eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Islam: pasado, presente y futuro. ¿Hacia una sociedad intercultural?

La búsqueda del modelo social intercultural como modelo de ajuste ideal plantea numerosas cuestiones relativas a la tolerancia y la integración.

- PUBLICIDAD -
Fondo de la Casa del Chapiz, en Granada.

Fondo de la Casa del Chapiz, en Granada.

Durante la pasada primavera se celebró en la Escuela de Estudios Árabes (EEA) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Granada un seminario de investigación con el título “Islam: pasado, presente y futuro. ¿Hacia una sociedad intercultural?”. Esta actividad, organizada por la EEA y la Asociación Encuentro Al-Liqá, estuvo compuesta por una serie de ocho conferencias, la mayoría de las cuales han sido publicadas en una obra colectiva. Al mismo tiempo, tuvo lugar una exposición bibliográfica, coordinada por la biblioteca de la EEA, con fondos relacionados con la temática del seminario.

El objetivo principal de este evento fue ofrecer un marco para el debate y el diálogo sobre una serie de temas de suma actualidad, en los que el factor «inmigración» tuvo un especial protagonismo. De este modo, se abordó la interrelación entre las sociedades europeas y las comunidades musulmanas que comparten espacio geográfico. Los problemas derivados de la interacción entre ambas se examinaron desde un planteamiento multidisciplinar, a partir del cual se analizó el tema en cuestión desde la óptica de la Filología, la Historia, el Derecho, las Ciencias Políticas y la Sociología.

Los estudios sobre las poblaciones musulmanas y su problemática en nuestras sociedades —la europea y la española— se hacen más que imprescindibles con el objetivo de desvelar cuáles son los modelos de ajuste entre estas poblaciones y las sociedades de destino.

El fenómeno migratorio implica la coexistencia entre las comunidades inmigrantes y las sociedades receptoras en el seno de unos modelos de convivencia que oscilan entre el modelo asimilacionista, el modelo multicultural y el modelo intercultural. Tales modelos responden a los diferentes grados de integración de las poblaciones extranjeras inmigrantes en un mismo Estado soberano.

Modelos de convivencia

El modelo asimilacionista es aquel por el cual la cultura de la sociedad receptora se sobrepone a la cultura de la comunidad extranjera inmigrante, con el afán de compensar las deficiencias que esta última presenta para su integración en aquella. A su vez, el modelo multicultural establece un paralelismo entre ambas culturas, permitiendo una tolerancia en la aceptación de la pluralidad de las minorías étnicas y de su identidad cultural. Por su parte, el modelo intercultural da encaje a la interacción entre las minorías étnico-culturales y la sociedad mayoritaria de destino de estas comunidades, facilitando su integración política, social y cultural; esta integración daría lugar a una cultura fusionada, favoreciendo la convergencia de las diferencias identitarias.

Este último modelo representa de mejor manera las ventajas que tienen los contactos sociales entre las diversas culturas. Estas presentan diferentes estilos de vida y diversas maneras de relacionarse con su entorno, lo cual enriquece a los individuos, al elevar el nivel de recursos socio–culturales. Sin embargo, la búsqueda del modelo social intercultural como modelo de ajuste ideal plantea numerosas cuestiones relativas a la tolerancia y la integración, tales como la participación en política de los inmigrantes musulmanes, su integración en el ámbito laboral y el derecho a la pensión de viudedad de las mujeres extranjeras musulmanas en caso de matrimonio polígamo.

De todos estos aspectos se hizo eco el seminario celebrado, poniendo de manifiesto que los conflictos que surgen en el ejercicio de la vida en común no son más que el resultado de las diferencias en los ajustes de ambas comunidades. Estas situaciones conflictivas han de servirnos para poner en práctica lo que aprendemos de nuestro pasado histórico, que no es ni más ni menos que un pasado de coexistencia entre culturas. Esa mirada a la historia debe llevarnos a conclusiones no solo sobre la importancia del modelo intercultural, sino también sobre los problemas que, a corto y largo plazo, puede plantear.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha