eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El senador del PP que maniobró a favor del gasoducto Azerbaiyán-Turquía se reúne en Siria con Asad

Ciudadanos ha registrado una pregunta dirigida al Gobierno para que aclare si el ministro de Asuntos Exteriores autorizó el viaje

A mediados de marzo pasado, el senador del PP y presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Pedro Agramunt, y el diputado del Partido Demócrata Catalán, Jordi Xuclà, viajaron a Siria

Una investigación sobre presiones para el gasoducto Azerbaiyán-Turquía salpica al senador del PP Pedro Agramunt

- PUBLICIDAD -
Los diputados del partido de Erdogan dejan la Asamblea del Consejo de Europa

El presidente de la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa, Pedro Agramunt. EFE

Ciudadanos ha registrado en el Congreso de los Diputados una pregunta escrita dirigida al Gobierno para que aclare si el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, autorizó el viaje de dos parlamentarios españoles a Siria para reunirse con el presidente Bashar el Assad.

A mediados de marzo pasado, el senador del PP y presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Pedro Agramunt, y el diputado del Partido Demócrata Catalán, Jordi Xuclà, viajaron a Siria invitados por el Parlamento de este país y se reunieron con El Assad días antes del ataque con armas químicas sufrido en la región de Iblib, que provocó un centenar de muertos.

Agramunt afirma que comunicó personalmente a Dastis, en un encuentro informal, que tanto él como Xuclà contaban con esa invitación, pero desde el Ministerio de Exteriores tan sólo se le advirtió de los riesgos de seguridad que entrañaba el desplazamiento.

El senador del PP no informó previamente a los grupos políticos de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa su desplazamiento a Siria, que enmarca en las labores de diplomacia discreta. Cuando medios de comunicación rusos lo hicieron público, se desató la polémica en el seno de la organización internacional, y algunos de sus compañeros están pidiendo su dimisión.

Agramunt, que ha reconocido esta semana ante el Pleno de la Asamblea, que cometió un "error" viajando a Siria, ha anunciado que el viernes, un día después de la visita del Rey Felipe VI a Estrasburgo para hablar ante la Asamblea, comunicará si sigue o no en el cargo.

Ciudadanos, que también tiene representantes en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, ha manifestado su "preocupación" por el desplazamiento de los dos parlamentarios españoles y ha advertido que la formación 'naranja' "jamás se reuniría con dictadores que presionan y maltratan a su ciudadanía".

Por eso pregunta, a través de su diputada Melisa Rodríguez, si el ministro Dastis era conocedor del viaje, si lo autorizó y si considera que un ministro de Asuntos Exteriores debe autorizar un desplazamiento de un miembro del Consejo de Europa.

Investigación

Samuel Farmanyan, diputado armenio en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE), lo dijo así de claro ante las cámaras de la RAI 3 italiana hace unos días: "Cuando empecé a trabajar en el Partido Popular Europeo me di cuenta de que en el Consejo de Europa había un grupo de lobbistas que se estaba extendiendo como una metástasis. El grupo estaba encabezado por Luca Volontè y Pedro Agramunt, un diputado español [valenciano, del PP], actual presidente de la PACE".

Farmanyan calificó la relación entre Volontè y Agramunt de "grandes amigos por dinero", y sentenció: "Es más que cierto que el lobby de Azerbaiyán pagó" por el  apoyo de sus aliados al gasoducto con Turquía.

De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía de Milán y las del think tank European Stability Initiative –#DaviarDemocracy–  recogidas en un informe y en el programa Report de la RAI, el diputado democristiano italiano Luca Volontè recibió dinero proveniente de Azebayán a cambio de su voluntad. El propio Volontè reconoció a los medios haber recibido 2,39 millones entre diciembre de 2012 y diciembre de 2014, vía Seychelles, Belize y las Islas Vírgenes.

Según las investigaciones, lo que perseguía Azerbaiyán era que saliera derrotado el informe del eurodiputado alemán Chistoph Strasser denunciando las violaciones de los derechos humanos en el país –la existencia de 85 presos políticos–, y así abrir el camino a la financiación por parte de instituciones multilaterales del gasoducto con Turquía. En conclusión: Strasser perdió la votación en la PACE en enero de 2013 –por 125 a 79 votos– y Azerbaiyán y Turquía acaban de recibir financiación –800 millones del Banco Mundial– para el gasoducto.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha