eldiario.es

Menú

Las comarcas de Campo de Montiel y Almadén tendrán “prioridad” en las ayudas europeas

La Junta  prepara un documento que espera tener listo a  finales de año y que será elevado  a la Unión Europea para el futuro reparto de fondos

Castilla-La Mancha dedicará una reserva presupuestaria de 1.500 euros por habitante a ocho comarcas o zonas desfavorecidas de la región

- PUBLICIDAD -
Valdemanco de Esteras, en la comarca de Almadén (Ciudad Real)

Valdemanco de Esteras, en la comarca de Almadén (Ciudad Real) Foto: comarcadealmaden.es

Las comarcas de Almadén y Campo de Montiel, en Ciudad Real,  son las dos zonas de esta provincia que se verán beneficiadas por la llamada Inversión Territorial Integrada (ITI). Ambas recibirán fondos europeos “de forma preferente” respecto del resto de la región de acuerdo a un documento que está elaborando el Gobierno de Castilla-La Mancha y que finalmente tendrá que aprobar la Unión Europea.

No serán las dos únicas comarcas que incluya el documento. También se consideran como preferentes las de la Sierra Norte y el Señorío de Molina (Guadalajara), la de Talavera de la Reina (Toledo),  las sierras del Segura y de Alcaraz (Albacete) y  la   Serranía conquense.

Este lunes, representantes  del Gobierno de Castilla-La Mancha mantenían sendos encuentros con organizaciones, asociaciones y colectivos representativos de las comarcas beneficiarias. El director general de Coordinación y Planificación de la Junta, Alejandro Alonso, explicaba a los asistentes que “cualquier iniciativa empresarial que genere riqueza y empleo van a ser los primeros proyectos que recibirán subvenciones y de mayor cuantía que cualquier otro proyecto que se presente en el resto del territorio”.

En la comarca de Almadén son ocho los municipios que se beneficiarían de la llegada de fondos europeos: Almadén, Alamillo, Agudo, Almadenejos, Chillón, Guadalmez, Saceruela y Valdemanco del Esteras.  Mientras,  la comarca de Campo de Montiel está constituida por 23 municipios, uno de ellos, Ossa de Montiel, pertenece a la provincia de Albacete.

Una reserva presupuestaria de 1.500 euros por habitante

El Gobierno regional ha anunciado una reserva presupuestaria en favor de estas comarcas con problemas de despoblamiento que se cifra en torno a 1.500 euros por habitante y que en su conjunto rondará los 500 millones de euros. Se trata de fondos “exclusivamente regionales” provenientes de los Programas Operativos de Fondos regionales.

Además, la Junta ya ha solicitado al nuevo Ejecutivo Central que se comprometa también con estas zonas  y espera del Gobierno de Rajoy “la misma implicación con estas comarcas que con la ITI de Cádiz”.

La Junta espera tener terminado el documento antes de final de año. Después se iniciará la negociación con el Gobierno de España para que, a comienzos de 2017, las nuevas convocatorias de ayudas de fondos europeos ya contemple esta actuación “privilegiada para estas comarcas” en base a la Inversión Territorial Integrada.

El eje ‘Entorno Humano’

El documento, aún en formato de borrador, que prepara Castilla-La Mancha se basa en cuatro ejes estratégicos de actuación para estas comarcas y se está presentando a los distintos colectivos para que aporten ideas o sugerencias.

Por un lado, el capítulo dedicado al ‘Entorno Humano’ que incluye ayudas directas a los trabajadores para su formación profesional o  ayudas al fomento de la contratación y el empleo estable. Deben ser proyectos que tengan en cuenta la población en riesgo de exclusión y que apuesten por los sectores productivos emergentes.

También se contemplan ayudas para la creación, adaptación, mejora o renovación de edificios o equipamientos orientados a la prestación de servicios a pequeña escala y polivalentes en las áreas de sanidad, bienestar social, tercera edad (centros de estancia diurna, residencias, viviendas tuteladas), educación, cultura, aulas polivalentes, nuevas tecnologías, ocio o acogida de mujeres víctima de maltrato, entre otros.

Este eje también incluye la  adaptación de la oferta educativa y formativa a la demanda existente o bien a las oportunidades económicas detectadas.  Por ejemplo, se proponen talleres profesiones y módulos de FP especializados en yacimientos de empleo (agricultura y ganadería ecológica, transformación agroalimentaria, hostelería y turismo, energías renovables, aprovechamiento forestal, nuevos formatos comerciales, TICs, servicios de geriatría, etc).

 ‘Innovación’ y ‘Tejido Económico’

El segundo eje es el dedicado a la ‘Innovación’ que supondrá el apoyo a la  mejora de las infraestructuras de telecomunicaciones en áreas rurales con problemas de conexión (Internet de banda ancha, telefonía 4G, TV y radio) así como la conectividad de los espacios públicos (e-bibliotecas, WIFI en lugares públicos…) o la creación de portales web para la promoción y comercialización de productos locales y turísticos en ámbitos comarcales y locales.

En lo que se refiere al ‘Tejido Económico’ y que constituye el tercer eje se trata de desarrollar los regadíos en la zona, la atracción de jóvenes hacia  el sector agroalimentario, la  potenciación de las producciones ecológicas y de actividades complementarias como el  agroturismo.

En lo que tiene que ver con el turismo se apuesta por la diversificación de la oferta que aumente la atracción turística, dando a conocer el  patrimonio cultural y natural para un aprovechamiento turístico sostenible. Finalmente, se aboga por la reindustrialización y desarrollo de nuevas actividades industriales y servindustriales.

Aprovechar los ‘Recursos Ambientales’

El cuarto eje tiene que ver con los ‘Recursos Ambientales’ que pasan por la sensibilización y promoción de la  llamada “economía verde”, el impulso de las energías renovables, la valorización de los residuos forestales, la mejora de la conservación y gestión en áreas protegidas, la gestión eficiente de los recursos forestales y montes o la gestión sostenible de los recursos hídricos.

Todos estos planes especiales tienen objetivos comunes, con matices para cada zona, y que pasan por “fijar población, crear empleo y fomentar el desarrollo de la zona”. La Junta habla de “discriminación positiva” en el reparto de fondos europeos para la recuperación de estas zonas lastradas por diversos problemas, algunos de tipo estructural crónico.

Más de 90% de  los fondos europeos que reparte  Castilla-La Mancha se realiza mediante la fórmula de concurrencia competitiva. Eso se traducirá, según Alejandro Alonso,  en que todas las convocatorias que hagan los gestores de la Junta con cargo al FEDER, Fondo Social Europeo y FEADER contemplarán  “una ayuda específica adicional a la general” para Castilla-La Mancha destinadas a estas comarcas.

Después, ha dicho Alonso,  se incluye una parte de proyecto de inversión pública que también lleva “ese privilegio” de fondos gestionados por el Gobierno de Castilla-La Mancha esperando que el Gobierno Central también se comprometa con la gestión de estos fondos europeos.

La Junta anunciaba esta semana en Ciudad Real la creación de unos órganos de participación para que sean las propias comarcas las que seleccionen los proyectos públicos que desean en cada zona. Después, un comité “recibirá, estudiará  y seleccionará las líneas que deberán ser financiadas con cargo a los fondos europeos”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha