eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Cuando el pacto deviene en blindaje

El acuerdo entre PSOE y Ciudadanos sirve de blindaje al partido socialista para bloquear toda posible deriva a un pacto por la izquierda que, por fuerza en tal caso, habría de contar con Podemos

28 Comentarios

El pacto del PSOE con Ciudadanos reviste especiales características que, poco a poco, se van revelando a medida que pasa a cumplir nuevas funciones. El texto de un acuerdo tan prolijo y tan detalladamente elaborado, en cuya redacción los dos partidos, según confiesan los equipos negociadores, se emplearon a conciencia -¡quién lo diría mientras aún se confiaba en que fuera verosímil la posibilidad de un pacto por la izquierda!- no se limita a ser el objeto de consenso entre dos partidos que pactan apoyar al candidato socialista a la presidencia del gobierno, sino que dicho acuerdo desempeña otras funciones antes no explicitadas, una vez pasado el capítulo de una investidura que se pronosticó imposible a la vista de las circunstancias concurrentes. Entre esas funciones hay una que destaca sobremanera en la nueva fase política, la que ha quedado abierta hasta el próximo 2 de mayo como fecha límite para convocar nuevas elecciones si entretanto no hay otra propuesta de investidura que pudiera resultar exitosa, y esa función no es otra que la de servir de blindaje al mismo PSOE -autoblindaje, podemos decir- para bloquear toda posible deriva a un pacto por la izquierda que, por fuerza en tal caso, habría de contar con Podemos.

A sangre y fuego, como se diría en épocas de cultura épica y mentalidad heroica, fue rubricado el pacto que Pedro Sánchez, como Secretario General del PSOE, y Albert Rivera, como líder de Ciudadanos, firmaron en el Congreso de los Diputados con sobredosis de ritual. Muchos pudieron pensar que la ceremonia era de una ostentación excesiva, mas eso era plausible como apreciación crítica si sólo se tenían en cuenta las inmediatas sesiones de investidura. Si, por el contrario, se constata ahora que el pacto había de tener un más largo recorrido por caminos otrora inescrutables, entonces se entiende mejor la sobreactuación en la sala Constitucional del Congreso. Se estaba firmando una estrecha alianza para acometer sin fisuras la procelosa etapa que habría de venir. Ello exigía que el pacto, por más que contuviera elementos de factura neoliberal -además del espinoso tema de la supresión de las diputaciones provinciales-, muy hábilmente introducidos por Ciudadanos en el documento que el PSOE también asumiría como propio, quedara sellado para el futuro inminente como documento inamovible. No se iba a decir a los interlocutores de izquierda que no había nada que hablar, pues eso sería más que incorrecto, pero sí parece que estaba previsto que el pacto firmado operara como dique compacto para frenar todo deslizamiento hacia la izquierda, salvo la hipótesis de que desde esa izquierda plural alguien lo acepte, con algún añadido para dar cobertura a la correspondiente abstención.

Ahora se puede entender que el pacto en cuestión se ofreciera en bloque a Podemos, Compromís e IU, en una especie de oferta de todo o nada, amparada en que el acuerdo puede enriquecerse, mas no modificarse en nada sustancial -según parece, ni siquiera en la ya mencionada controvertida cuestión de las diputaciones, por más que muchas voces oficiales del PSOE montaran en cólera por el asunto-. Fraguado con la derecha -nunca se ha dejado de reconocer que Ciudadanos es derecha-, el pacto se presenta, antes y después, a una izquierda que para nada ha participado en su gestación, por lo que no cabe esperar que sin más lo acepte. El pétreo dique funciona: no hay acercamiento en serio a una izquierda a la que por otra parte se le acusa de mantener a Rajoy en el gobierno por coincidir con el PP al votar "no" a la investidura de Pedro Sánchez como presidente del gobierno. La acusación en este sentido, no por mucho enunciarse gana más credibilidad, y en todo caso se mueve en un nivel de análisis político que se sitúa bajo mínimos, redundando en considerar al mismo parlamento como mero lugar de sumas y restas de votos como si fueran productos mecánicos sin significado político. Ni siquiera declarado eso en relación a Podemos, tal cual insistentemente se dice para supuestamente poner a ese partido contra las cuerdas de la contradicción que se le achaca, gana fuerza como argumento serio.  Lo sabe la misma ciudadanía, la cual, por otra parte, puede sentirse más que incómoda con gestos y palabras de Pablo Iglesias dentro y fuera del hemiciclo que, amén de ser innecesarios para reforzar las posiciones políticas de Podemos, las opacan con el desplazamiento a delicadas cuestiones que no merecen ser tratadas con insidiosas alusiones a la "cal viva" que en su día fue arrojada sobre los cadáveres de presuntos etarras que fueron asesinados contra todos los principios que deben imperar en un Estado democrático de derecho. Desafortunadas alusiones de Pedro Sánchez a las opiniones vertidas por Iglesias con motivo de la salida de prisión del dirigente abertzale Otegi no justificaban traer a colación una impertinente asociación de ideas entre la figura del presidente González y los GAL y sus prácticas, calificadas como de "terrorismo de Estado". Todo ello tensó el debate de la manera más perjudicial de cara a retomar conversaciones en verdad encaminadas a procurar el pacto de izquierda por el que muchos hemos abogado.

Si es cierto que las sobreactuaciones de Podemos han dado motivos a que desde el campo socialista se interpreten como señales de que no había voluntad de pactar con el PSOE, sorprende por otra parte que actuaciones de Rivera desde Ciudadanos no hagan mella en la credibilidad que se le otorga. El líder del partido naranja no se ahorró decir, recién consagrado el acuerdo al estampar su firma junto con la del candidato socialista, que en verdad le da igual un gobierno del PSOE que del PP, como no se anduvo por las ramas para negar que en lo suscrito se incluyera derogar la reforma laboral vigente. Pero, con el paso de los días, asistimos estupefactos a cómo Rivera le dice en la cara a Sánchez que el acuerdo está vigente, pero no su condición de candidato a la presidencia del gobierno, al no haber ya encomienda del Rey para investidura alguna. Podríamos mencionar otros desagradables desplantes y otras malévolas correcciones a la literalidad del acuerdo que una y otra vez se lanzan desde Ciudadanos, pero todo parece reducirse en este caso a sapos que tragar para mantener un pacto que ha de seguir operando como dique de hormigón resistente a todo intento de ser horadado desde la izquierda. Cabe pensar que el diseño de su compacta construcción arrancó de aquel Comité Federal del PSOE en el que se le pusieron a su Secretario General tales condiciones para pactar con Podemos que eran en verdad condiciones de imposibilidad respecto a cualquier intento en esa dirección. De nada sirvió recordar, como algunos seguimos haciendo, que no es cierto que Podemos sostenga planteamientos independentistas por más que propugne un referéndum para Cataluña. Sobre cuestión tan crucial todo dice que puede hablarse, pero no parece que haya voluntad política para ello. A contrario, sí se ha dejado atrás en el acuerdo con Ciudadanos el propugnar en serio la reforma federal del Estado que el PSOE venía proponiendo con notable énfasis.

No hace falta que desde la dirección socialista se abunde en que las actuaciones en curso quedan circunscritas a lo que la militancia respaldó con su abrumadora respuesta afirmativa a la pregunta que se le hizo sobre política de pactos. Los hechos muestran que, como argumentamos los que dijimos "no", la pregunta, con su imprecisión y ambigüedad, se prestaba a una respuesta que sirviera para cualquier cosa. Si hoy desde el PSOE seguimos abogando por un pacto de izquierda, abierto a formaciones como el PNV -y así las cuentas pueden salir-, es por considerar, desde el respeto al resultado de la consulta aludida, que el papel que se le está haciendo jugar al pacto con Ciudadanos quedó turbiamente escondido en la pregunta que se formuló, máxime si a la postre resultara una sofisticada cobertura para derivar hacia un pacto por la derecha que terminara en alguna variante light de la llamada "gran coalición". Como queremos seguir pensando que no nos veremos en tal tesitura, tan negativa para el futuro del proyecto socialista como para el porvenir de España, por eso manifestamos nuestras reservas críticas ante lo que vemos y oímos. Por la derecha no fragua la alternativa necesaria.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha