eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Las niñas que desafiaron al ISIS en plena guerra de Siria

La guerra en Siria cumple 8 años de violencia e injusticia continuadas.

Roula tiene 16 años y ha vivido la mitad de su vida en guerra. Nació en Yarmouk, un campamento de refugiados de Palestina a las afueras de Damasco que está prácticamente destruido.

Más de 438.000 personas refugiadas de Palestina permanecen en Siria y muchas otras han sido obligados a desplazarse a países vecinos como Jordania y Líbano.

Roula, de 16 años, ideó una técnica junto a sus compañera para continuar con sus estudios a pesar de la ocupación del ISIS.

Roula, de 16 años, ideó una técnica junto a sus compañera para continuar con sus estudios a pesar de la ocupación del ISIS. UNRWA / Siria

Roula tiene 16 años y ha vivido la mitad de su vida en guerra. Es de Yarmouk, un campamento de refugiados de Palestina a las afueras de Damasco, que ahora está casi totalmente destruido. Yarmouk era el centro de la comunidad refugiada de Palestina en el país, una de las comunidades más afectadas por este conflicto devastador que hoy cumple ocho años.

Cuando Roula estudiaba para sus exámenes de noveno grado, su campamento se convirtió en el escenario de intensos combates que destruyeron su hogar. A pesar de ello, Roula siguió estudiando. Poco después, en 2014, el campamento cayó en manos del Estado Islámico (ISIS) que impuso un férreo control sobre la educación, sobre todo para las niñas, y prohibió los libros, llegando a decapitar a los profesores que se negaban a obedecer. Junto a un grupo de amigas de la escuela, Roula utilizó su teléfono móvil para desafiar al ISIS.

Cuando la escuela de UNRWA a la que asistía Roula fue destruida en 2013, y el resto de escuelas públicas cerraron tras la llegada de ISIS, la única opción para Roula y el resto de estudiantes era un peligroso trayecto de media hora caminando hasta llegar a la escuela alternativa que UNRWA abrió en Yalda. Para llegar, tenían que atravesar el llamado "checkpoint de la muerte", un peligroso puesto de control establecido por el ISIS.  "En siete u ocho ocasiones nos vimos obligados a ver decapitaciones cuando íbamos a la escuela por la mañana. Cuando regresábamos por la tarde, los cuerpos sin cabeza colgaban de las cruces en el puesto de control", dice Roula. "Todavía tengo pesadillas."

En el puesto de control, Roula y sus amigas escondían sus libros de texto debajo las largas túnicas negras que les obligaban a usar. "Hacíamos como si fuéramos de compras", dice Fátima, de 14 años. No siempre les permitían pasar, así que idearon un sistema. "La persona que llegaba a la escuela tomaba fotos de lo que aprendíamos; fotos de la pizarra y libros", dice Fátima. "Y luego compartiríamos estas fotos a través de Whatsapp".

Sin embargo, incluso conseguir cobertura de teléfono móvil era peligroso. "Teníamos que subirnos a los tejados de nuestras casas", explica Fátima. "Había bombardeos y francotiradores disparándonos. Temblaba de miedo cuando enviaba fotos de esas páginas a una veintena de mis amigas".

Después de recibir las fotos, las niñas memorizaban o copiaban la información, y borraban las imágenes de sus teléfonos; ISIS a menudo registraba los teléfonos móviles en los puestos de control. "Una vez, encontraron una foto de un libro de texto en mi teléfono. Me enviaron a la cárcel cuatro días y a mi padre cinco", dice Roula.

En abril, los combates en Yarmouk se intensificaron tanto que las niñas y sus familias huyeron a Yalda junto con cientos de palestinos. "Mi casa está completamente destruida", dice Roula, mientras saca el teléfono que era su salvavidas y su herramienta de estudio. En ella, nos muestra imágenes de la pila gris de escombros que solía llamar hogar.

UNRWA ayudó a las niñas a salir de Yalda para poder presentarse a los exámenes nacionales en Damasco. A pesar de las amenazas, los bombardeos, el desplazamiento y los riesgos que enfrentaba, Roula aprobó. En toda Siria, el 81,7% de nuestros alumnos y alumnas aprobaron sus exámenes de noveno grado. 

Cuando se les pregunta por el futuro, Roula y sus amigas responden al unísono: "Queremos ir a la universidad". Puede que el Estado Islámico les quitara sus escuelas pero no su su deseo de aprender.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha