eldiario.es

Menú

General Electric plantea cerrar su filial en Ortuella, con 147 trabajadores

La dirección se desplazará este miércoles a su planta de Bizkaia para comunicar sus planes a la directivos, comité de empresa y trabajadores

- PUBLICIDAD -

General Electric ha planteado este martes al comité de empresa en Europa su intención de cerrar su planta de GE Renewable Hydro en Ortuella (Bizkaia), con una plantilla de 147 trabajadores. La compañía, que fabrica generadores 'smoll', se plantearía conservar una oficina con 12 empleados, fuera de la planta.

El responsable de General Electric Hydro, Bill Armstrong, comunicará este miércoles los planes de la multinacional tanto a la dirección como al comité de empresa y a los trabajadores en sendas reuniones que se celebrarán en la factoría vizcaína. Tiene previsto también reunirse por la tarde con la consejera del Gobierno vasco de Competitividad, Arantxa Tapia.

Según han confirmado fuentes sindicales, la intención de la compañía es "deslocalizar" la producción para centrarla en China e India. "Es una deslocalización pura y dura", han lamentado.

De hecho, los sindicatos de la compañía habían denunciado a la Inspección de Trabajo, a finales del pasado mes de junio, que proyectos de la filial vizcaína se habían adjudicado a sus competidores.

Las mismas fuentes han asegurado que, de momento, el grupo ha planteado esta martes sus intenciones en una presentación a los representantes de los trabajadores, pero "luego vienen los puestos que se pierden".

Los sindicatos recuerdan que la planta que ahora "pretenden cerrar" se inauguró el pasado año, después de que el grupo estadounidense adquiriera las actividades de la francesa Alstom, ubicada hasta entonces en Galindo. "Éramos su planta de excelencia, pero no hemos llegado a arrancar", han asegurado.

"Nos toca a nosotros"

Según afirman, estas instalaciones no han llegado a "utilizar completamente" porque "todo el plan industrial" se ha incumplido. "Poco a poco hemos visto cómo nos han ido quitando el trabajo y la entidad de Bilbao. Teníamos calidad, compra y logística y pasamos a depender de Grenoble", han denunciado.

Han recordado que el pasado año, la multinacional cerró el negocio de turbina que tiene en Barcelona y despidió a la mitad de la plantilla de eólico (GE Wind). "Ahora nos toca a nosotros", ha añadido. La intención de General Electric es, según ha precisado, vender también el negocio de Birr (Suiza) y conservar solo el de Grenoble.

Los trabajadores, con una media que supera en poco los 30 años, se encuentran "preocupadísimos" por su futuro. "Y más sabiendo que es una jugada, y no se debe a la falta de trabajo porque el producto no vende. Hemos visto claramente que desde que entró General Electric, nuestro trabajo ha ido desapareciendo, que los proyectos no entraban y que nos han ido encareciendo, pero sin subirnos los sueldos, con congelación salarial durante tres años", han lamentado.

Las centrales creen que el "cierre total" puede prolongarse hasta noviembre o diciembre, por lo que "esto va a ser una pelea larga", tras presentarse el ERE de extinción en octubre. "Estamos a la espera de cómo se desenvuelven los acontecimientos", han concluido.

El caso de GE Alstom en Navarra y Cataluña

En 2006, la multinacional General Electric-Alstom planteó un al plan que pretende eliminar 400 empleos del grupo en Navarra y Cataluña.  El plan de reestructuración era fruto de la adquisición por General Electric de parte del negocio e actividades energéticas de la multinacional franco inglesa, Alstom.

El ERE global implicaba el cierre de dos instalaciones del grupo, la de Cornellà (Barcelona) que produce turbinas hidroeléctricas y la de Buñuel (Navarra) que realiza cuadros eléctricos. Además, el plan preveía fuertes tijeretazos en Barcelona, en Noblejas (Toledo) y en diversos parques eólicos dispersos por el país.

El grupo norteamericano anunció justo después de la adquisición, en enero de 2016, un fuerte recorte de las actividades de la antigua Alstom en Europa. Inicialmente el recorte comunicado fue de más de 10.000 personas, cifra que se ha reducido a 6.450. En España la primera valoración suponía eliminar 512 puestos de trabajo de los 700 del grupo. Posteriormente, la cifra se ha situó en los 400 anunciados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha