eldiario.es

Menú

Fracking: Cuando los socialistas nos comprometemos, cumplimos

- PUBLICIDAD -

Los socialistas vascos hemos hecho posible que Euskadi sea territorio libre de fracking, y que con dinero de los vascos no se financien proyectos de fracking a las puertas de nuestra comunidad. Lo hemos hecho posible porque, con una gran incomprensión y titular de brocha gorda fomentado por algunos partidos, hemos sido prudentes primero, y decididos después, pero con base legal. Dijimos que lo haríamos. Hemos cumplido.

Otros se han dedicado a otras cosas. Otros han prometido desde la oposición lo que no han hecho desde el Gobierno. Otros se han dedicado a prometer lo que no podían cumplir. Pero si en Álava y en Euskadi no va a haber fracking será por los socialistas.

Hemos sido prudentes reclamando informes que ofrecieran garantías medioambientales con cualquier proyecto de explotación energética. Y cuando las dudas aumentaban y las respuestas disminuían, propusimos tomar el camino correcto: la seguridad jurídica que va a hacer posible que 2016 sea el primer año en que se abandonan los proyectos del fracking.

Primero, porque fuimos actores directos de una ley que, a través de nuestras competencias, hiciera imposible en la práctica esta técnica en Euskadi. Y segundo porque hemos forzado en una negociación presupuestaria que el dinero de los vascos tampoco financie otros proyectos fuera de Euskadi.

Tienen razón quienes dicen que el fracking, aprobada la ley que lo impide, no puede ser objeto de negociación presupuestaria. Tienen razón. Y deben preguntarle al PNV por qué, tras hacerse una campaña electoral hace tres años con el discurso del no, durante su gestión han seguido adelante con esta técnica y, peor aún, han querido sortear su obligación de cumplir la Ley a través de los Presupuestos. Y también tienen que preguntar a EH BIldu por qué les prometieron lo que no podían hacer, por qué les alentaron a hacer una legislación que iba a nacer muerta, y por qué ahora han querido volver a sembrar dudas no sobre el PNV, sino sobre quienes realmente nos lo hemos currado para que no haya fracking. Porque no es la izquierda abertzale la que ha apretado al Gobierno, no, hemos sido los socialistas, y lo hemos logrado.

Nos hemos comprometido en esta causa. Y cumplimos. Como fue un Gobierno socialista quien cerró Garoña, y como será un Gobierno socialista el que haga imposible que Garoña se reabra y que se convierta en cementerio nuclear. No lo podrá hacer el PP. Menos sus candidatos alaveses, quienes tanto presumen de su influencia en Madrid pero que se sientan en un Consejo de Ministros que, por la puerta de atrás, está actuando en contra de la voluntad de los alaveses.

Nosotros queremos hacer un debate energético serio. Hay que hacerlo. No se puede solo decir que no a todo. Pero no vamos a apostar por aquellas decisiones energéticas que nos condicionan de por vida, como la nuclear, ni por aquellas que apuntan a una enorme burbuja en la que se esconden los riesgos, como el fracking.

El Gobierno de Patxi López propuso la pasada legislatura una Ley de Cambio Climático. Una ley casi pionera en Europa, porque solo había una similar en Escocia. Una ley integral para abordar todas las cuestiones que afectan al cambio climático. Y las instituciones gobernadas por PP y PNV la bloquearon. El prurito competencial de siempre pudo al fondo del debate que planteábamos.

En la presente legislatura, con Bildu reincorporado a la actividad normalizada del Parlamento, se abría una puerta. Pero lo que ha hecho la izquierda abertzale es solo abrir una ponencia que retrasa decisiones.

Con tanto partido que se llama vasco resignado y mirando lo que pasa alrededor, el Gobierno de Pedro Sánchez va a liderar el giro transformador de las políticas energéticas y medioambientales que han posible que las necesidades energéticas de los ciudadanos sean conciliables con un entorno ambiental que frene ese cambio climático.

Los socialistas vascos, por nuestra parte, aportamos lo que hemos demostrado que sabemos hacer. Lo que estamos haciendo con los hechos, no con las pancartas: cerrar Garoña, impedir su reapertura, cerrar la vía al fracking en Euskadi o financiado con fondos públicos vascos. Esa es la garantía para los vascos. Que los socialistas gobernemos en España.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha