eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Revilla considera que "Torrelavega tiene que dar un escarmiento al PP"

El secretario general y candidato del PRC a la Presidencia de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha considerado que "Torrelavega tiene que dar un escarmiento al PP" por los niveles de empleo en los que la ha situado el Ejecutivo de Ignacio Diego.

- PUBLICIDAD -
Revilla considera que "Torrelavega tiene que dar un escarmiento al PP"

Revilla así lo ha manifestado este martes en un encuentro con unos 200 vecinos de la Plaza de las Autonomías y de Nueva Ciudad, en el que ha estado acompañado por el candidato regionalista a la Alcaldía de Torrelavega, Javier López Estrada.

El líder regionalista ha manifestado a los asistentes que el próximo 24 de mayo es "necesario votar al PRC" después de cuatro años en los que "el PP ha hundido Cantabria" y ha incumplido los cuatro compromisos que figuraban en su programa electoral: "acabar con el paro, bajar los impuestos, llenar Cantabria de empresas, y arreglar la región en 100 días". En su opinión, Diego y el PP "no han hecho nada y es el momento de mandarles para casa".

Revilla ha insistido en la necesidad de que el PRC recupere el Gobierno de Cantabria y tenga un alcalde regionalista en Torrelavega. Además, ha mostrado su confianza en que el próximo 24 de mayo el PRC ganará en Cantabria y en Torrelavega porque, ha afirmado, "Torrelavega tiene que dar un escarmiento al PP".

Por su parte, Javier López Estrada ha trasladado a los vecinos algunas de las propuestas que los regionalistas llevan en su programa electoral para mejorar la calidad de los vecinos de estos barrios como mejorar el parque infantil y las boleras; mayor limpieza; estudio para la instalación de un centro de mayores; organizar la entrada de camiones los martes para que aparquen en las zonas habilitadas; o un estudio de urbanización de las calles Cabuérniga y paralelas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha