eldiario.es

Menú

El jurado declara culpable de asesinato con alevosía al hombre que acuchilló a su vecina en el barrio de Deusto

Fiscal y acusación piden 15 años menos un día de prisión y 20 de internamiento psiquiátrico y la defensa 7 años y 6 meses de cárcel

- PUBLICIDAD -

El jurado popular ha declarado a Rafael T.M., culpable de un delito de asesinato con alevosía, con la eximente incompleta de alteración psíquica, por acuchillar hasta la muerte a su vecina, María Mirella S.M., en el barrio bilbaíno de Deusto, el 25 de mayo de 2012.

El juicio con jurado que se celebra en la Audiencia provincial de Bizkaia desde el pasado 10 de enero por la muerte de María Mirella, de 43 años de edad, a la que Rafael T.M. propinó 52 cuchilladas, de las cuales 15 afectaron a órganos vitales, provocando su fallecimiento en pocos minutos por "shock hipovolémico", ha quedado esta martes visto para sentencia.

El jurado considera probado que el cuchillo utilizado para apuñalar a María Mirella pertenece al acusado, que se encontraba en su domicilio del número 42 de la calle Ramón y Cajal de Bilbao el día de los hechos y que abandonó su casa para salir al encuentro de la víctima al escuchar que se disponía a abandonar su domicilio. Asimismo, considera corroborado que el acusado inició una discusión con María Mirella.

Además, considera probado que el acusado sujetó a la víctima por los hombros con ambas manos, evitando la huída de ésta, y que Rafael T.M. comenzó a agredir a la víctima estando ambos de pie, para, posteriormente continuar con la agresión en el suelo.

El jurado cree probado que el acusado sacó el cuchillo de forma sorpresiva y que comenzó a acuchillar a la víctima de manera continuada, lo que queda corroborado en la autopsia. Además, considera probado que el acusado gritó "muérete ya, ¿esto es lo que quieres? ¿no te vas a morir?, muere, muere", así como que ladeó la cabeza de la víctima a ambos lados mientras la acuchillaba en el cuello.

Por otro lado, el jurado declara probado que el cuchillo utilizado en la agresión fue lavado, que María Mirella "no pudo defenderse" y que al acusado, según el informe psiquiátrico forense, "se le describe un diagnóstico de esquizofrenia paranoide, pero no anulación de las capacidades cognitivas y volitivas del acusado".

Por todo ello, el jurado, por unanimidad, ha encontrado a Rafael T.M. culpable del hecho delictivo de matar a María Mirella, siendo su acción un delito de asesinato con alevosía con la concurrencia de la eximente incompleta de alteración psíquica.

El jurado estima que no debería concederse al acusado el beneficio de una suspensión condicional de la pena, ni indulto total o parcial del Gobierno de la nación.

Tras escuchar el veredicto del jurado popular, el Ministerio Fiscal ha solicitado para Rafael T.M. 15 años menos un día de prisión, con inhabilitación absoluta durante la pena. Según ha explicado, esta pena de cárcel se solicita teniendo en cuenta "las circunstancias en las que se cometieron los hechos que se han declarado probados", así como los antecedentes penales del acusado por delitos de lesiones y maltrato en el ámbito familiar.

Además, en virtud que la eximente incompleta por trastorno metal, solicita que sea impuesta una medida de seguridad privativa de libertad de internamiento para tratamiento psiquiátrico por 20 años. A esto añade una medida de libertad vigilada de cinco años, a cumplir de manera sucesiva a la medida privativa de libertad o a la pena de prisión en su caso.

En cuanto a la responsabilidad civil, ha solicitado el abono a los padres de la víctima de 75.000 euros en concepto de daño moral. Además, pide mantener al acusado en la situación de prisión provisional sin fianza hasta el momento del dictado de la sentencia.

Por su parte, la acusación particular, ejercida por el abogado Javier Beramendi, que en sus conclusiones pedía 25 años de prisión por un delito de asesinato con la concurrencia de la alevosía y el ensañamiento, ha solicitado ahora, tras escuchar el veredicto del jurado, también una pena privativa de libertad de 15 años menos un día, inhabilitación absoluta durante el tiempo de condena, e internamiento por 20 años y libertad vigilada por un periodo de cinco años posterior al cumplimiento de la pena impuesta.

Esta petición, ha explicado Beramendi, se hace "tanto por las circunstancias del hecho que se desarrolló, por la brutalidad de la agresión, 52 puñaladas, por el diagnóstico de heteroagresividad y por los antecedentes penales que constan en la causa".

En cuanto a la responsabilidad civil, se solicita el abono a los padres de la víctima de una indemnización de 250.000 euros y de 40.000 euros a cada uno de los tres hermanos de María Mirella. Asimismo, ha solicitado el mantenimiento de la prisión provisional hasta que se dicte sentencia.

La defensa del acusado, que en las conclusiones solicitaba la libre absolución y el ingreso de Rafael T.M. para someterse a tratamiento psiquiátrico durante 10 años, ha pedido, tras escuchar el veredicto del jurado, la pena de 7 años y seis meses de prisión, y 15 años de internamiento psiquiátrico para tratamiento médico.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha