eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

Merkel declara a Turquía país "inseguro" para sus ciudadanos tras los últimos arrestos de activistas

La detención en Estambul de un grupo de activistas y la difusión de una lista de 68 empresas e individuos a los que Turquía atribuye "vínculos con el terrorismo" ha desatado la decisión del Gobierno alemán

Entre los defensores de derechos humanos se encuentra la directora de la rama turca de Amnistía Internacional, Idil Eser, y el alemán Peter Steudtner

El secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, ha manifestado su "más profunda preocupación" por la detención en Turquía de defensores de derechos humanos "altamente respetados y muy conocidos"

- PUBLICIDAD -
Merkel pide vías legales para que los refugiados lleguen de forma controlada

EFE

El Gobierno alemán pasó hoy a la ofensiva ante  Turquía  y declaró al país "inseguro" para sus ciudadanos y para los inversores, en una nueva escalada de las tensiones bilaterales precipitada por las "arbitrariedades" de un socio hasta ahora complejo, pero irrenunciable.

La detención en Estambul de un grupo de activistas pro derechos humanos -entre ellos, un alemán y la directora de la rama turca de Amnistía Internacional- y la difusión de una lista de 68 empresas e individuos a los que   Turquía  atribuye "vínculos con el terrorismo" pusieron fin a la contención mantenida durante meses.



"Alemania no puede garantizar la seguridad de sus ciudadanos ni de los inversores en   Turquía ", advirtió el ministro alemán de Exteriores, Sigmar Gabriel, quien presentó unas medidas calificadas por la canciller,   Angela   Merkel , de "necesarias" e "imprescindibles".

El caso de Peter Steudtner, un alemán detenido junto a otros nueve activistas el pasado 5 de julio y en prisión desde el martes, muestra que "los ciudadanos alemanes no están a salvo de detenciones arbitrarias", añadió el ministro. El mismo día de la detención, Angela Merkel exigió la liberación de los defensores de derechos humanos detenidos y afirmó que el gobierno haría "todo lo posible" para lograrlo. 


"Nadie puede aconsejar invertir en un país cuando no hay seguridad jurídica", dijo Gabriel, para quien es "descabellado" atribuir vínculos terroristas a miembros de Amnistía Internacional o a empresas, en referencia a una lista en la que aparecían desde grandes grupos como Daimler y BASF a puestos de comida rápida.

La consecuencia inmediata fue un endurecimiento de los consejos a los viajeros desde la web del Ministerio alemán de Exteriores, en la que se advierte de las diversas arbitrariedades que se pueden sufrir en   Turquía .

En este sentido, se recomienda la máxima prudencia a quien esté en el país "por asuntos privados o por negocios" y se avisa de que, en caso de detención, no siempre es posible brindar la debida asistencia consular.


Turquía , país de origen de unos 3,1 millones de ciudadanos residentes en Alemania, es aún el tercer destino vacacional preferido de los alemanes, pese a la caída de reservas derivada de la ola de atentados terroristas.

La medida es un golpe para el sector turístico, como la advertencia a los inversores lo es para el conjunto del sector empresarial.

Alemania tiene inversiones por más de 12.000 millones de euros en   Turquía , donde hay 6.000 empresas germanas en activo, y los intercambios comerciales superan los 37.000 millones de euros.

El ministro aludió asimismo a la necesidad de revisar las ayudas que recibe   Turquía  de la UE como candidato a la adhesión, unos 4.450 millones de euros comprometidos hasta 2020, de los que hasta el momento sólo se ha transferido una pequeña parte.

Al margen los factores económicos, el nuevo tono de Berlín compromete las relaciones con un socio de la OTAN y país clave para frenar la llegada de refugiados a territorio comunitario, en virtud del acuerdo suscrito con la UE en plena crisis migratoria.

Llega la confrontación en sus relaciones bilaterales

Las relaciones germano-turcas han conocido tiempos mejores y peores, recordó Gabriel, pero hasta ahora siempre se evitó la confrontación.

"No podemos continuar como hasta ahora, debemos ser más claros para que Ankara entienda que una política de ese tipo tiene consecuencias", subrayó Gabriel, convencido de que   Turquía  vulnera los valores europeos y también los de los aliados de la OTAN.

"Hemos tenido paciencia", añadió el ministro; "una y otra vez confiamos en un regreso a la sensatez", pero "una y otra vez nos vimos decepcionados", agregó.

La lista de disensos bilaterales es extensa, especialmente desde que el Parlamento alemán condenó en junio del año pasado el genocidio armenio durante el Imperio otomano en 1915, durante la I Guerra Mundial, lo que Ankara recibió como una afrenta.

Turquía  vetó repetidamente la visita de diputados alemanes a sus soldados de la base turca de Incirlik, hasta que hace un mes el gobierno de   Merkel  decidió retirarlos.

La situación podría reproducirse con la base de la OTAN de Konya, lo que sería casi insostenible entre socios de la Alianza Atlántica.

Hay nueve ciudadanos alemanes encarcelados en   Turquía  -del total de 22 que han sido detenidos por motivos políticos desde la intentona golpista de hace un año- y Berlín ha tenido que "luchar" para prestarles ayuda consular, recordó Gabriel.

El rostro más conocido es el del periodista germano-turco Deniz Yücel, en prisión desde febrero acusado de propaganda terroristas.

Según el semanario "Der Spiegel", cuando hace unas semanas Gabriel viajó a Ankara, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, le ofreció liberar a Yücel a cambio de que fueran extraditados a   Turquía  dos exgenerales turcos que han pedido asilo en Alemania tras dejar su país después de la intentona golpista.

A las acciones contra activistas o medios en   Turquía , se suman las hostilidades personales de Erdogan hacia   Merkel , a la que imputó "prácticas nazis" por impedirse los mítines de políticos turcos en territorio alemán.

La Comisión Europea pide la liberación

Cada vez es mayor la presión internacional que exige a Turquía la liberación de los defensores de derechos humanos detenidos, entre los que se encuentran la directora y el presidente de Amnistía Internacional en el país euroasiático. El portavoz de la Comisión Europea ha "llamado" a su liberación, seguido del secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, quien ha manifestado su "más profunda preocupación" por la detención en Turquía de defensores de derechos humanos "altamente respetados y muy conocidos". 

En un comunicado publicado este jueves, el Consejo de Europa ha anunciado que Jagland habló anoche por teléfono con el primer ministro turco, Binali Yildririm, de los arrestos el pasado día 18.

Le dijo que esos militantes, según la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y los principios del organismo, del que forma parte Turquía, "deben poder realizar sus actividades de forma libre, sin ser sometidos a interferencias arbitrarias de las autoridades".

La directora de la rama turca de Amnistía Internacional, Idil Eser, detenida en Turquía.

La directora de la rama turca de Amnistía Internacional, Idil Eser, detenida en Turquía. Amnistía Internacional



Además, subrayó que unas "acusaciones graves" como las que se les reprochan "tendrían que estar respaldadas por evidencias serias y concretas para no crear una atmósfera de arbitrariedad que conduzca al miedo, a la autocensura y a un efecto paralizante de la sociedad civil turca".

El secretario general también reiteró su petición para que sean liberados los profesores Nuriye Gülmen (docente universitaria) y Semih Özakça (maestro de escuela), que mantienen una prolongada huelga de hambre de protesta.

De hecho, pidió a los dos que cesen en su huelga de hambre, al asegurarles que "sus voces se han escuchado" y que "ahora necesitan estar bien de salud para defender efectivamente sus derechos". 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha