eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El gasto se hunde un histórico 4% y se lleva por delante 761.000 empleos

Los datos del PIB del primer trimestre de este año muestran como el consumo sigue en caída libre, tanto el privado como el público.

La economía se contrajo un 2% respecto al mismo trimestre de 2012 y un 0,5% si se toma como referencia los últimos tres meses del año pasado.

- PUBLICIDAD -
La construcción continúa su purga

La construcción sigue su proceso de purga

Sin freno. Ese es el aspecto que muestra la evolución del consumo en España que en el primer trimestre del año continuó su desplome, según los datos publicados esta mañana por el Insituto Nacional de Estadística (INE). Así, el gasto de las familias cayó un 3,9% respecto al mismo periodo del año pasado y las administraciones públicas recortaron su gasto un 4,3%. El gasto público cae a un ritmo desconocido en la historia reciente, aunque el mayor peso en la economía es el de los hogares.

En total, el consumo se contrajo un 4% en tasa interanual, el peor dato de la crisis ya que en trimestres precedentes el gasto público ejercía de contrapeso (en tasa intertrimestral, es decir, frente a los tres meses precedentes el dato no es tan malo, incluso se mejora la tendencia). Como resultado, la demanda nacional, lo que se consume dentro de nuestro país, restó a la actividad económica en 4,9 puntos. Este varapalo hizo que el PIB se contrajera otro 2%, respecto al año pasado. El peor dato desde el último trimestre de 2009.

La gravedad de estas cifras es que no se registran al inicio sino en la supuesta rampa de salida de la crisis. La mayoría de los indicadores de la contabilidad nacional empeora o vuelve a registros de hace un lustro, cuando estalló la burbuja inmobiliaria y se vivieron los primeros compases de la crisis financiera. La luz al final del túnel no solo no llega sino que cada vez es más difícil de percibir.

La primera consecuencia de estas desastrosas cifras es el empleo. Según calcula el INE, en un año se han destruido 761.000 puestos de trabajo, a un ritmo del 4,5% en un año. El dato de empleo solo de asalariados es aún peor, ya que disminuye en un 5,4%. Ninguna rama de la economía se libra de destruir empleo. Así, aunque la palma se la lleva la construcción, que continúa con su purga y en un año elimina otro 14% del empleo que aún se dedicaba al sector, la industria sigue su adelgazamiento, como lo hace el sector servicios, la sanidad y la educación.

Aunque el ladrillo sigue siendo la actividad de la economía que más se reduce, la caída de la industria y los servicios es muy significativa, sobre todo porque los datos son peores que los del trimestre precedente. Así, la industria ha barrido en el primer trimestre del año un 3,9% de su actividad, con especial incidencia en la actividad manufacturera, que se contrae un 4,2%. Los servicios han perdido un 1,3%, uno de los peores datos de los últimos tres años.

Así las cosas, la inversión se desplomó en los tres primeros meses del año un 9%. El único factor que continúa en positivo es el de las exportaciones, que crecieron a una tasa del 4,5%. De hecho, es la demanda exterior la que salva a la economía de un descalabro aún mayor. Según el INE, es significativo el aumento de las exportaciones de bienes a países de fuera de la zona del euro.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha