Trilho dos Pescadores, Portugal a pie de costa

Trilho dos Pescadores, o Sendero de los Pescadores, en Portugal.

El Trilho dos Pescadores, o Sendero de los Pescadores, puede convertirse en un pequeño regalo para los amantes de la naturaleza, el mar y el senderismo. A lo largo de más de 200 km esta ruta atraviesa el Parque Natural del Sudoeste Alentejano y Costa Vicentina, en el extremo suroeste de Portugal, para dejar ante nosotros algunos de los paisajes costeros más bellos del país luso. 

El Trilho dos Pescadores nos va a llevar siempre junto al océano Atlántico, siguiendo los caminos que utilizan los lugareños para acceder a los caladeros y los accesos más escondidos. Los acantilados, las dunas, las playas y los pueblos pesqueros irán dibujando el paisaje a nuestro paso, rodeados por una naturaleza salvaje, de vegetación endémica y un buen número de aves migratorias que nos acompañarán todo el camino. Como parte de la afamada Rota Vicentina, el Trilho dos Pescadores es una alternativa totalmente costera ideal para quienes gusten de sentir el viento marino y sus aromas desde un lugar de excepción, mientras disfrutan de unos días de desconexión.

El Trilho dos Pescadores bajo la lupa

Poder recorrer el Sendero de los Pescadores es un pequeño lujo que nos ofrece la naturaleza. Eso sí, es un camino para hacer caminando, los vehículos tienen prohibida su entrada y la práctica del trail running tampoco es compatible con los cuidados que requiere su ecosistema. No hay que olvidar que estamos en un espacio protegido y que vamos a atravesar un hábitat muy frágil, por lo que conviene no perturbar el entorno y no dejar nada más que nuestras huellas. Solo los senderistas respetuosos son bienvenidos. Y para que tu ruta sea más fácil todo el sendero está perfectamente señalado en ambos sentidos, por lo que no hay pérdida posible. 

Seamos sinceros: el Trilho dos Pescadores no es un sendero para personas en baja forma física. Su grado de dificultad es algo exigente pues, aunque no haya grandes desniveles al ir siguiendo la costa, entre el 60 y el 70% del recorrido transcurre por pistas arenosas y dunas, por lo que es recomendable tener cierta preparación física. Andar tantos kilómetros sobre la arena puede resultar agotador si no tenemos un mínimo de fondo. Además, dada la naturaleza del terreno el trayecto no es recomendable para personas con vértigo o miedo a las alturas pues algunos acantilados pueden llegar a impresionar. 

A lo largo de todo el sendero encontraremos alojamientos, restaurantes y diferentes actividades, pero recordemos que la acampada libre está prohibida. Las etapas están repartidas de tal forma que siempre tendremos una pequeña población en nuestro lugar de descanso para recuperar fuerzas antes de retomar el camino a la mañana siguiente.

El Trilho dos Pescadores, etapa por etapa

El Sendero de los Pescadores tiene en total 226,5 kilómetros y está dividido en 13 etapas de diferente longitud, pudiendo variar entre los 10 y los 22 km. Puedes hacerlo de punta a punta o empezar donde prefieras y recorrer solo algún tramo, ya que aquí no hay ni principio ni final, tus pies y tú sois los que decidiréis. Comenzando en el norte y poniendo rumbo sur siguiendo el Atlántico a lo largo del Parque Natural del Suroeste Alentejano y Costa Vicentina, estas son las etapas que podemos hacer. Y recuerda, para más detalles siempre puedes consultar la web de Rota Vicentina.

  • De S. Torpes a Porto Covo

10 km. Nos adentramos en el Parque Natural y comenzamos a seguir la costa. En este tramo podremos ver cómo se curan el pulpo y la morena al sol, un método tradicional de conservación de los alimentos del mar.

  • De Porto Covo a Vila Nova de Milfontes

20 km. Aquí caminarás por las extensas arenas de las playas de Ilha do Pessegueiro, Aivados y Malhão, pero se puede volver agotador. Entre marzo y junio las dunas se llenan de flores. 

  • De Vila Nova de Milfontes a Almograve

15,5 km. Merece la pena disfrutar de Vila Nova de Milfontes y el río Mira, que desemboca aquí y crea marismas en sus curvas parcialmente sumergidas y cubiertas de juncos. De marzo a octubre se puede observar el vuelo de los vencejos.

  • De Almograve a Zambujeira do Mar

22 km. Una ruta de acantilados donde anidan más de 20 especies de aves. Atravesaremos dunas rojizas, nos embriagará el aroma de los pinares y contemplaremos pequeños puertos de pesca artesanales.

  • De Zambujeira do Mar a Odeceixe

18,5 km. Un tramo en el que aprender de geología y la antigüedad de las rocas. Pasaremos por las playas de Alteirinhos, Carvalhal, Machados y Amália, para finalmente asomarnos a la majestuosa Ponta em Branco y desde allí contemplar una de las vistas más impresionantes de la ruta: la playa de Odeceixe.

  • De Odeceixe a Aljezur

22,5 km. Nos alejaremos un poco de la costa conforme pasen los kilómetros y atravesaremos pequeños bosques de pinos, eucaliptos y alcornoques, así como campos agrícolas y humedales en los que entretenernos buscando avifauna. 

  • De Aljezur a Arrifana

17,5 km. Este tramo está lleno de historia, se nos habla de la conquista árabe de Portugal y tampoco faltan las leyendas. Pasaremos por la playa de Monte Clérigo y la mítica Ponta da Atalaia. De hecho esta ruta pasa por el Ribat da Arrifana, un convento fortaleza islámico ocupado por monjes guerreros en el siglo XII. 

  • De Arrifana a Carrapateira

20 km. En este tramo vamos a ver acantilados que alcanzan los 100 metros de altura. Es un buen lugar para apreciar cómo los pequeños puertos pesqueros que operan desde la antigüedad buscan los lugares más protegidos de la costa resguardados de los vientos del norte y noroeste. 

  • De Carrapateira a Vila do Bispo

16 km. Algunas de las mejores vistas del Sendero de los Pescadores las tendremos en esta etapa, con increíbles formaciones rocosas y playas como Amado, Murração y Manteiga que son auténticas joyas de la naturaleza. 

  • De Vila do Bispo a Sagres

20,5 km. Un tramo que nos acerca a la cultura, la geología y la biodiversidad de este extremo suroeste de Europa. Bordearemos la costa hasta llegar al Cabo de San Vicente y continuaremos por la línea rocosa pegada al mar hasta llegar a Sangres, un excelente lugar para la observación de aves migratorias. 

  • De Sagres a Salema

19,5 km. Es la etapa más dura del Sendero de los Pescadores pues sus desniveles son constantes, pero las panorámicas que dejan sus acantilados calcáreos compensan todo el esfuerzo. Paremos por las hermosas playas de Martinhal, Barranco, Ingrina, Zavial, Furnas, Figueira y, finalmente, Salema.

  • De Salema a Luz

12 km. Esta es la última etapa antes de salir del Parque Natural y es buen lugar para contar con unos prismáticos si queremos disfrutar de las aves que encontraremos en nuestro camino. En este tramo oiremos historias de piratas y corsarios del siglo XVII.

  • De Luz a Lagos

11 km. Si empezamos en el norte y realizamos la ruta completa, nuestro viaje terminará en Lagos. Un lugar que, antes de recibir turistas, fue un importante puerto durante la época de los descubrimientos tal y como nos recuerda el Forte da Ponta da Bandeira. Los últimos acantilados que encontramos entre Praia da Luz y Ponta da Piedade serán los encargados de poner punto y final a esta singular caminata por algunos de los paisajes más bellos de Portugal.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats