La portada de mañana
Acceder
Solo tres zonas de Madrid están por debajo del nivel de contagios "preocupante"
El monopolio del PP en el Supremo: 25 años de bloqueos
Opinión - Matar al virus a banderazos, por Esther Palomera

Sobre este blog

UNRWA es la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina en Oriente Medio. Desde hace 68 años trabajamos para proporcionar asistencia, protección y defensa a más de 5 millones de refugiados y refugiadas de Palestina, que representan más de la quinta parte de los refugiados del mundo y que actualmente viven en campamentos de refugiados en Jordania, Líbano, Siria y el territorio Palestino ocupado (la franja de Gaza y Cisjordania), a la espera de una solución pacífica y duradera a su difícil situación.

La vida beduina bajo el bloqueo israelí

Abded y Yehya junto a su rebaño de ovejas.

Haneen Harara

Abed tiene 30 años y es refugiado beduino de Palestina en Gaza de la tribu Hanajra. Si le preguntas sobre su día a día, te contará de sus ovejas y cabras que pastorea a las orillas del desierto, de sus casas (jaimas) con telas fabricadas con cabello de animal o de su sensación de libertad como nómada que disipa la sensación de estar viviendo en una cárcel a cielo abierto. También te contará de las industrias caseras que sacan adelante con esfuerzo, como la del queso puro, el café negro, el hilo de lana o las artesanías simples que decoran los cuerpos de las mujeres, como los tatuajes de Henna o los ropajes de las niñas con hermosos bordados tradicionales. La vida es completamente diferente a la que se vive en la ciudad de Gaza.

"Todas las mañanas temprano vamos a la zona este de Khan Younis a pastar nuestro ganado para alimentarnos, incluso a pesar del peligro israelí. No tenemos otra opción porque esta es la naturaleza de nuestras vidas como beduinos. Mantenemos a nuestras familias a través de esto”, cuenta Abed.

Los beduinos son un pueblo nómada, tal y como lo dice la propia palabra que los define (proviene del árabe “bedaui o badawi” y significa “morador del desierto”). Se parecen entre ellos por el color de la piel y la identidad tribal, no tienen una patria definida y son identificados por los nombres de sus tribus, cada una dirigida por un "un viejo sabio" que resuelve las disputas y también brinda el asesoramiento a la comunidad. Los beduinos son leales al clan y a la tribu porque su comunidad está organizada en torno a grupos familiares, y esa es la razón por la que siempre están juntos.

"Aunque todos somos diferentes, también somos únicos y tenemos historias de las que podemos estar orgullosos y que queremos mantener", señala feliz Abed. El honor, el valor y la elocuencia les sirvió para preservar la “memoria colectiva” de una comunidad que se autogestiona, pero siempre está en riesgo de ser forzosamente desplazada.

Antes de la Nakba, los beduinos se desplazaban con libertad por todo el territorio, donde establecían temporalmente sus casas y los rebaños de ovejas, cabras o camellos y cultivaban pequeñas parcelas para el consumo familiar. La historia de este pueblo en Gaza está muy ligada a la de los refugiados y refugiadas de Palestina porque también sufren el zarpazo de 12 años de bloqueo.

No es fácil salir de Gaza, por lo que la libertad nómada se ha convertido en una ilusión. Yehya Ermahi tiene 30 años, al igual que Abed, y también es un beduino refugiado de Palestina. Sus orígenes están en Beerseba, pero vive al este de Khan Younis, en un área muy marginada con difícil acceso y movimiento. A Yehya le cuesta mucho trabajo asegurarse los suministros básicos que sostienen la vida como el agua y la electricidad.

"Gaza se enfrenta a una situación difícil que se refleja en nuestro trabajo en el pastoreo. Tenemos muchos riesgos mientras trabajamos, por lo que preferimos vivir sin política para evitar cualquier problema que pueda reflejarse en nuestras familias”, dice Yahya.

Pastar alrededor del perímetro de Gaza, cerca de la Zona de Exclusión impuesta por Israel desde 2005, supone un peligro para los beduinos refugiados de Palestina en la Franja. Incluso, con el simple acercamiento a la zona, se exponen a disparos de munición real o controles militares.

La vida para Abed y Yehya ha cambiado mucho como beduinos refugiados desde hace una década, pero no están dispuestos a perder ni su dialecto, ni sus hábitos y ni sus tradiciones. Son un estilo de vida que defenderán siempre a pesar del bloqueo y las dificultades.

Puedes ayudar a miles de refugiados y refugiadas de Palestina en Gaza pinchando aquí.

Sobre este blog

UNRWA es la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina en Oriente Medio. Desde hace 68 años trabajamos para proporcionar asistencia, protección y defensa a más de 5 millones de refugiados y refugiadas de Palestina, que representan más de la quinta parte de los refugiados del mundo y que actualmente viven en campamentos de refugiados en Jordania, Líbano, Siria y el territorio Palestino ocupado (la franja de Gaza y Cisjordania), a la espera de una solución pacífica y duradera a su difícil situación.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
6 de noviembre de 2019 - 11:22 h

Descubre nuestras apps

stats