eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Un caballo que apareció en ‘Águila Roja’ y ‘Tierra de Lobos’ muere de hambre en el norte de Cáceres

Ha sido en Jarilla, en el Valle del Ambroz, donde ha aparecido muerto junto a otros 15 con síntomas de desnutrición extrema 

La Guardia Civil ha imputado al dueño de los animales por un delito de maltrato animal

45 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Imagen del caballo muerto

Imagen del caballo muerto

‘Cervantino’ es un caballo que ha pasado de tener un caché dorado, con intervenciones en series de televisión como ‘Tierra de Lobos’ y ‘Águila Roja’, a morir de hambre. Es uno de los caballos que ha salido en la serie, "siendo montura habitual de los protagonistas", según ha informado la Guardia Civil.

Su cadáver estaba abandonado en la finca en la que vivía, en el Valle del Ambroz. Ha pasado de ser la montura en las series de televisión a morir de inanición, rodeado de otros animales, sin agua y sin comida.

La Guardia Civil ha encontrado 15 equinos en condiciones de desnutrición extrema en la misma finca de Jarilla. 

Fue una denuncia interpuesta por un particular la que alertó de los hechos. Con esta información una patrulla del Seprona acompañada por un veterinario de la Junta realizó inspecciones oculares en la explotación, donde hallaron el cadáver en estado de descomposición de Cervantino.

Así se localizaron dos sementales encerrados en las cuadras, mientras que el resto de animales deambulaban por la finca, con una extensión de 10 hectáreas. 

El dueño ha sido denunciado

Como consecuencia de estos hechos el Seprona le ha interpuesto diferentes denuncias administrativa por no presentar libro de explotación, encontrarse varios animales ubicados fuera de su explotación de origen o no comunicar ni haber eliminado de forma controlada el cadáver del caballo hallado, también por maltrado animal. 

Se ha podido confirmar además el fallecimiento en fechas anteriores de otros ejemplares en la misma finca, debido a la "desatención continuada en el cuidado de aquellos, la falta de alimentación y la omisión en la aplicación de tratamientos preventivos o curativos, de carácter obligatorio, de las enfermedades que padecían".

Explica la Guardia Civil que incluso el imputado llegó a propinar una paliza a dos perros de raza bodeguero, bajo el pretexto de haber matado a una gallina. En otra ocasión se ensañó con un caballo, "asestándole golpes con una fusta en la cabeza, infligiéndole daños de carácter irreversibles en un ojo", y jactándose públicamente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha