eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

El camino de vuelta de las hermandades rocieras se inicia con 13 caballos y mulas muertas

Siete personas han sido imputadas por el fallecimiento de una mula y heridas graves a dos debido a las condiciones en las que encontraban en la aldea

La asociación 'El refugio Del Burrito', que ha atendido varios casos este año, lamenta las condiciones en las que trabajan algunos animales con hasta 25 años 

40 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Veterinarios atienden a una mula el pasado domingo en El Rocío, que finalmente falleció.

Veterinarios atienden a una mula el pasado domingo en El Rocío, que finalmente falleció. El Burrito.

Trece équidos muertos, nueve caballos y cuatro mulas. Es el balance con fecha de este martes de la romería de El Rocío de este año, cuando las hermandades llevan unas 24 horas en sus caminos de vuelta.

Las causas vuelven a ser varias, aunque los tres últimos ha sido por accidente, cuando esta mañana un carro tirado por tres mulos que acudía, este mañana, desde Sanlúcar de Barrameda al encuentro de la filial de Chipiona ha sufrido un accidente tras el desembarque en Doñana.

Los animales se han desbocado y se han adentrado en el agua para volver a la otra orilla. Una mujer que se encontraba en ese momento en el carro ha conseguido saltar a tiempo y ha resultado ilesa; mientras que los animales, a pesar de los esfuerzos realizados para rescatarles, han fallecido ahogados.

Antes que eso habían muerto ocho caballos en la romería de este año por distintos motivos, en un listado en el que, de forma paralela, se han incluido a siete personas imputadas por maltrato animal por la Guardia Civil, por la muerte de una mula y graves heridas a otras dos.

Verónica Sánchez, la directora de la asociación 'El refugio Del Burrito', ha relatado a eldiario.es/andalucia las condiciones que han sufrido algunas monturas este año, hasta el punto de morir, como el caso de una mula alquilada a una familia de Sevilla para hacer el camino entero, que con 25 años y una condición corporal de 1,5 (en una escala de 1 a 5), comenzó a dar síntomas de debilidad al llegar a la aldea. La persona que la alquiló llamó a su propietario para decirle que "la mula no tiraba" y éste le dijo que podía seguir trabajando sin problemas. El frío de la noche y el charco en el que durmió atada hicieron el resto para que muriese, a pesar de las cinco horas de atenciones de los veterinarios cuando conocieron su situación.

Mulas con serreta de hierro durante cinco días

De la misma forma, cinco personas fueron imputadas por el estado en que se encontraban dos mulas alquiladas, "con heridas graves en nariz, hombros y nalgas, provocadas por la serreta viva, una pieza de metal con dientes que es habitual en estas citas. En ese estado trabajaron cinco días, hasta que fueron salvadas por los servicios veterinarios. Han sido imputados el propietario de las mulas, dos intermediarios de los alquileres, y las dos personas que las habían alquilado. En ambos casos, fueron veterinarios de esta asociación los que trabajaron a pie de campo con los animales.

"Son heridas frecuentes, y es en los animales de alquiler donde se ven más casos de maltrato. A quien lo alquila y al cliente les da igual su estado, y pasan estas cosas más habitualmente de lo que nos gustaría", explica.

Eso, a pesar de las duras críticas incluso de Francisco Huelva, máximo responsable del Plan Romero, dispositivo que coordina todos los aspectos de seguridad durante la romería de El Rocío, que arremetió contra los rocieros que abusan de los caballos, hasta el punto límite de que el pasado sábado, cuando se quejaba en voz alta de este asunto en Canal Sur, ya habían muerto cinco, y son más de 100 en los últimos siete años.

Francisco Huelva lamentaba que hay jinetes que no entienden que lo que llevan es un ser vivo, con frases como "es una vergüenza que haya gente que no dé descanso a los caballos", para señalar explícitamente a casos concretos durante el camino.

"Ya llevamos cinco caballos muertos, y es una pena, pero es que no sé como hay personas con tan poca vergüenza que llegan a una parada que saben que van a comer, que van a tardar tres horas y no tengan las pelotas o los ovarios (sic) de quitarle la silla la caballo".

De esta forma, recuerda que los caballistas tienen que cumplir normas básicas, como "quitarle la silla al caballo y el sudor, y darle agua", porque en ocasiones, se da un trato "inhumano" a las monturas, cuando "ha sido siempre un aliado del ser humano". Para continuar: "Si sabes que vas a estar dos horas comiendo, quitemos la silla, y luego, por ejemplo, no le pongamos la montura mojada". Ha ido más allá, para recordar algo básico: "Los animales no tienen fe, porque la tienen las personas, pero a veces lo demostramos muy mal, y eso es algo que los rocieros se tienen que meter en la cabeza".

En 2015 el Partido Animalista (Pacma) exigió a la Junta de Andalucía que investigue las posibles responsabilidades por los equinos muertos. Ha documentado el maltrato que padecen en la romería a través de imágenes y vídeos, que muestran caballos heridos que terminan muriendo por el calor, el sobreesfuerzo y el agotamiento.

Por ello, también ha reclamado que se vigile el cumplimiento de la Ley de Protección Animal de Andalucía en este tipo de festejos, ya que es responsable de ello y de asegurar que todos los animales estén identificados.

Este año han vuelto las muertes por agotamiento, maltrato o, en casos menos evitables, por accidente, como el caso de hoy, y las asociaciones de defensa de los animales comienzan a sentirse impotentes para acabar con esta lacra.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha