eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

José Mujica: "Los países latinoamericanos competimos por ver quién se baja más los pantalones”

El expresidente uruguayo critica en Argentina la política de integración América latina: "No hay que acordarse de Bolívar en todos los discursos. Menos fotos de presidentes, menos reuniones y más voluntad política"

"Seguimos acumulando millonarios que no saben qué hacer con la plata y no tenemos ni siquiera el coraje de encajarles un impuesto", asegura

El exmandatario, que presenta estos días su biografía autorizada, afirma que "el mundo está clamando por un gigantesco plan Marshall para liquidar la pobreza"

- PUBLICIDAD -
Mujica, investido doctor Honoris Causa por la Universidad de Buenos Aires

Mujica, investido doctor Honoris Causa por la Universidad de Buenos Aires./EFE

Ante un auditorio colmado en la Facultad de Economía de la Universidad de Buenos Aires, un José Mujica abrumado por los aplausos se sienta frente al micrófono con la intención de dar cátedra. Lleva un par de días en Buenos Aires para presentar su biografía autorizada,  Una oveja negra al poder (Ed. Cúspide), y ha encadenado en estas 48 horas demasiadas entrevistas centradas en el anecdotario de ese relato. Por eso, quizá, la decisión de lanzar un mensaje de más calado aprovechando la ceremonia en la que se le inviste doctor honoris causa.

El discurso –como lo son siempre los del expresidente uruguayo– despliega su retórica sencilla sazonada con alguna que otra palabrota, en tono reflexivo y entusiasta. Y se centra en una idea que pocas veces se escucha en esta parte del continente, y muchas menos de un ex primer mandatario: que la vocación integradora de los países latinoamericanos es débil y superficial. Y que eso la aboca al desastre; a la pobreza y la desigualdad.

"Tenemos mucho en común y sin embargo estamos ahogados en nuestros estados nacionales, clamando por una hipotética integración que no es motivo central de nuestra existencia política", lanza. Y advierte: "El mundo que viene no es para los débiles. Y el único camino para no serlo es juntarse para reproducir una voz más fuerte y hacer valer nuestra propia existencia. Pero los gobiernos estamos preocupados por llegar a final de curso y ver quién nos sucede". Los aplausos estallan. 

Si lo que querés es ostentación, afirmar tu individualidad, resaltar entre tus congéneres, metete en la danza de la lucha por los millones. Yo pienso que hay que pelear por la felicidad humana. Y la felicidad es tener lo básico y tiempo para vivir"

"No podemos esperar que espontáneamente la economía nos integre. Los países latinoamericanos estamos disputando entre nosotros cómo atraemos la inversión extranjera y hacemos un concurso a ver quién se baja más los pantalones", sostiene. Y con los aplausos de fondo remacha: "Así no. ¡Así no!".

Y si el fondo de la política regional es objeto de las críticas también lo son las formas. "Estamos disputando la miseria, achicando la cancha permanentemente", asegura, apelando como buen sudamericano a la metáfora futbolística. Mujica se atreve incluso a meterse con el mito de la izquierda local: "No hay que acordarse de Bolívar en todos los discursos. Hay que laburar. Menos fotos de presidentes, menos reuniones, menos discursos y más voluntad política en esta pelea".

La pelea que refiere el uruguayo es frente a las grandes potencias, frente a las multinacionales. "Gran parte de la soberanía actual de los Estados va a ser absorbida por acuerdos internacionales propuestos y llevados a tambor batiente por los países más fuertes", explica. "Las fuerzas del mundo luchan por atomizarnos. Porque así el peso de las multinacionales es determinante. Para evitarlo tenemos que ser dueños de nuestro propio sistema, de nuestra investigación, de nuestra ciencia… Si la dejamos, China viene con todo y va a hacer lo que se le cante", subraya.   

Europa y las multitudes que ya no leen diarios

En el discurso de Pepe Mujica Europa aparece como ejemplo de la política de integración, a pesar de que al otro lado del Atlántico las críticas apuntan precisamente a las desigualdades entre los actores de esa integración. "La gran fundadora de la civilización contemporánea, capitalista, agresiva, que se impone en el mundo entero, está haciendo lo que tiene que hacer: se aglutina. ¿Por qué? Para defender lo que fue. Porque sabe lo que es EEUU y tiene claro lo que se levanta en Oriente", analiza.

La receta del exmandatario para estos lares es matemática: hay que gobernar cinco días para el país y dos días para América latina. Tenemos que hacer una hipótesis de futuro, de construcción colectiva. Si no integramos la inteligencia no vamos a integrar un carajo de nada". 

Pero para hacerlo hace falta convencer a las bases. "Las multitudes ya no leen diarios, y si las multitudes no entran en esto, no hay fuerza. No hemos logrado que el hombre común y corriente de los países latinoamericanos perciba que su suerte está en juego" con estas políticas.

Después las palabras del expresidente uruguayo se tornan más generales, evocadoras. "El hombre es el único que puede darse cuenta que el negocio de la solidaridad es el mayor egoísmo para vivir mejor. Pelear a lo perro cimarrón disputando un hueso es la ruina", afirma entre aplausos.

"Mientras, seguimos acumulando millonarios, viejos miserables que no saben qué hacer con la plata y la despilfarran. Y no tenemos ni siquiera el coraje de encajarles un impuesto de carácter mundial y fugan con la plata de un lado al otro y juegan con los pueblos. No hay crisis ecológica, sino crisis de gobernanza mundial".

"Ni siquiera podemos organizarnos para distribuir la comida que nos sobra porque no la hemos podido vender y la tiramos. Somos unos fenómenos", ironiza. Los pobres de África también son nuestros pobres. El mundo está clamando por un gigantesco plan Marshall para liquidar la pobreza", dice casi a voz de grito.

Y acaba dirigiéndose a los jóvenes presentes, apelando a la austeridad y la sencillez que lo han convertido en un personaje famoso, en una rara avis de la política, Una oveja negra al poder. "¿Qué vas a hacer? –inquiere– ¿Apostar por trabajar en una multinacional y jubilarte con artritis y medio ciego de estar delante de la computadora? Si lo que querés es ostentación, afirmar tu individualidad, resaltar entre tus congéneres, metete en la danza de la lucha por los millones. Yo pienso que hay que pelear por la felicidad humana. Y la felicidad es tener lo básico y tiempo para vivir".

Y antes de despedirse y dar las gracias a un público que le aplaude de pie como a un artista, suelta su último consejo: "Aprovechen el tiempo, pero no se dejen ganar la libertad".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha