eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Para vencer la pobreza hay que sentirla

Diversos informes, como de la OSE, la Caixa, de la Red Europea contra la Pobreza, Cáritas y otras entidades del Tercer Sector, nos advierten de que cada vez hay más españoles que ya no alcanzan a pagar, por ejemplo, el recibo de la luz, del agua

Un Gobierno en el que tiene la última palabra el ministro de Hacienda es un Gobierno deshumanizado

La deshumanización de sus políticas públicas es lo que está llevando a que cada día en este país, los más débiles y vulnerables estén peor, más excluidos y empobrecidos, eso nos debe hacer sonrojar a todos y todas

- PUBLICIDAD -
La salmantina Elena Diego, en una intervención en el Senado.

La salmantina Elena Diego, en una intervención en el Senado.

Grave es que la crisis esté provocando cada vez más desigualdad, exclusión social y pobreza en nuestro país, pero lo es más que el Gobierno, lejos de apoyar medidas para paliar el sufrimiento diario de estas personas, cada día toma decisiones que incrementan la brecha social y económica entre ricos y pobres. No se puede mirar hacia otro lado. Estamos ante una emergencia nacional. Pero, para atacar la pobreza hay que conocerla, no podemos silenciarla. Como decía Quevedo: la pobreza, es amarga y hay que echarla de la boca.

Sin duda, la crisis y los recortes están afectando gravemente a la cohesión social. La pobreza se extiende alcanzando a clases medias súbitamente empobrecidas. Lo más grave es que estos recortes se producen en un momento en el que crece el número de personas que necesitan ayuda de emergencia en España.

Diversos informes, de la OSE, la Caixa, de la Red Europea contra la Pobreza, Cáritas y otras entidades del Tercer Sector, nos advierten de que cada vez hay más españoles que ya no alcanzan a pagar el recibo de la luz, del agua; ciudadanos que han perdido la prestación por desempleo y necesitan ayuda para alimentos, ropa, para pagar el comedor y el material escolar o que hay más de 300 desahucios diarios.

Para atacar la pobreza, sobre todo hay que sentirla.  La sociedad española es solidaria, el voluntariado ha crecido, es para enorgullecerse, pero los ciudadanos ven que su Gobierno, lejos de tomar medidas contra la desigualdad y la exclusión, es el motor de la pobreza en este país.

La deshumanización de sus políticas públicas es lo que está llevando a que cada día en este país, los más débiles y vulnerables estén peor, más excluidos y empobrecidos, eso nos debe hacer sonrojar a todos y todas. A quienes tenemos la obligación de dar respuesta a estas personas, a las que peor lo están pasando.

Pero hoy, el Partido Popular gobierna en la casi totalidad de las instituciones de este país y sus decisiones lejos de solucionar en este país las diferencias entre ricos y pobres, con sus políticas las incrementan. En sólo un año los datos sobre el daño que la crisis y sus políticas están produciendo en la mayoría de la sociedad, en la que conocemos como “clase media” nos retrotrae a muchos años atrás, donde en este país no existía esa “clase media”. Nos están devolviendo a esa España en "blanco y negro". Para poder hacer frente a todo esto, el gobierno debe dar marcha atrás y poner encima de la mesa políticas de discriminación positiva. Políticas de emergencia para los más vulnerables ya que no se puede tratar igual a los desiguales y cada día ocurre lo contrario se incrementan estas diferencias.

El problema es que quien decide qué hacer en este país es el ministro de Hacienda y, desgraciadamente, la pobreza tiene nombre y apellidos y no se llaman déficit. Un Gobierno en el que tiene la última palabra el ministro de Hacienda es un Gobierno deshumanizado. Y desgraciadamente para vencer la pobreza hay que sentirla y dudo que este Gobierno sea el ejemplo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha