltiples oportunidades de tomar la iniciativa.

No culpemos al sistema. El sistema nos engulle, pero de usted y de mí depende hacerle la digestión ligera o pesada. Tenemos la confianza tocada y hundida, pero tragar demasiada porquería, tarde o temprano, produce lo que produce. Flatulencias. Y estas a quienes primero perturban es a nosotros mismos.

Seguir leyendo »

Verse

Ayer cayó en mis manos una cinta de esas antiguas de cuando uno era pequeño y recuerdo la primera vez que me vi en video. Lo escribí hace mucho, pero lo rescato parcialmente. Fue una experiencia extrañísima porque no fui consciente de muchas cosas. Lo más gracioso es que al enseñar el video me dijeron, se te veía muy feliz. Y mi respuesta fue: "Porque no era consciente de lo que me pasaba". Y eso es algo llamativo. Uno no es consciente de muchísimas cosas que pasa por alto porque no las siente en carne propia. Es decir, no es que no ocurran, pero uno no tiene conciencia de ser de tal o cual manera. Es como la frase tan conocida "La tontería se nota más para el resto que para uno mismo". Pues esto es algo así.

Y es que la percepción que uno tiene de uno mismo, muchas veces, no tiene nada que ver con la imagen que exportamos al mundo. Tampoco la imagen que el resto nos da sobre nosotros es totalmente cierta, juegan muchos factores ahí. Varias percepciones subjetivas funcionando a toda castaña para conformar una imagen de lo que llamamos la realidad. Pero eso es algo cuestionable. Porque muchas veces callamos, o no mostramos una parte de nosotros que creemos que nos puede venir mal en ese momento. Somos como la punta de un iceberg, sólo se ve una parte pequeña pero por dentro pasan muchas cosas que no se ven y sólo las sabe uno mismo.

Lo de analizar y tener empatía es algo que brilla por su ausencia, en lineas generales, en esta sociedad de hoy. Es verdad que hay casos en los que la humanidad te reconforta.

Seguir leyendo »

¡Oh, discapacidad!

Fotograma de 'El club de los poetas muertos'

¡Oh, discapacidad!, con este insólito apóstrofe les invito a empaparse de diferencia, de igualdad y diversidad a través de los versos de Javier Jordán. Este no es un libro de poemas escrito por una persona con discapacidad. Es la mirada de quien vive la discapacidad como testigo. De quien ha sabido ver más allá de la superficie, distinguiendo elementos poéticos en un ámbito usualmente alejado de lo lírico.

Javier Jordán estudió Psicología en los años noventa y, hasta entonces, su vida transcurrió en la aparente normalidad de esa superficie corriente donde habitamos. La discapacidad “le sobrevino” por motivos laborales. Profesionalmente, se dedica desde hace dos décadas a la orientación laboral en la Fundación ONCE. El poemario es el resultado de esas vivencias y aprendizajes junto a las personas con discapacidad con las que se relaciona a diario.

Su coqueteo con la poesía comenzó en la adolescencia. Conoció al poeta Walt Whitman gracias a la película ‘El club de los poetas muertos’, que le marcó profundamente por su mensaje vitalista y aquel famoso “carpe diem”. En su camino vital, también fue clave un amigo, un joven con enfermedad mental, poseedor de una extraordinaria biblioteca. Así pudo acceder a una enorme cantidad de libros y autores. Poetas como T. S. Eliot, Ungaretti, el ‘Poeta en Nueva York’, de Lorca, William Faulkner,  el ‘Oficio de tinieblas 5’, de Camilo José Cela… Lecturas que le marcaron, impulsándole a escribir, en un camino de aprendizaje y exploración que han cristalizado en ‘¡Oh, discapacidad!’ (Ediciones El Drago 2018).

Seguir leyendo »

Cuatro años

Horizonte

Hace cuatro años que empecé a escribir en este diario. Unos pocos años antes había dado mi primera charla discapacidad gracias a la oportunidad que Maite me brindó para hablar de mi experiencia. Ahora no entiendo mi vida sin ese componente de activismo en la discapacidad y es algo a lo que siempre estaré agradecido.

En estos años he aprendido muchísimas cosas: he aprendido a ver un enfoque social, a ver toda la costra de condescendencia que muchas veces nos envuelve y no nos deja progresar. He visto cómo la gente es poco solidaria con nosotros, he visto cómo las miradas de superioridad se nos clavan, pero también he visto cómo la gente se mueve para hacer de este un mundo mejor, de aportar ideas y soluciones, de saltarnos las barreras arquitectónicas y de ver enfoques políticos donde en principio no parecía haberlos.

Yo, como persona con discapacidad, he asumido una lucha que, por circunstancias de la vida, creía ajena a mí, pero estaba muy equivocado. Esta es una lucha que nos concierne a todos para hacer un mundo mejor.

Seguir leyendo »

La minoría más amplia del mundo

Un ejecutivo en silla de ruedas se dispone a subir a un coche

Veintiséis años han pasado desde que las Naciones Unidas declararon el 3 de diciembre como Día Internacional de la Discapacidad. Mirando atrás parecen muchos, pero apenas es una generación. Son un puñado de años de reivindicaciones, de luchas, lemas, buenos propósitos y algunos frutos. ¿Muchos, pocos, suficientes? Rotundamente no. Las personas con discapacidad aún tenemos que batallar a diario para cuestiones bastante básicas. Por un lado, transita la teoría y, por otro, la práctica. Se teoriza demasiado.

Avances en legislación. Si un alienígena aterrizara en cualquier país de los llamados desarrollados y solo tuviera acceso a nuestros marcos legislativos, se llevaría una idea equivocada de la realidad. 160 países suscribieron la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y la agenda 2030 no quiso dejar a nadie atrás, como sí ocurrió con los Objetivos del Milenio. Pasos relevantes, que aún planean en la esfera desiderativa más que en la concreta. Pero probablemente necesarios para combatir la ignorancia que aún se tiene acerca de la discapacidad.

Este 2018 el día se ha celebrado con el lema “Empoderar a las personas con discapacidad y garantizar su integración e igualdad” con el objetivo de asegurar un desarrollo sostenible, inclusivo e igualitario”. Casi “se me hace bola”.

Seguir leyendo »

Buenismo y cicatrices

Scar, personaje de "El rey león"

Leo con cierto estupor una noticia en The Guardian  en la que el instituto de cine británico de cine, BFI, se niega a producir o financiar películas donde los villanos tengan cicatrices en la cara porque consideran que contribuye a estigmatizar a las personas que las tienen.

Desde mi punto de vista esto es un tremendo error, porque hay otras muchísimas maneras de eliminar la estigmatización, por ejemplo, con la normalización. ¿Que los malos tienen cicatrices en la cara? Pues pongámosles cicatrices también a los buenos… ¿Por qué no?  

Seguir leyendo »

Seis puntos sobre Emma

Cartel de Seis puntos sobre Emma

En primer lugar pediros perdón por mi ausencia estos días, pero he estado malísimo y no he podido escribir como me gustaría.

En mi investigación sobre cine español y discapacidad me he encontrado con algunas películas muy interesantes, pero sobre todo una: Seis puntos sobre Emma. ¿Por qué me ha llamado tanto la atención? Pues porque es una de las pocas películas que he visto en los que la discapacidad se trata de una manera natural, sin condescendencia. 

Emma es una chica ciega cuyo objetivo es quedarse embarazada. Hace una vida normal y trabaja en el teléfono de la esperanza. Pertenece a un grupo de terapia de personas con discapacidad y ahí nos encontramos personas de todo tipo y condición. Personas con discapacidad sensorial, física, mental. Y todos sin mayor síntoma de condescendencia… La mayoría del grupo eran mujeres aunque había algún chico. Una chica sorda, otras dos en silla de ruedas, Emma que es ciega y un chico que tiene una discapacidad mental. 

Seguir leyendo »

La 'Divertad' de Javier Romañach

Imagen de las piernas de una persona en silla de ruedas y de otra de pie

Combativo, activo, libre. Son los tres adjetivos con los que quiero recordar a Javier Romañach, ingeniero informático y activista civil por los derechos de las personas con diversidad funcional. Javier se fue el pasado 13 de noviembre, dejando un importante legado de vida. De una vida que reivindicaba independiente y por la que luchó desde que se convirtió en una persona tetrapléjica a raíz de un accidente de tráfico, que le produjo una lesión medular cervical permanente.   

En 2001 impulsó el Movimiento de Vida Independiente y Divertad en España junto a Manuel Lobato y Juan Antonio Rodríguez Lorenzo. Un movimiento surgido en 1972 en Estados Unidos y muy arraigado en Europa en la actualidad. Nació como un foro de reflexión filosófica y de lucha por los derechos de las personas con diversidad funcional. Un foro sin jerarquías, donde se debaten ideas, se investigan y se generan documentación y artículos tratando de influir en el ámbito político y social con sus campañas y acciones.

Javier redefinió el concepto de la discapacidad. Esta palabra pone el foco en lo que la persona no puede hacer, y lo llevó a la funcionalidad, naciendo el término ‘diversidad funcional’: la de las personas que, para desempeñarse en la vida, funcionan de manera distinta a la media de la población: unos desplazándose en silla de ruedas, otros guiándose por el tacto de un bastón, otros empleando Lengua de Signos, etc.

Seguir leyendo »