eldiario.es

Menú

El ex jefe de la Hacienda de Bizkaia irá a la cárcel

Juan Ramón Ibarra, condenado a cuatro años y medio de cárcel por beneficiar a 200 contribuyentes, ha visto denegado el indulto que pidió al Gobierno central.

Fue el máximo responsable de la lucha contra el fraude fiscal durante 15 años.

- PUBLICIDAD -

El ex máximo responsable de la lucha contra el fraude fiscal en Bizkaia, Juan Ramón Ibarra, irá a la cárcel por beneficiar a contribuyentes. El Gobierno central le ha denegado el indulto que había pedido por su condena de cuatro años y medio de cárcel e ingresará a primeros de febrero en la prisión de Basauri, según informa El Correo.

Ibarra, quien fue jefe de la Inspección fiscal de la Hacienda vizcaína durante 15 años (de 1989 a 2004, año en que se desvelaron las irregularidades), fue sentenciado a una pena de cuatro años y medio de cárcel por el Tribunal Supremo por un delito de falsedad en documento público. El Supremo consideró probado que benefició a cerca de 200 contribuyentes  al simular que estaban siendo investigados por la Hacienda vizcaína cuando en realidad no había ninguna actuación sobre ellos.

La Audiencia de Bizkaia le había absuelto en 2011, aunque admitía que utilizó un procedimiento poco habitual.  En el juicio se revelaron múltiples anomalías en la Hacienda: hasta siete inspectores confirmaron irregularidades como dejar prescribir 4,2 millones de fraude de un contribuyente, el pago de una deuda por un asesor fiscal días antes de que la Hacienda le notificase el inicio de una inspección o la obstrucción a la labor de un inspector de la Hacienda estatal.

Ibarra buscó el apoyo del Obispado de Bilbao (es una persona muy religiosa y ha  trabajado desinteresadamente para entidades relacionadas con la institución eclesiástica) para la tramitación del indulto y se inició una campaña de recogida de firmas para apoyarle tanto entre empleados del Obispado como personalidades del ámbito, político y social vasco. La denegación del indulto supone su inhabilitación como funcionario y la pérdida de su trabajo, al que ha acudido con normalidad durante los últimos días. Fue apartado de su cargo de máximo responsable de la lucha fiscal en febrero de 2004, varios meses después de destaparse el caso, y ha realizado durante estos 10 años tareas administrativas, sin ningún poder ejecutorio.

La inhabilitación como funcionario es lo que menos preocupaba a Ibarra, ya que le quedan dos años para jubilarse. El ex jefe de la Inspección es funcionario del Estado by Text-Enhance" id="_GPLITA_0"> y en 1984 fue destinado en Bilbao. En 1987 se transfirió a la Hacienda de Vizcaya. Desde que accedió al cargo de responsable de la Inspección, “cada diputado de Hacienda se lo ha querido cargar”, aseguran fuentes de Hacienda, “pero ha tenido siempre buenas agarraderas en el partido [el PNV]”. Solo tenía como superiores a dos cargos políticos: el director de Hacienda y el diputado foral  En este caso, “ha asumido que todo era suyo”, lo que explicaría que la Diputación retirara su acusación antes del juicio. Antes de realizar las oposiciones para ser funcionario de Hacienda, trabajó en el primero Gobierno vasco con Carlos Garaikoetxea pero salió tras fuertes discrepancias con sus superiores.

Una de las principales pruebas de la Fiscalía para culparle fue la existencia de 337.000 euros sin justificar en las cuentas de Ibarra, lo que fue justificada por el condenado en que procedía de un “dinero negro” que su padre guardaba en un armario. Pese a ser el máximo responsable del Fisco, admitió que nunca lo declaró a Hacienda. Y también fue destacable la actitud de la Diputación de Vizcaya, que actuó como acusación particular durante la larga instrucción de siete años, pero se retiró meses antes del juicio al considerar que no hubo perjuicio a las arcas forales.


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha