eldiario.es

Menú

“Si hay indicios de ilegalidad en las oposiciones acudiremos a la Justicia”

En septiembre se presentarán las conclusiones de la Comisión de Investigación por los exámenes que se llevaron a cabo en la Diputación de Albacete en 2009

En una entrevista, el presidente de la Institución Provincial en Albacete defiende el papel de estas administraciones después de que Ciudadanos haya vuelto a pedir su supresión al considerarla de “dudosa utilidad” en el Debate sobre el Estado del Municipio de la capital

Recuerda que durante la anterior legislatura “en el PP se llenaban la boca de anunciar inversiones que luego no ejecutaban”

- PUBLICIDAD -
El presidente de la Diputación de Albacete, Santiago Cabañero

El presidente de la Diputación de Albacete, Santiago Cabañero

Acaba de cumplirse un año desde que el socialista Santiago Cabañero accediese a la Presidencia de la Diputación de Albacete gracias a un pacto de investidura con la formación Ganemos-Izquierda Unida, desplazando al hasta entonces presidente del PP y alcalde de Almansa, Francisco Núñez, uno de los nombres que se barajan en los mentideros políticos como 'delfín' de Mª Dolores de Cospedal. En una entrevista hace balance del primer año de una legislatura marcada para las diputaciones provinciales por un techo de gasto estricto impuesto por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y también por la falta de un Gobierno central estable que determine cuáles serán los ingresos procedentes del Estado para incorporar a los presupuestos 2017.

¿Cómo ha sido este primer año de gobierno?

Entiendo que ha sido un buen año. Estamos contentos pese a las limitaciones económicas que teníamos porque nos hemos encontrado con unas reglas de gasto muy estrictas y un Plan de Estabilidad Financiera que nos obliga durante todo este año 2016 a no poder invertir todo el dinero del que disponíamos. Hemos tenido que elegir y hemos optado por las personas antes que por el cemento.

¿Qué es lo más complicado de gobernar sin mayoría? 

Desde el primer momento hemos intentado gobernar desde el diálogo y creo que lo hemos conseguido porque más del 90% de las cuestiones se aprueban por unanimidad, aunque haya cuatro grupos políticos. Hay una especial relación con Ganemos-IU que es con quien pactamos la investidura. Fue fácil desde el principio porque el diagnóstico que hicimos de la situación de la provincia era parecido y las medidas que había que aplicar también. Ambos teníamos claro que la agenda social tenía que estar en el frontispicio de la gestión política.

No le puedo destacar ninguna medida que se haya quedado en el tintero por falta de apoyo político. Por falta de recursos económicos, sí. Espero que este año sea el peor de los cuatro.

¿Y cómo calificaría su relación con el resto de  grupos de la oposición?

Intento anteponer la lealtad institucional y no hacer crítica fácil. Es cierto que no estamos de acuerdo con parte de la gestión que hizo el equipo de gobierno anterior. El PP a veces ha criticado desde la demagogia, como que este año no hubiese una partida importante para inversiones en los municipios. Nosotros hemos priorizado otras aunque sabemos que son necesarias y las recuperaremos el año que viene. Ellos se llenaban la boca de anunciar inversiones que luego no ejecutaban. Lo hemos estado haciendo nosotros, con proyectos que se remontaban a 2012. El PP los consignó en el presupuesto pero no los llegó a ejecutar.

Entiendo entonces que una vez salvadas las prioridades sociales se harán las obras que demandan los municipios

Sí, fíjese…hablo de una cuestión temporal. El PP realizaba un plan bianual de obras. El primer año se acometían obras de media provincia y el segundo de la otra media. Nosotros en el 2016 hemos parado porque queríamos dejar el tajo limpio para ejecutar lo pendiente pero en el 2017 llegaremos al 100% de la provincia. Ya estamos trabajando en ese plan. Les hemos pedido a los ayuntamientos que nos digan cuáles son sus prioridades. El cemento también crea empleo pero este año hemos creído que había otras cuestiones más urgentes, como los parados de larga duración.

De hecho este año su agenda ha tenido un marcado carácter social. Ha dicho usted en muchas ocasiones que apuesta por reducir la desigualdad y la exclusión social

Sí, nos hemos volcado en intentar hacerle la vida más fácil a quienes peor lo estaban pasando. Por eso hemos destinado una parte muy importante del presupuesto al Plan de Empleo de la Junta de Comunidades, con cinco millones de euros y con 2.500 contratos de seis meses. Era la prioridad.

Se ha creado una Mesa Social para detectar las situaciones de urgencia social en la provincia ¿Cuál es ahora la tarea de este órgano?

Sí, hemos creado una bolsa de 600.000 euros destinados a paliar la pobreza y la exclusión social y se ha puesto en marcha una Mesa Social con presencia de los actores que trabajan sobre el terreno, como Cáritas, Cruz Roja o Stop Desahucios a quienes hemos sentado junto a sindicatos, patronal y el resto de grupos políticos para ver cómo esa bolsa puede ser más efectiva.

Lo importante es cómo se han distribuido los fondos. No queremos ser paternalistas sino concertar entre todos para ser más eficientes. La conclusión es que este tipo de ayudas no pueden tener burocracia. A quien le van a cortar la luz no le podemos marear. Hay que atenderle y luego pensar en soluciones más a largo plazo. Y quien mejor conoce esas necesidades son los alcaldes. El dinero está a disposición de los ayuntamientos. Sin trabas. Solo hay que dirigirse al ayuntamiento.

¿Estas ayudas estarán disponibles también el próximo año?

Sí, aunque avanzarlo es arriesgarme porque aún no sé de cuánto dinero dispondremos ni conozco el techo de gasto, pero hay compromiso político. Seguiremos apoyando el Plan Extraordinario de Empleo y seguiremos aportando, si puede ser más, a esa Mesa Social. Por desgracia ni el problema del empleo ni el de la pobreza se van a solucionar de aquí a final de año.

Como ha dicho, la Diputación se ha sumado al Plan Extraordinario de Empleo de la Junta. Pero hablamos de contratos con caducidad. No es la solución…

Todos coincidimos en que no es una solución a la larga pero intentamos atajar una situación de emergencia. Podríamos filosofar y hacer planes a diez años porque hay que gobernar con perspectiva. Pero quien lleva años sin ingresos necesita que su situación se solucione ya. Hay que distinguir entre lo urgente y lo prioritario. Hablamos de urgencia para esas familias que ya no aguantaban más.

Luego también trabajamos en otras cuestiones: un plan de turismo, de inversiones, un plan de carreteras…pero tenemos corsé presupuestario y una regla de gasto que no nos permite hacer lo que quisiéramos.

Ciudadanos pide la supresión de las diputaciones ¿Qué opina?

Sí, esta semana en el Debate sobre el Estado del Municipio han pedido la disolución de las diputaciones y creo que se hace desde el desconocimiento. Uno puede pedir que se reorganicen o se reformen pero decir que no sirven es desconocer la institución, el servicio que prestan y el mundo rural. No se puede mantener el nivel de servicios públicos del mundo rural sin las diputaciones. Si eliminamos las diputaciones tendremos que crear otra cosa, o poner en marcha ocho consorcios. No me imagino un parque de bomberos en cada pueblo.

¿Qué plazos se ha marcado para desarrollar el II Plan de Igualdad de la Diputación?

De momento hemos creado el área y está adscrita directamente a Presidencia. Esta semana me he reunido con los técnicos y empezaremos muy pronto con un diagnóstico provincial en materia de igualdad. Vamos a preguntar a los ayuntamientos si quieren participar. Les invito a hacerlo. Me gustaría que en 2017 esté terminado el plan.

Han convocado ayudas específicas para el transporte escolar ¿Por qué?

Dentro de nuestro proyecto también hemos apostado por implantar medidas de discriminación positiva en las áreas rurales más despobladas, como las ayudas al transporte escolar. Entendemos que una familia no ha de pagar por desplazarse a un instituto del que carecen en su localidad. En familias con varios hijos y sin ingresos supone que tengan que dejar de estudiar. Creíamos que era una discriminación por razón de territorio y que desde la Diputación lo podíamos compensar.

Cuando llegó a la Diputación, hablaba usted de una institución judicializada en materia laboral. ¿Cómo está hoy la situación?

Así es, creamos una Comisión de Investigación con presencia de los grupos políticos y los sindicatos. Su trabajo ha terminado hace unos días y estamos en fase de conclusiones. Seguramente en septiembre las presentaremos en un pleno extraordinario. Si hay indicios de ilegalidad en las oposiciones que merezcan ir a la Justicia lo pondremos en su conocimiento y si hay responsabilidades políticas las exigiremos.

Acaba de convocar oposiciones para algunos servicios de la casa ¿Se plantea algún cambio en cuanto al gasto en personal, la RPT…en esta legislatura?

Quiero ser muy cuidadoso con este tema. Cualquier cosa hay que hacerla desde la concertación. Algo que no entendí en el Gobierno de la Junta o de la diputación de otros tiempos es que uno no se siente a hablar con los sindicatos. Pero es cierto que es algo a abordar. Hay que normalizar los procesos de promoción interna y cubrir los puestos vacantes. Y hay determinados servicios con ratios que no son lógicas. Habrá que homologarlas con las de otras administraciones.

¿Qué planes tiene para el chalet Fontecha?

Chalet Fontecha, antigua sede de la Cámara de Albacete

Chalet Fontecha, antigua sede de la Cámara de Albacete Foto: turismoenalbacete.com

Estamos hablando con mucha gente para que tenga el uso más eficiente. ¿Qué va a pasar con el Museo de Arte Realista? ¡Ojala se hubiese planificado de otra manera! Pero creo que nació viciado. Se buscó la excusa para comprar el chalet y darle liquidez a la Cámara de Comercio. No es un edificio que reúna las condiciones para ser museo. Hoy seguimos debiendo casi cuatro millones de euros de la compra del edificio. Hay que pagarlo y darle uso.

Luego, el museo es regional no puede ser solo la Diputación la que asuma el coste. Los anteriores responsables provinciales deberían haber exigido a la Junta y a la ciudad que participasen de forma más activa. Decir que hay que ponerlo en marcha cuanto antes sin consignar ni un euro es demagogia.

¿Ha hablado de esto con el presidente de la Junta?

El presidente Page quiere que la ciudad sea referente del arte y no solo del arte realista, porque es más ambicioso, pero coincidimos en que hay otras prioridades.

¿Cuál será su prioridad de cara al próximo curso político?

Las personas. Y no solo de cara al próximo curso político. Que sean más iguales quienes tienen más o menos posibilidades económicas, quienes tienen una u otra condición sexual, las mujeres y los hombres o los que viven en un territorio u otro.  En cada momento tendremos una prioridad. Ahora es el empleo. Ojala llegue un momento en que podamos pensar en otras cosas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha