eldiario.es

9

Y que la derecha diga misa

La voz de los nacionalismos y regionalismos, que sostienen millones de españoles, tiene que ser tenida en cuenta a la hora de decidir la política general

Todo indica que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias no han hecho concesión alguna a ERC que suponga una traición a España. Y la derecha lo sabe perfectamente. ¿Por qué entonces eleva cada día el tono de sus denuestos?

Cataluña va a seguir siendo el argumento principal de su ofensiva. Pero que ladren. No puede hacer mucho más, por muy poderosa que sea su escuadra mediática

44 Comentarios

El PSOE y ERC constatan "avances en la definición de instrumentos para encauzar el conflicto"

El PSOE y ERC constatan "avances en la definición de instrumentos para encauzar el conflicto"

El gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos es la novedad política más importante de los últimos diez años. Está a punto de confirmarse. Y, sin embargo, el hecho no suscita mayores emociones en la opinión pública. Por culpa de las fiestas y de las vacaciones, sin duda. Pero también porque los medios de comunicación y la derecha llevan tanto tiempo vertiendo tal cantidad de insidias sobre esa iniciativa que mucha gente no termina de creerse que vaya a ser posible. Y otra mucha teme que pueda conducir a una catástrofe. Vencer esas corrientes va a ser una de las tareas prioritarias del nuevo Ejecutivo.

Porque ese gobierno no solo es posible, sino que es el único que responde a la lógica de las cosas. Por poco que se reflexione sobre la cuestión, dos cosas resultan efectivamente obvias. Una, que este país no puede seguir por la senda del centralismo cerril abierta por Mariano Rajoy y los suyos, y que la voz de los nacionalismos y regionalismos, que sostienen millones de españoles, tiene que ser tenida en cuenta a la hora de decidir la política general. Dos, que el enfrentamiento sin cuartel entre el PSOE y Unidas Podemos, entre las dos izquierdas, hace tiempo que ha dejado de tener sentido.

El martes que viene ambos obstáculos empezarán a quedar superados. Al menos durante la etapa que ahora comienza. Sin grandes alharacas, de una manera bastante normal. Convirtiendo en acción política lo que es de sentido común.

Que Pablo Iglesias y Pedro Sánchez se hayan entendido puede parecer extraordinario en vista de los antecedentes. Pero no lo es si se va al fondo de las cosas. Porque las elecciones del 10 de noviembre confirmaron algo que durante años ninguno de esos dos dirigentes parecía aceptar. Esto es, que ni el PSOE podía borrar del mapa al partido de Iglesias, ni este podía erosionar más a los socialistas. Ambos llevaban años actuando según esa lógica destructiva. Pero de un día para otro comprendieron que por ahí no iban a parte alguna. Que no tenían más remedio que congeniar. Y que si no lo hacían podían abrir la puerta del poder a una derecha brutal, por vía de unas terceras elecciones.

El paso siguiente, el diálogo con los nacionalistas, particularmente con el catalán, no solo venía impuesto por la necesidad de contar con ellos para la investidura, sino porque el necesario cambio de rumbo en la política española que ese gobierno tendría que propiciar pasaba por enfocar la cuestión de una manera sustancialmente opuesta de la que la derecha había venido imponiendo. Por sentido común y porque no hacerlo podía llevar a España a la catástrofe.

¿O es que alguien mínimamente cabal y no fanatizado piensa que el independentismo catalán va a dejar de ser una amenaza para la estabilidad del Estado aplicando medidas cada vez más represivas contra el mismo? Las muchas conversaciones que exponentes del PSOE llevan manteniendo desde hace semanas con dirigentes de Esquerra confirman que Pedro Sánchez ha comprendido finalmente que tiene que emprender otra vía. Para ello seguramente ha tenido que vencer resistencias muy serias en el interior de su partido y entre los poderes fácticos que cualquier gobernante tiene que tener en cuenta. O que, sin doblegarlas del todo, ha decidido ignorarlas o hacer como si no existieran. Pablo Iglesias tenía bastante claro hace tiempo que ese paso era necesario.

Y por lo que se sabe no es inasumible el precio del entendimiento con Esquerra Republicana. Que cuando se celebren las elecciones catalanas puede terminar siendo aceptado, en todo o en parte, también por el otro sector del independentismo.

Aceptar una mesa de diálogo sobre todas las cuestiones pendientes, abrir paso a una consulta, no vinculante, sobre los acuerdos que mediante ese diálogo se puedan alcanzar, ¿son aberraciones, es abrir el cajón de los truenos o es simplemente aplicar la lógica a la política?

La vía alternativa, la de Rajoy y de Pablo Casado, nunca tuvo sentido. Pero en los últimos tiempos la había perdido por completo. No sólo porque la represión no había reducido el apoyo electoral al independentismo y el rechazo de la mayoría de los catalanes a la acción de los tribunales, sino porque esa vía se había agotado políticamente, no podía avanzar más, había consumido su arsenal autoritario.

Ahora se trata de desandar el camino. De volver al tiempo político previo al de la puesta en cuestión del estatuto de autonomía, al del diálogo para avanzar sobre esa base. Siempre que el independentismo rechace cualquier vía unilateral. Que fue un error político grave, sí. Pero que, en parte, y no pequeña, también fue fruto de la brutal acción del centralismo del PP en Cataluña.

Todo indica que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias no han hecho concesión alguna a ERC que suponga una traición a España. Y la derecha lo sabe perfectamente. ¿Por qué entonces eleva cada día el tono de sus denuestos? Porque empieza a temer que si la vía del diálogo empieza a dar frutos, toda la actuación de Rajoy empiece a sonar a sinsentido para buena parte de la opinión pública. Es decir que su principal activo movilizador, el rechazo de la mayoría de los españoles a lo catalán, empiece a perder fuerza. Y más a medida que los tribunales europeos sigan dando palos a la sentencia del "procés". ¿Hasta anularla como dice Pérez Royo?

Y porque lo que de verdad espanta a la derecha y a los sectores sociales que con ella se identifican, y que no solo es el de los más ricos, es la presencia de Unidas Podemos en el gobierno. Por principio, porque son así de carcas y el anticomunismo sigue siendo su bandera más querida. Pero también porque temen que UP imponga a Sánchez una política muy de izquierdas. Y mucha gente de las clases medias y altas que no se han dejado de enriquecer durante los años de crisis, más o menos según los casos, están horrorizadas por la posibilidad de que eso ocurra.

Pero al PP no le interesa que eso salga a la luz. Porque sus recelos no serían muy populares en un país en el que la mayoría está justita o no llega. Y porque eso le obligaría a debatir públicamente la realidad del programa del gobierno de coalición en materia económica y social. Y de ese debate terminaría evidenciándose que el citado programa es altamente moderado, que no va a romper nada ni en materia fiscal, ni salarial, ni de gasto social. Y que Unidas Podemos ha rebajado extraordinariamente sus planteamientos de hace un año o dos en esas materias.

Cataluña, por tanto, va a seguir siendo el argumento principal de su ofensiva. Pero que ladren. No puede hacer mucho más, por muy poderosa que sea su escuadra mediática. Porque si el gobierno de coalición no mete demasiado la pata, no hay elecciones hasta dentro de cuatro años.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha