La portada de mañana
Acceder
Las universidades que incumplan unos mínimos perderán su categoría
Así beneficia a los más ricos la política fiscal de Ayuso
Opinión - La ropa tendida de Rufián, por Neus Tomàs

Twitter intenta evitar la maldición de Facebook con su salto a bolsa "secreto"

Oficinas de Twitter

El pajarito azul quiere volar. Twitter anunció ayer en 140 caracteres que va a saltar a bolsa. El resto, por ahora, es desconocido. Porque la compañía se ha acogido a un nuevo derecho de guardar en secreto sus datos hasta 21 días antes de su salida a bolsa. La empresa rechaza hacer el striptease acostumbrado antes de comenzar a cotizar para evitar el fiasco que protagonizó Facebook en su estreno bursátil.

El lobby de Silicon Valley convenció a Barack Obama de que la necesidad de desnudar sus cuentas antes de salir a cotizar disuadía a las empresas del sector a dar el paso a cotizar. Lo normal es que las empresas que quieren salir a una oferta pública se dejen revisar de arriba a abajo por los potenciales inversores. La gracia está en que el que se decida a comprar no se encuentre después con un susto financiero.

Obama introdujo una enmienda en su famosa "Jobs Act", una ley transversal que ataca varios sectores para intentar crear empleo en EEUU, para que las compañías que ingresan menos de 1.000 millones de dólares al año puedan dar el paso a salir a bolsa sin tener que dar explicaciones hasta tres semanas antes de su estreno. Con esta solución, los inversores alimentan sus ganas de invertir en la tecnológica, y la inercia del calentón tiene compliado enfriarse a tres semanas vista de la salida a bolsa.

La salida a bolsa de Facebook fue una de las más esperadas en el mundo bursátil, con una cifra récord de salida de 16.000 millones de dólares, en mayo del año pasado. Sin embargo, la acción se desinfló al poco de salir, y ha tardado un año en recuperar su precio de salida. Con todo, la acción está viviendo ahora sus mejores momentos y ha ya doblado el precio de la Oferta Pública de Venta (OPC). Anoche cerró a 44,75 dólares. En tres meses, la acción de Facebook se ha disparado en un 88%.

Twitter quiere sin duda agarrarse a esta estela de subidas en las compañías de la social media, pero sin pasar por la lupa de los inversores que puede chafar su puesta de largo en los mercados. El ambiente, más allá de Facebook, es de lo más propicio. Lo que parecían otros bluf, Groupon y Zynga, también han remontado el vuelvo en el último trimestre. Groupon ha subido casi un 70%, y Zynga un modesto 7,1%.

El listo de la clase de los socialmedia cotizados siempre ha sido Linkedin. La red profesional, que salió a bolsa en 2011, siempre ha dado alegrías bursátiles y casi sixtuplica su precio de salida. Su valor ya supera los 250 dólares por título... acercándose a cifras récord por acción que lideran Apple o Google.

Hasta que la empresa no se anime a dar más datos financieros es casi imposible saber cuál será su valoración de cara a la salida. Antes del verano se especulaba con unos 12.000 millones de dólares, pero tras el calentón veraniego ya se baraja con que la cifra pueda llegar a los 20.000 millones de dólares.

El banco encargado de la colocación entre inversores de las acciones es Goldman Sachs, según anunció Bloomberg anoche, pero tampoco este dato es definitivo. Horas después de que saltara la noticia, los inversores (y frikis de bolsa), bromeaban con el posible ticker que se le daría a la acción (la siglas que identifican a la compañía para invertir en los sistemas de bolsa). "Puede ser CXL, la cifra de 140 en números romanos", bromeaba un periodista financiero.

Etiquetas
Publicado el
13 de septiembre de 2013 - 12:57 h

Descubre nuestras apps

stats