eldiario.es

Menú

Erasmus: del “sí se puede”, al “que se vaya”


- PUBLICIDAD -

Hemos visto que se puede hacer rectificar a un ministro. El eslogan de la calle “sí se puede” se hizo realidad.  La contestación al recorte en las becas Erasmus tanto por el contenido como por las formas ha sido universal; desde los estudiantes a los rectores pasando por los partidos, la comisión europea….e incluso,  hasta su inefable colega González Pons o el portavoz en el congreso, el vitoriano Alfonso Alonso,  criticaron o se distanciaron de la orden ministerial publicada con alevosía en el BOE el 24 de octubre.

El ministro más denostado, o el menos apreciado, de Rajoy,  rectificó horas después de defender él mismo y su fiel escudera, Montserrat Gomendio, su recorte en las becas Erasmus en los medios de comunicación. Había que oír a la secretaria de Estado de Educación el lunes 4 en 'Hora 25' de la Cadena SER porfiando con Angels Barceló y pretendiendo hacer ver que no se quitaba nada,  sino que se hacía un reparto “diferencial” (sic) para beneficiar a los estudiantes de rentas más bajas. ¡No hay pudor a la hora de mentir! Pretendía poner en evidencia no sólo a la periodista sino la voz de Adelaida de la Calle la presidenta de la CRUE que previamente entrevistada,  mostraba su sorpresa e indignación.  Había que oír a esa pléyade de tertulianos “pelotas”  de la televisión pública española defendiendo al Ministerio ¿Saldrán todos ellos a rectificar, a pedir perdón? Además del ministro que sale quemado,  y humillado como un toro en la última suerte de la faena,  de esta rectificación sale con olor a chamusquina todo su equipo y,  en especial,   la secretaria de Estado y todos los pelotas de la radio televisión pública que quedaron en evidencia. Quien ha nombrado al ministro tampoco sale bien parado por mucho que la prensa progubernamental se haya empeñado en señalar que ha sido el propio PP el que le ha hecho rectificar.

Este ministro no tiene autoridad ya para ir a hablar a Bruselas a negociar el reparto de los fondos europeos puesto que lo han descalificado. ¿Quién defenderá ahora los intereses de los alumnos españoles?


No hay temor a  que se olvide pronto todo y que se pretenda tapar la rectificación con otro  anuncio aún peor que el que dio lugar a la rectificación ministerial. En la Conferencia de universidades, el ministro ha dado a conocer que las becas Erasmus serán reducidas el próximo curso por la Comisión Europea. Así se lo ha hecho saber a los representantes de las comunidades autónomas (CCAA) al informarles que el nuevo programa europeo '2014-2020 Erasmus +' prevé que se incrementen los fondos en un 40% pero que su distribución no se haga en función del número de universitarios sino en función del número de habitantes. Esto puede suponer un recorte de la mitad, es decir, pasar de 40.000 a 20.000 becarios. Así mismo, se ha informado a los responsables universitarios de las CCAA que se podrán establecer por parte de los estados criterios nuevos como el que de forma tan abrupta y contestada ha intentado el ministro español con los alumnos este curso. Es decir, lo que se ha parado este curso será imparable el siguiente, nos ha dado a entender el ministro.

Por tanto, en opinión del ministro se abre un escenario muy preocupante. Porque si bien se ha rectificado no está garantizada la reposición de la beca Erasmus en su totalidad para el curso que viene. Una beca, no olvidemos,  que ha pasado de 62,7 millones a 16 en dos años de recortes del PP y que, con la rectificación consiguiente, quedará este curso en 36 millones, pero sobre la que se cierne una amenaza aún mayor, según el propio ministro. Parece que el ministro se tomara un poco la venganza por la rectificación y esté mandándonos un mensaje similar a aquel exabrupto parlamentario de una parlamentaria del PP. No lo dice pero da a entender que lo piensa.

Pero no piensen los lectores que la cosa acaba ahí. No, el portavoz de Educación de la Comisión Europea, Dennis Abbot, ha calificado de estupidez el anuncio realizado por el ministro a los responsables de universidades del estado. Con lo cual la mañana del miércoles el ministro, tras defender sus presupuestos en el Congreso,  ha vuelto a ser descalificado por la máxima autoridad europea en la materia. La situación es insostenible. Este ministro no tiene autoridad ya para ir a hablar a Bruselas a negociar el reparto de los fondos europeos puesto que lo han descalificado. ¿Quién defenderá ahora los intereses de los alumnos españoles?

Los grupos parlamentarios con representación en el Parlamento europeo, los sindicatos, los rectores, los estudiantes…, al margen de la reprobación ganada a pulso por este ministro que es “como un toro que se crece ante la adversidad “, deben hacer suya la cuestión y plantearse el objetivo de no reducción de la partida europea ni de la española; garantizar el complemento del estado y el de todas las CCAA, todas, también de las gobernadas por el PP,  para que esta beca siga siendo útil y pueda beneficiarse de ella todo el colectivo universitario universal de todos los rincones del estado.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha