eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

MAPAS

Ocho rutas de refugiados que pueden abrirse después del pacto UE-Turquía

El cierre de la ruta de los Balcanes tras el acuerdo UE-Turquía empuja a refugiados y migrantes a buscar nuevas, y no tan nuevas, rutas para llegar a Europa

Recopilamos ocho rutas que pueden tomar los refugiados en su huida a la UE

- PUBLICIDAD -

Más de 30.000 refugiados que esperaban cruzar la frontera de Grecia a Macedonia se han quedado bloqueados en el país heleno. Han llegado a Europa a través de la ruta de los Balcanes para continuar su trayecto pero se han quedado atrapados a mitad de camino. Solo en enero de 2016, la agencia de control de las fronteras en la UE (Frontex) detectó 65.343 entradas irregulares a través de esta vía. Las personas que lleguen a partir de ahora a las islas griegas a través de Turquía serán devueltas.

Los expertos en migración recuerdan que siempre que una ruta se cierra, otra se abre. El bloqueo de la ruta de los Balcanes y la nueva política de devoluciones a Turquía de todos los refugiados y migrantes que lleguen a las islas griegas ha provocado que los refugiados busquen, a través de los traficantes de personas nuevos caminos, y no tan nuevas. Destacamos ocho rutas alternativas a través de las que podrían llegar nuevos refugiados.

Italia, la puerta de salida de Albania: Siria-Turquía-Grecia-Albania-Italia

Aunque desde Europa avisaban de la posibilidad de apertura de nuevas rutas, hace una semana, el director de Policía de la Frontera de Albania, Genc Merepeza, advirtió de que Albania no va a convertirse en una ruta alternativa para que los refugiados puedan llegar a Europa Occidental. “Los inmigrantes que lleguen a Albania tienen que pedir protección humanitaria”, declaró. Hasta que no exista “puerta de salida” a otros países, Albania no abrirá el paso a los refugiados.

Cerradas las fronteras de Croacia, Eslovenia, Serbia, Hungría y Austria, la única alternativa que les queda a los refugiados es llegar a Italia en barco a través del estrecho de Otranto, ubicado en el mar Adriático. Una ruta peligrosa y costosa que se ha apresurado a descartar el ministro del Interior de Albania, Saimir Tahiri. Además, Merepeza reforzó la declaración del ministro: “todavía no se ha registrado ninguna tentativa” de las mafias de traficantes para llevar a refugiados a otros países desde el territorio albanés.

1.500 kilómetros de travesía para llegar al sur de Italia: Siria-Turquía-Italia

Otros refugiados llegan directamente a Italia desde la costa turca, bordeando las islas griegas en barco. Tras embarcar en el puerto de Turquía, recorren unos 1.500 kilómetros en una travesía que dura días.

A finales de 2014, el ‘Blue Sky M’, un carguero fantasma que transportaba a más de 970 sirios en su interior y que navegaba por esta ruta, fue encontrado abandonado al sur de Italia.

Esa misma semana, otro barco fantasma que transportaba a 450 inmigrantes, la mayoría de origen sirio, desembarcaba en el puerto de Calabria después de haber sido abandonado en aguas del mar Jónico y localizado a la deriva a 70 kilómetros del sur de Italia. Los refugiados habían cruzado al país líbano y viajado en avión hasta Turquía. Allí les esperaba el ‘Ezadeen’, el barco mercante que les llevaría hasta Europa. Los refugiados sirios llegaron a pagar hasta 8.000 dólares (más de 7.100 euros) por llegar a Europa escondidos en el carguero y privados de electricidad durante la travesía, según publicaba La Nación.

Un rodeo al área Schengen: Siria-Turquía-Bulgaria-Rumanía-Hungría

Algunos refugiados han buscado otras nuevas rutas alternativas a la de los Balcanes para llegar a Hungría. El recorrido podría llevarles a pasar por Turquía, Bulgaria y Rumanía, todos ellos fuera del área Schengen.

Destino: La Isla Bella: Siria-Libia-Lampedusa

Hace unos días, la alcaldesa de Lampedusa, Guiseppina Nicolini, que recibía el premio por la Paz que entrega la Asociación de Naciones Unidas en España, criticaba duramente a la Unión Europea por su política de cierre de fronteras y por declarar la guerra a los refugiados que llegan desde países en conflicto. Desde hace 20 años, la isla italiana ha sido testigo de la llegada de miles de refugiados a sus costas a los que ha acogido. Otros muchos han perdido la vida intentando alcanzarla. Hoy, también sigue siendo una opción para los refugiados que huyen de Siria.

Han pasado más de dos años de la tragedia de Lampedusa, donde 368 inmigrantes se ahogaron mientras su barcaza se aproximaba a la costa de la isla. Cuando apenas faltaban unos cien metros para llegar a la isla, el barco, que había partido del puerto libio de Misurata, comenzó a arder. Aunque al principio se hablaba de una centena de muertos, unos días más tarde se confirmaba que habían sido más de 350 personas. 9 días después de la tragedia, otros 34 refugiados sirios murieron al volcar el barco en el que viajaban alrededor de 250 personas.

Otros muchos ni siquiera consiguieron acercarse a la isla: en 2015, alrededor de 200 refugiados procedentes de África subsahariana, Pakistán, Siria, Marruecos y Bangladesh murieron en aguas libias. Viajaban en dos barcos que acabaron hundidos: uno de ellos llevaba alrededor de 50 refugiados y el otro 400. Una semana antes de que esto ocurriera, Frontex rescató, en diferentes operaciones, a 3.400 refugiados que se encontraban a la deriva, en embarcaciones de madera y caucho, frente a la costa de Libia.

Ruta Mediterránea Oriental a Melilla: Siria-Turquía-Argelia-Marruecos-Melilla

La parada en Argelia solía ser habitual para los refugiados sirios que optaban por entrar a Europa a través de Melilla. Su viaje parte generalmente de Turquía. Allí suelen llegar en avión hasta Argelia, donde cruzan la frontera hasta Marruecos.

Muchos de los sirios que han entrado por esta ruta han relatado a eldiario.es que permanecían durante meses trabajando en Argelia, para poder costearse el precio que suelen exigir los traficantes de personas en la frontera melillense. Entre 1.000 y 3.000 euros por facilitar saltarse el control marroquí.

Hace un año, esta ruta era una de las menos problemáticas. Sin embargo, desde febrero del año pasado, el trayecto se ha complicado, ya que Argelia empezó a exigir visados a los sirios.

ACNUR calcula que el año pasado llegaron 7.192 refugiados a España a través de esta vía. Según Frontex, la mayoría de las personas que llegaron por esta vía eran refugiados sirios.

En la actualidad, el flujo por esta ruta se ha reducido en gran medida. Lo que se refleja en las cifras de ocupación del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes en Melilla. Por primera vez en años, hay menos de 500 refugiados. En octubre, no bajaba de las 1.700 personas, la mayoría sirios.

Cruzar el invierno de la ruta polar: Siria-Líbano-Rusia-Finlandia

El viaje de Siria a Finlandia, suele arrancar en Líbano. Allí despega el avión que les lleva hasta Moscú. El viaje cuesta unos 1.500 dólares. Además del dinero, necesitan un visado de la Embajada de Rusia. Una vez en Moscú, un tren les dejará en San Petersburgo, cerca de la frontera finlandesa.

El ministro de Exteriores letón, Edgars Rinkevics, ha advertido que el número de refugiados de Siria y Oriente Medio que tratan de acceder al continente a través de los Bálticos podría aumentar tras el acuerdo entre la UE y Turquía.

"Tenemos que prepararnos para que el flujo de refugiados aumente este año y los siguientes", aseguró Rinkevics en una entrevista en televisión, un día después de que entrase en vigor el acuerdo. El titular de Exteriores subrayó que la perspectiva de los refugiados tomando la "ruta norte", también llamada “ruta polar”, no era una novedad y recordó los últimos casos de ciudadanos de Siria y Oriente Medio accediendo a Finlandia y Noruega a través de su frontera con Rusia.

Esta misma semana, las autoridades de Finlandia y Rusia han acordado cortar el flujo de la “ruta norte”, cerrando sus fronteras. En los dos primeros meses de 2016 entraron en Finlandia alrededor de mil refugiados que provenían de la Laponia rusa. El número de llegadas aumentó sobre todo a partir de que, a finales de año, Noruega cerrara su frontera. Lo que pretende el país nórdico con estas medidas es impedir que la “ruta polar” se convierta en la ruta principal para la inmigración irregular.

Siria - Líbano - Rusia - Noruega

Otros refugiados continúan su viaje en tren -el mismo que hace parada en San Petersburgo- hasta Múrmansk, ciudad al norte de Rusia. A pesar de las temperaturas, que pueden llegar a los -30º C en invierno, esta ruta se ha convertido en una de las rutas más rápidas, baratas y seguras para los refugiados sirios. Igual que para ir a Finlandia, viajan en avión a Moscú desde Líbano y cruzan Rusia en tren hasta llegar a Múrmansk, muy cerca de la frontera con Noruega. Una vez allí, cruzan el puesto fronterizo de Storkog en bicicleta, ya que está prohibido hacerlo a pie y se detienen y acusan de tráfico de personas a quienes transportan refugiados en su vehículo.

Desde finales del año pasado, el país nórdico ha estado practicando deportaciones a Rusia de los refugiados llegados a Noruega a través de la “ruta Ártica”, después de que en noviembre se aprobara una reforma para endurecer la ley de Extranjería. Endureció la ley y cerró su frontera con Rusia para refugiados solicitantes de asilo de nacionalidad Siria, Iraquí y Afgana, lo que provocó un desvío de la ruta y un aumento de llegada de refugiados a Finlandia a través de Laponia.

105 largos kilómetros hasta Chipre: Siria - Líbano - Chipre

Aunque menos común, otra posible ruta llevaría a Chipre. Esta, a pesar de ser la más corta, no es muy concurrida. Aunque la distancia es mínima -les separan solo 105 kilómetros-, el trayecto, que puede durar varios días, es muy peligroso. A finales de octubre de 2015, la Guarda Costera de Chipre rescató a 100 refugiados sirios que viajaban en dos embarcaciones a la deriva. Unas semanas antes rescataron a otras 114 personas que trataban de llegar a la costa chipriota.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha