eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

No vienes, no votas

Pilar empezó el proceso burocrático de votar desde Londres hace mes y medio y, de momento, no lo ha conseguido

A pesar de la insistencia, del tiempo y el dinero invertidos en solicitar el voto, el consulado no tramita las peticiones y no da explicaciones

Si no vienes, no votas. Así evita el gobierno recibir el castigo de los votos de las personas que han tenido que irse del país

- PUBLICIDAD -
jsf_pilar_londres

Pilar en Londres, desde donde ella (además de otros muchos exiliados) no podrán votar el 24 de mayo

Hace algunos meses  escribía en este medio sobre mis primeras impresiones como exiliada en Londres. Ahora, ya asentada en la ciudad y habiéndome hecho mi pequeño hueco en esta jungla de asfalto, me gustaría poder compartir la frustración e impotencia que ha supuesto el proceso del voto por correo.
Como ya sabéis, este 24 de mayo se celebran elecciones municipales y autonómicas. Pues bien, hace cosa de un mes y medio me disponía a empezar todo el proceso del voto por correo, pensando que sería algo sencillo y sin mucho problema. Ingenua de mí. Comencé una aventura burocrática infinita que, os adelanto, aún no ha terminado. Ya me hubiera gustado a mí aquella que pasaron Asterix y Obelix en sus famosas 12 pruebas.
El asunto es complicado y lo cierto es que desde los organismos oficiales no te lo ponen demasiado fácil. Para inscribirte en persona necesitas cita. Hasta ahí todo lógico. La cosa deja de tener mucho sentido cuando, hace casi dos meses, una amiga me comenta que las citas se estaban dando para finales de mayo. No sé si es que van a esperar a hacer el recuento de votos cuando lleguen todas las cartas desde los consulados... En lo primero que pienso cuando me informan de esto es en todas mis vecinas en el barrio en el que vivo en Londres. Estoy convencida de que se encuentra a dos habitantes de tener más población con pasaporte español que Toledo. La gran mayoría de esta gente se va a quedar sin poder ejercer su derecho al voto. Lo segundo que pienso es en aquella expresión de “ni voz ni voto”. Lo de N i voz creo que ya quedó bastante claro hace tiempo con las novedosas y "muy democráticas" legislaciones instauradas por este gobierno que no sólo no quiere escucharnos, sino que hace todo lo posible para que nadie lo haga. Lo de Ni voto es nuevo, aunque tampoco supone una gran sorpresa.
Con la imposibilidad de ir en persona y no queriendo resignarme, decido realizar los trámites por correo empezando así una serie de correspondencia con el consulado que ni los amantes de Teruel.

La explicación que yo le doy es el miedo. El miedo del gobierno al voto de todas esas personas que nos hemos visto forzadas a marcharnos del país.

Después de enviar varias cartas, todo lo que recibo por respuesta es una notita muy amable diciendo que no se puede tramitar mi petición, sin mucha mas explicación. Era un "post it", como esos que le dejas a tu compañera de piso en la mesa para recordarle que limpie el horno. Todo muy informativo y profesional. A pesar de todo, no quise darme por vencida así que seguí invirtiendo mucho tiempo y dinero (que en libras duele aún más) y continué insistiendo, dándome la impresión de que me había convertido en una acosadora del consulado: cartas, llamadas, emails... Hasta que por fin, hace un par de días, me enteré de que, llegados a este punto, es muy probable que no pueda votar, que mis esfuerzos van a caer en saco roto, en urna rota en este caso.
La explicación oficial que se está dando es de calendario. La explicación que yo le doy es el miedo. El miedo del gobierno al voto de todas esas personas que nos hemos visto forzadas a marcharnos del país. A las que nos han echado, vaya. Parece ser que a los señores del PP no les inspira demasiada confianza electoral tener a miles de ciudadanas buscándose la vida por las calles de Inglaterra.
No vienes, no votas. Esta frase podría resumir perfectamente todo este artículo. En mi caso, voy a seguir intentando por todos los medios que mi voto llegue a mi ciudad natal antes de este domingo. Aunque, como ya he dicho antes, es muy posible que, como no puedo ir, no vote. 
- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha