eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

"Me intentaron facturar en urgencias de un hospital de Madrid aunque soy menor”

Médicos del Mundo denuncia que a una menor brasileña en situación irregular "se le denegó la asistencia sanitaria en varias ocasiones" y terminó recurriendo a una clínica privada

La joven asegura que le intentaron facturar en urgencias del Hospital Infanta Elena en la Comunidad de Madrid  y que no le quisieron atender en el centro de salud

- PUBLICIDAD -
Sin incidencias en atención a inmigrantes aunque las ONG alertan de restricciones

Un inmigrante en situación irregular muestra su tarjeta sanitaria caducada. / Foto de archivo: Efe.

Médicos del Mundo Madrid ha presentado una denuncia ante la Defensora del Pueblo en la que aseguran que a una joven brasileña de 17 años se le ha "denegado la asistencia en varias ocasiones vulnerando la ley del menor". Los hechos incumplen el  Real Decreto 16/2012, que recoge en su artículo 3 que "los extranjeros menores de dieciocho años recibirán asistencia sanitaria en las mismas condiciones que los españoles".

"El miércoles 22 de febrero me encontraba mal, me dolía la vejiga, también tenía molestias al orinar", relata Adrielli, la afectada, que acudió a las urgencias del Hospital Infanta Elena en la Comunidad de Madrid. "En una ocasión anterior ya me dijeron en el centro de salud más cercano a mi casa que no me iban a atender, así que fui al hospital que le toca a mi tía para ver si allí podían asistirme".

Según su relato, al llegar al mostrador de urgencias del hospital, perteneciente a la red pública sanitaria de la Comunidad de Madrid y gestionado por el grupo Quirón, ella y su tía se identificaron. "Le dimos nuestra documentación, entre los documentos iba mi pasaporte. Mi tía me asegura que le recordó que yo era menor de edad", relata.

"La administrativa me dijo que sí, que me iban a atender, pero que no era gratuito, que me llegaría en unos meses una factura. Le pregunté de cuánto iba a ser, me dijo que de 190 euros. Así que me negué y me fui a casa", cuenta en un español no muy fluido esta joven, que lleva nueve meses residiendo en España y actualmente está en situación irregular. Finalmente, se marchó porque no sabía "si se podía permitir pagar la factura".

El hospital ha confirmado a eldiario.es que esta joven acudió ese día a urgencias y se marchó sin ser atendida. Aseguran que en ningún momento se le denegó la asistencia ni se le planteó que iba a tener que pagar por la visita a urgencias. El departamento de comunicación del complejo sanitario asegura que "se le informó, como a todo el mundo que se atiende, que si esa asistencia requería otras intervenciones, se le iba a cobrar".

Asistencia garantizada a menores por ley

Obvian en este caso que la paciente era menor de edad, como recoge el Real Decreto 16/2012: "Los extranjeros menores de 18 años recibirán asistencia sanitaria en las mismas condiciones que los españoles". Además, también garantiza la asistencia sanitaria en todos los casos de urgencias. 

"Según la normativa de la Consejería de Sanidad, tiene derecho a ser atendida. Si el problema es que no figuraba en el sistema, la tendrían que haber atendido y a su vez explicarle cómo se tenía que dar de alta en el centro de salud", inciden desde la asociación. Ante esta situación, la coordinadora de Médicos del Mundo Madrid, Ana Durán, asegura que tienen constancia de que no es "una política de este hospital, sino una falta de entendimiento de la persona que le atendió".

La infructuosa búsqueda de asistencia pública para Adrielli continuó ese mismo día. "Su padre bajó al centro de salud que le corresponde para ver si ahí le podían atender. En dicho centro le indicaron que no podía ser atendida por lo que Adrielli finalmente acudió a una consulta privada para tratar su dolencia", apunta la técnica de Médicos del Mundo en la queja que ha redactado y presentado ante la Defensora del Pueblo a finales de marzo.

Factura emitida a Adrielli en una clínica privada de Madrid

Factura emitida a Adrielli en una clínica privada de Madrid

Esa factura a la que hacen referencia se emitió el mismo día que acudió a las urgencias del hospital y ascendió a 125 euros, según ha podido acreditar eldiario.es. En un centro privado le realizaron un chequeo ginecológico. "Me terminó saliendo más barato que lo que me pretendían cobrar en el hospital, me hicieron varios exámenes y me dieron un remedio para el dolor al orinar", apunta la joven.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid asegura que en el centro de salud tampoco le denegaron la atención. "Pensaban que su padre se estaba refiriendo a un reconocimiento de asistencia, no le dieron una negativa ante una atención sanitaria. Le informaron de la documentación que tenía que aportar", explica un portavoz del departamento regional.

Atendida "como un favor"

Una vez que fue tratada en esa clínica, no terminaron los dolores de Adrielli. Una semana después, su situación se volvió a complicar. "Me surgió un malestar, diarrea y dolores del cuerpo. Estaba supermala", explica que en esta ocasión no se planteó volver al centro de salud ni al hospital. "Dado que le habían negado la asistencia anteriormente decidió no volver a intentarlo", añaden en escrito presentado por Médicos del Mundo, "aguantó hasta el día 3 de marzo, cuando finalmente fue vista, como un favor, por los facultativos del Hospital Ramón Cajal".

"Como no me atendieron en otros sitios, la pareja de mi padre conoce a gente allí y les pidió que me atendiesen, como una excepción", apunta la joven. Así lo verifica también un trabajador de ese complejo sanitario que fue el encargado de mediar ante esta situación y derivarla a Médicos del Mundo.

Finalmente, el 8 de marzo Adrielli se reunió con los miembros de la asociación y esa misma semana comenzaron el acompañamiento para conseguir que la sanidad madrileña le diese de alta y garantizar así a esta joven la asistencia gratuita. "Le acompañamos a una oficina de la Tesorería de la Seguridad Social, al centro de salud y se le tramitó el alta para que tuviese asignado un médico", explica la trabajadora de la ONG.

200 casos registrados

"Esta sucesión de hechos muestra que la exclusión sanitaria sigue produciéndose, preocupándonos especialmente aquellas personas que ante una primera negativa de acceso al sistema sanitario no intenten otras vías como hizo Adrielli y queden desatendidas y desprotegidas de sus derechos más básicos", inciden en la queja presentada a Soledad Becerril. Una semana después de que Médicos del Mundo le ayudase a registrarse en el sistema sanitario, esta joven volvió al hospital y en ese momento no le pusieron problemas para ser atendida.

Médicos del Mundo recopiló el año pasado 200 casos en los que se vulneró el Red Decreto y la circular interna emitida por la Comunidad de Madrid. "De menores no hemos tenido más casos, pero sí de gente a las que, siendo irregulares, no se les da acceso a la cobertura. Les piden la tarjeta y, cuando les dicen que no, les responden que no tienen acceso", incide un portavoz de la asociación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha