eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El cómic rinde homenaje a Francisco Ibáñez, memoria histórica de generaciones

- PUBLICIDAD -
El cómic rinde homenaje a Francisco Ibáñez, memoria histórica de generaciones

El cómic rinde homenaje a Francisco Ibáñez, memoria histórica de generaciones

¿Hay alguien en este país que no sepa quién es Mortadelo? Posiblemente, no, porque Francisco Ibáñez, padre de la criatura, es uno de los autores más prolíficos del cómic o, mejor dicho, del tebeo, un dibujante que ha cumplido 80 años con los lápices en la mano.

Una fecha que el Salón del Cómic de Barcelona no podía saltarse. "Feliz cumpleaños, Ibáñez" da nombre a la exposición, casi "antológica", con 120 originales, con la que el certamen barcelonés, principal cita del mundo de las viñetas en España, rinde homenaje a un fenómeno de longevidad productiva, un superventas con 61 años de carrera y una ristra de personajes inolvidables a su espalda.

"Estoy muy contento con esta exposición y con el homenaje de todos mis compañeros", ha asegurado a Efe, con su inconfundible gracejo, Francisco Ibáñez (Barcelona, 1936) en el expositor de Ediciones B, donde ha "recibido" a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que hoy ha inaugurado el salón y se ha llevado como regalo un ejemplar del especial "Elecciones" de Mortadelo y Filemón y del recopilatorio "13 Rue Percebe".

Aunque más aficionada a las historias de detectives y de superheroínas (a las que el salón dedica una exposición monográfica), la alcaldesa fue inevitable lectora de Mortadelo, del "maestro Ibáñez", como todos los niños de este país de las últimas cinco décadas.

"Ibáñez es mi infancia", resume a Efe el actor y dibujante, Carlos Areces, afirmación que podrían rubricar muchos, entre ellos el conseller de Cultura de la Generalitat, Santi Vila, que también ha asistido a la presentación. Vila, que ha excusado la presencia anunciada del president Carles Puigdemont, cree que los dibujos de Ibáñez han sido una manera de entender la realidad más inmediata.

"Lo leía cuando era niño y lo sigo leyendo; nunca te cansas de él", ha asegurado el presidente del Salón de Cómic Barcelona, Carles Santamaría, rodeado de los dibujos originales del cosmos creado por este autor en la órbita de editorial Bruguera, luego en Ediciones B.

Porque, junto al transformista Mortadelo, está su inseparable Filemón (dos detectives aparecidos en la revista Pulgarcito en 1958, convertidos luego en agentes de la delirante T.I.A.) o el botones Sacarino (DDT, 1963), el miope Rompetechos (Tío Vivo, 1964) o los chapuceros Pepe Gotera y Otilio (Tío Vivo, 1966).

Todos ellos -y los inconfundibles secundarios: el profesor Bacterio, Ofelia, los pobladores de la 13 Rue del Percebe...- están presentes en estos originales y algunas reproducciones que repasan la trayectoria de Ibáñez, incluido su primer dibujo, con 11 años, un indio que copió de la revista Chicos, que apareció publicado en septiembre de 1947.

Las cifras de la carrera de Ibáñez, que comenzó a trabajar como botones en un banco -empleo del que salió su Sacarino-, son tan arrolladoras como su personalidad y su forma de hablar: 100 toneladas de tinta china utilizadas para los 500 álbumes publicados en 14 países (Clever & Smart, los Mortadelo y Filemón ingleses), con más de 200 millones de ejemplares vendidos. Unas cifras inalcanzables para ningún otro historietista español.

Pero el Salón de Barcelona, que hoy ha abierto sus puertas con largas colas -y que espera batir los 113.000 visitantes de 2015-, ofrece mucho más, como las once exposiciones (nuevos ilustradores, novelas gráficas comprometidas, "Las Meninas" de García y Olivares...), entre las que destaca la bautizada "Viñetas sobre ruedas" sobre la vinculación de la viñetas con coches, motos y bicicletas.

Y, de hecho, hoy el recinto parecía el salón del automóvil retro con varios modelos clásicos de Seat, un 124, varios 600 (habituales, una vez más, en los Mortadelo); el Citroën 11B de la obra de Moebius; el Delorean de "Retorno al futuro"; el Honda S800 de Fantasio; o el espectacular Cadillac El Dorado de Blacksad.

Pero hay además otras muchas piezas curiosas: un gigantesco camión amarillo Kenworth o la Harley de Lobezno, el sidecar de Indiana Jones, acompañados de originales y reproducciones donde se comprueban los lazos del cómic y estos vehículos, como la portada del Action Man, con el primer Superman levantando un coche.

Testigo de las sinergias del cómic con el sector audiovisual es la reproducción gigantesca de una nave con forma de insecto metálico perteneciente a la película "Independence Day. Contraataque".

La cita barcelonesa, que ha incrementado la superficie de 36.000 a 45.000 metros cuadrados -aunque ya a primera hora los pasillos de los expositores estaban a reventar-, incluye también un amplio programa de conferencias, mesas redondas, talleres y de firmas de una larga nómina de autores, como el norteamericano Frank Miller, presente todos los días del salón y cuya editorial, ECC, ha tenido que realizar un sorteo entre sus seguidores para evitar tumultos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha