eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

El obispado tapa los honores a Franco de la cruz falangista de Hornachos, pero mantiene el monumento en pie

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura denuncia que se trata de un insulto a las víctimas del Franquismo

Recuerda que la cruz ha sido un lugar de encuentro y de exaltación de los valores de la Falange y del Golpe militar hasta que llegó la Democracia.Un espacio-ritual lleno de connotaciones antidemocráticas

Por ello reclama que se lleven la cruz a un museo

- PUBLICIDAD -
Una Cruz de los Caídos con símbolos falangistas sigue en pie en Hornachos

Una Cruz de los Caídos con símbolos falangistas sigue en pie en Hornachos

La cruz de Hornachos, al igual que otras tantas, fue levantada por orden de un decreto franquista que fijaba el 20 de noviembre como día de luto oficial. Ordenaba la instalación de inscripciones en honor a la sublevación militar y el ideólogo de la Falange española.

Durante décadas ha sido lugar de exaltación de los valores franquistas. Protagonista de celebraciones como el Día del Caudillo o de la Raza. Es decir, un punto de reunión para los franquistas. Insluso un lugar de ritual fascista.

El monolito-placa en forma de cruz se verá despojado de la leyenda franquista que le ha acompañado durante décadas: ‘Caídos por Dios y por la patria, ¡Presentes!’. Pero la cruz falangista se queda en la Plaza de la Virgen de los Remedios de Hornachos, un espacio inmatriculado décadas atrás por la Iglesia.

El obispo de la Diócesis de Mérida-Badajoz, Celso Morga, había recibido una reclamación formal por parte de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica instándole a su inmediata retirada. Le transmitían en la misiva que su mantenimiento va en contra de los valores democráticos y la Ley de Memoria Histórica. Y al ser una propiedad inmatriculada por ellos, es su responsabilidad.

La Diócesis de Mérida-Badajoz ha confirmado a este diario que tras analizar el caso, y hablar con el ayuntamiento, tapará los símbolos franquistas. La decisión tomada ha sido la de “añadir una capa a la cruz del mismo material del que está construida para que no desentone con el fin de tapar esos símbolos”.

"Una tomadura de pelo"

Una opción que no convence en absoluto al colectivo de memoria histórica. De hecho transmite que supone una “tomadura de pelo”. Entiende que la eliminación de la iconografía no deja exento al monumento de su significado franquista.

La pregunta que muchos se hacen es la siguiente: ¿En Alemania se dejaría en la vía pública un símbolo nazi, tapando parte del monumento? ¿O se llevaría a un museo?

El presidente de la asociación de memoria histórica, José Manuel Corbacho, insiste en que la cruz seguirá ensalzando los valores antidemocráticos que tenía antes, porque fue levantada por decreto franquista en honor al levantamiento, el golpe de estado y el dictador. Entiende que en el imaginario de todos los vecinos –y de las víctimas del Franquismo-- seguirá siendo la Cruz de los Caídos. Piensa que su lugar no es la vía pública, sino un museo que contextualice su origen y explique su significado.

Y se trata además de un elemento especialmente 'hiriente' para las víctimas si se tiene en cuenta que Hornachos fue la tercera localidad con mayor represión y víctimas del Franquismo en su comarca –tras Almendralejo y Villafranca--. En un municipio muy pequeño hay documentados al menos 110 víctimas del Franquismo, comenta José Manuel Corbacho, presidente de este colectivo.

Un caso parecido en el Obispado de Plasencia

Se refiere a un informe del Ministerio de Cultura, que señala que un símbolo de estas características, aún despojado de su iconografía golpista, resulta “difícilmente reconvertible”, salvo aquellas excepciones en los que un informe certifique su verdadero valor artístico y monumental.

Existe un precedente muy cercano, donde el Obispado de Plasencia optó por retirar (por completo) otro símbolo franquista de la puerta de un templo en la localidad cacereña de Navaconcejo.

El obispado procedió a su retirada tras el ‘aviso a navegantes’ que semanas atrás había lanzado el nuevo Ejecutivo de la Junta. El director general de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural, Francisco Pérez Urban, transmitió a este diario que la Junta ponía mano dura, y que antes de dar dinero público se iban a cerciorar vía informe de que se cumple la Ley de Memoria Histórica.

Dinero público y símbolos franquistas

La Junta adoptó esta postura tras conocerse que el anterior Ejecutivo de Monago concedió una subvención 15.000 euros para la restauración de una ermita en Navaconcejo, pese a mantener un escudo falangista justo en la entrada.

De este modo el Ejecutivo ya confirma que no invertirá ni un solo euro en aquellos templos religiosos que conserven símbolos en honor al dictador Francisco Franco, o que exalten a la dictadura militar. En este sentido, la Asociación para la Recuperación de Memoria Histórica advierte al obispado de Badajoz que su propuesta puede acarrearle "problemas" ante la administración en caso de que quiera optar a partidas públicas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha