eldiario.es

Menú

REGIÓN DE MURCIA

20D: (In)gobernabilidad y la excepción murciana

- PUBLICIDAD -

Me encanta el olor a ingobernabilidad por la mañana, no por nada, sino porque la “gobernabilidad” de estos últimos años ha significado pelotazos urbanísticos y de obra pública, corrupción, estafa y rescate bancario, deuda, recortes sociales, desahucios, pobreza, precariedad laboral, paro, cortes de luz y de agua, frío, hambre, represión, exilio económico, desesperación, crecimiento de los suicidios por motivos socio-económicos.

Si la gobernabilidad significa sufrimiento, la ingobernabilidad no puede dejar de ser algo bueno para nosotras. Su caos, nuestro futuro: no cabe duda que en este Estado se ha iniciado un proceso de cambio, ya imparable, que debemos reforzar desde abajo para que acabe en buen puerto para los intereses de las clases populares, que son las que están sufriendo las consecuencias de esta estafa llamada crisis. Para bien o para mal, a medio plazo, habrá transformaciones en este país.

El resultado de las elecciones generales del 20D ha dejado un tablero político, como decíamos, de “ingobernabilidad” -que digo yo que qué sabrá esta gente de gobernar la miseria como lo hacen millones de españoles y españolas cada día-. La apuesta del IBEX 35 no ha funcionado: el PP no puede gobernar con C's solamente, y el PSOE no puede hegemonizar la oposición (oposición simulada, como cada vez entiende más gente, porque para recortarnos saben ponerse de acuerdo).

Con la cuestión territorial patas arriba, tanto pin como pon tienen serias dificultades, por no decir nulas posibilidades, de formar un gobierno estable que no sea la gran coalición –un acuerdo entre los turnistas del bipartidismo, PP y PSOE , última bala del régimen para mantener su “estabilidad” (la de los recortes), lo que provocaría con toda probabilidad el sacrificio de su pata más débil, el propio PSOE.

Podemos, que entra con mucha fuerza y logra capitalizar la ola de descontento surgida del 15M, tiene en sus manos una arma poderosa: siendo primera fuerza en Cataluña y País Vasco son los que tienen la llave para la solución de la cuestión territorial del Estado, sobre todo por la parte de Cataluña, sobre todo Ada Colau, la verdadera vencedora de estas elecciones. Los y las dirigentes de Podemos, que a esto de la estrategia política saben jugar, enseguida lo ponen encima de la mesa: somos la primera fuerza en País Vasco y Cataluña, más de cinco millones de votantes quieren que se garantice el derecho a decidir de Cataluña. He aquí la clave, más allá de otras reformas constitucionales que podrían ser asumibles por el resto, se juegan su carta, se debe garantizar el referéndum en Cataluña. Pelota encima del tejado del PSOE.

Tengo que reconocer que hago serios esfuerzos para no esbozar una sonrisa maliciosa cuando pienso en la situación del PSOE. Puesto encima de la mesa el referéndum en Cataluña por parte de Podemos (y quien manda en Cataluña es Ada Colau, no Pablo Iglesias, lo que hace inviable que Podemos se eche atrás en esta reivindicación), el PSOE no puede presionar hacia un gobierno de izquierdas, que por cierto, necesitaría también al menos de la abstención de ERC, el cual está inmerso en el proceso soberanista catalán.

Al PSOE le ha tocado muerte o muerte. Por un lado puede abstenerse y dejar pasar un gobierno de la derecha, pero tal y como está constituido el Parlamento, entraría de lleno en la lógica de tener que apoyar al PP en los recortes que ya tienen preparados desde Europa. Esto sería la gran coalición con la que el PSOE se haría un harakiri. Por otro lado queda la opción de las elecciones anticipadas, pero en un escenario así, en el que es probable que se refuerce el PP en detrimento de C's, también con probabilidad podría terminar de caer electoralmente el PSOE en favor de Podemos. Tal fue el caso de Grecia en las anticipadas de junio de 2012.

UP-IU con un colchón considerable de votos, superando los novecientos mil, se quedan con dos escaños gracias a la (no) proporcionalidad de la ley electoral. Ya llegan comentarios (suelen ser de la gente que ha estado boicoteando cualquier tipo de acuerdo en la izquierda, ellos sabrán por qué) de lo malos malísimos que son los de UP-IU presentándose y qué bien le hubieran venido esos votos a Podemos. No nos hagamos trampas, compañeras. Podemos decidió, en contra de la opinión de algunos de nosotros que preferiríamos una confluencia estatal al calor e imitando los procesos municipalistas tipo Ahora Madrid, no pactar con IU. IU decidió no disolverse y presentarse.

El voto progresista, el voto de cambio, se concentra en las ciudades y sobre todo en la capital de cada territorio

Ambas decisiones son legítimas, pero cada cual que aguante su vela, como la aguantamos todos. De hecho ya se está dando un tipo de “confluencia”: personas de IU pasan a Podemos en su mayoría de la mano de la dirección del propio Podemos. Salta a la vista que este proceso no está siendo el adecuado. La gente demanda una confluencia como las municipales: desbordante por abajo e ilusionante, y no los juegos de aparato y fichajes estrella. Además, que es lo que funciona como se está demostrando una y otra y otra y otra vez en este ciclo electoral.

En fin, así con todo, como diría alguno, “hay un gran caos bajo el cielo, la situación es excelente”.

Vayamos a nuestra tierra, caciquilandia, que diga... Murcia; último reducto de esa España como tiene que ser, esa España en serio, España, muchos españoles y muy españoles. El PP gana las elecciones, lo que no es ninguna novedad, pero con un 40,4 % de los votos y cinco escaños de diez (en el conjunto del Estado el porcentaje del PP es del 28,7 %), y respecto a las autonómicas de este mismo año recupera 3 puntos. Segunda posición para el PSOE, lo que tampoco es ninguna novedad, aunque sigue en caída libre con el 20,3 % de los votos, 2 escaños y perdiendo 3,66 puntos respecto a las autonómicas. Tercero C's, invirtiéndose aquí la tendencia estatal respecto a la posición de Podemos, con un 17,7 % de los votos (en el conjunto del Estado es del 13,9 %), 2 escaños y ganando nada más y nada menos que 5,5 puntos respecto a las autonómicas. Podemos queda cuarto con un 15,2 % de los votos, 1 escaño, cosechando el cuarto peor resultado de Podemos en el Estado y, eso sí, ganando 2 puntos respecto a las autonómicas (que es prácticamente lo que pierde IU y teniendo en cuenta que en estas elecciones ha habido 8 puntos más de participación en la Región respecto a las autonómicas).

Claro, dado estos resultados de Podemos uno podría decir que en fin, la idiosincrasia de los murcianos, que poco a poco…; y sí, queda meridianamente claro que la sociedad murciana es conservadora, pero esto no lo explica todo. Incluso se ha oído decir que si la ¡¿ley electoral es injusta?!, cuando Murcia es una circunscripción bastante proporcional al repartirse 10 escaños. O se puede uno contentar con los nuevos 30.000 votos para Podemos, cuando ha habido 8 puntos más de participación, cuando el PP gana 57.000 votos, cuando C's gana casi 50.000 votos y cuando PP y C's en conjunto en el municipio de Murcia ganan 40.000 votos.

Y ahí es donde yo quería llegar, a la ciudad de Murcia, porque todas estas justificaciones no sirven de nada, políticamente hablando, sino que tenemos que ver donde están los errores, que los ha habido, y darles solución. Hay que recordar que el voto progresista, el voto de cambio, se concentra en las ciudades y sobre todo en la capital de cada territorio; y haciendo de referente al resto de la región, tira de ella en conjunto hacia posiciones de transformación social. Esto es una regla que se cumple siempre en política, la ciudad va por delante. Es significativo lo que ha ocurrido en el municipio de Murcia, con 10 puntos más de participación que en las autonómicas, el PSOE sigue desplomándose, perdiendo casi 3 puntos. Podemos gana algo de voto pero se mantiene estable en porcentaje, en torno al 16 %; IU incluso pierde voto y porcentaje. El PP se recupera subiendo mas de 4 puntos. C's se dispara, pasa de ser la cuarta fuerza a la segunda y gana casi 5 puntos.

Si había alguna contestación en la ciudad de Murcia tras las municipales a la hegemonía del PP, ese diario de tirada regional tan equilibrado y neutro que todos conocemos ya se ha encargado de recordarnos que «El PP recupera su autoridad y domina todos los barrios y pedanías de Murcia», no se vayan a olvidar esos nuevos pedáneos del cambio quién manda aquí. Hay que preguntarse por qué, por qué en el lugar donde deberíamos concentrar más voto progresista ocurre esto.

Se tuvo la oportunidad con una candidatura municipal desbordante a la imagen de Ahora Madrid o Barcelona en Común de ser principal oposición en el Ayuntamiento de Murcia, o incluso gobernarlo. En aquel momento había voto para ello. Sé que esto que voy a decir pesa, pesa porque nos equivocamos y cuando uno se equivoca en política se le es devuelto multiplicado por diez: sin una formación municipal en la ciudad de Murcia que sea fuerte, coherente, principal oposición, referente en la Región, ilusionante, movilizadora, que cree tejido social reivindicativo; es imposible, imposible un cambio en esta Región.

De verdad que nos lo tenemos que hacer mirar en la izquierda transformadora y mucho el sainete que montamos en las municipales. O logramos construir con lo que tenemos una formación municipal desbordante que sea el motor del cambio en la Región o tendremos que conformarnos con un puñado de votos cada vez. Con los votos que caen de Madrid no alcanzan, queridos y queridas. Las soluciones y las tareas están a la vista.

Hay que reconstruir una formación municipalista en la ciudad de Murcia a la imagen de Ahora Madrid, las Mareas gallegas, Barcelona en común; una formación que desborde, ilusione y haga participar a la ciudadanía en un tejido social municipal reivindicativo, un potente referente para toda la Región; tenemos las herramientas para ello. Necesitamos reforzarnos por abajo, junto a otros compañeros y compañeras, refundarnos en un partido-movimiento plural, participativo, donde podamos contar con otros actores comprometidos con la transformación social sin necesidad que se tengan que disolver, como UP-IU.

Y necesitamos estimular la apertura de un nuevo ciclo de movilizaciones que nos permita mantener abierta la vía hacia una proceso constituyente. Compañeras y compañeros de manifestaciones, de infinitas reuniones, de reflexiones políticas, compañeras de partido, de luchas, de decepciones y de victorias, personas que tratáis de explicar día tras día que necesitamos un cambio y recuperar nuestras vidas, no nos vengamos abajo; Murcia no es tan diferente, aprendamos de los errores y vamos a prepararnos para el ciclo que se abre haya elecciones anticipadas o no, para poner esta ciudad y esta Región en pie de guerra contra la austeridad, con ilusión y desde la confluencia desbordante. Las Mareas Gallegas y En Comú Podem marcan el camino.

Pedro Luis López es miembro de Anticapitalistas y del Consejo Ciudadano Autonómico de Podemos Región de Murcia

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha