eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pedro Sánchez no cogerá su coche para recorrer España hasta que haya fecha para las primarias

El exsecretario general planea actos sueltos hasta entonces y Valencia será su primer destino el próximo sábado

Los afines a Sánchez mantienen un contacto permanente y coordinan una estrategia basada en exigir que la batalla por el liderazgo sea cuanto antes

34 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, a su llegada esta mañana a la sede del partido en Ferraz donde reúne hoy a la Comisión Ejecutiva Federal tras la dimisión de diecisiete de sus integrantes.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. EFE

"A partir del lunes cojo mi coche para recorrer de nuevo España y escuchar a los militantes". Fueron las palabras de Pedro Sánchez el 29 de octubre, cuando renunció a su escaño para evitar abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy o saltarse la disciplina de voto del PSOE. El exsecretario general se lanzaba así a la competición por recuperar el control de Ferraz. Han pasado 22 días desde entonces y Sánchez aún no ha empezado su campaña.

El exsecretario general desapareció de los focos tras conceder una polémica entrevista a Salvados (La Sexta). Viajó a Washington para participar en una ponencia durante las elecciones presidenciales que perdió su candidata, Hillary Clinton, y recientemente ha volado un par de días de Madrid por motivos personales. Entre medias, Sánchez ha emitido señales en momentos puntuales, como la última con motivo de los anunciados castigos a los diputados que mantuvieron el 'no' en la investidura. 

Fuentes próximas al exsecretario general reconocen que la campaña por España de Sánchez se ha aplazado y que "no se echará a la carretera hasta que la gestora ponga una fecha al congreso". "No hay que tomarse lo de que cogerá el coche el lunes con la literalidad de la afirmación", explica un dirigente territorial que está en la sala de máquinas de la posible candidatura de Sánchez. 

En su entorno reconocen que protagonizará actos sueltos. Su equipo planea hacer uno antes de que acabe el año. En esa ruta inicial, Sánchez tiene previsto desplazarse a Valencia (Xirivella y Sueca) el próximo sábado, según fuentes de su equipo. El secretario general provincial, José Luis Ábalos, es uno de los principales apoyos de Sánchez. 

Ábalos se ha salvado en los cambios que ha ejecutado la gestora y seguirá formando parte de la dirección del grupo parlamentario, donde es el único sanchista que queda tras el abandono de Antonio Hernando y de Isabel Rodríguez, que se posicionó en contra del exsecretario general en el Comité Federal en el que se produjo su caída.

El castigo se ha centrado en el sanchismo parlamentario:  Susana Sumelzo, Luz Seijo, Zaida Cantera, Óscar López, Sofía Hernanz, Pere Joan Pons... Javier Fernández se ha cebado con las asturianas Adriana Lastra y Luisa Carcedo, que ni siquiera fueron díscolas en la investidura. En la promoción interna, destacan los premios a los dirigentes enfrentados con Luis Tudanca, líder del PSOE de Castilla y León y uno de los barones más leales a Sánchez. 

Más allá de las apariciones concretas, el exlíder socialista no tiene previsto lanzarse a una campaña de primarias hasta que la gestora ponga fecha al congreso. El plan de Javier Fernández y Susana Díaz es retrasarlo lo máximo posible y celebrar hasta mayo o junio una especie de conferencia política con ponencias.

Fuentes de la gestora señalan que será un Comité Federal previsiblemente en diciembre el que establezca ese plan y un calendario. En el sector de Sánchez consideran que la dirección provisional no debería tener ese poder sino que la revisión del proyecto debe enmarcarse dentro del propio congreso.

Los dirigentes afines a Sánchez mantienen un contacto permanente y han celebrado ya varias reuniones para ir fijando posiciones. Los golpes contra la gestora se han producido de manera coordinada desde que comenzó a funcionar. Uno de los primeros fue el envío de una carta a Fernández firmada por ocho barones para reclamar que la abstención se limitara a 11 diputados y los últimos se han dirigido a  cargar por la maniobra contra los críticos y exigir la convocatoria de un congreso que es la que consideran su única función. 

En lo que coinciden la mayoría de dirigentes que forman parte del núcleo duro de Sánchez es que esta vez la campaña debe ser "menos personalista". "No va a ser una cuestión de nombres propios, sino de equipos. Va a ser mucho más coral", dice uno de los colaboradores de Sánchez, que admite que centrarse únicamente en su figura en los últimos dos años ha podido ser "un error". 

A la espera de las firmas 

Una de la bazas con la que cuentan son las firmas que comenzaron a recoger un grupo de militantes y que después centralizó el alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez. Ahora están en la sede del PSOE de Alcorcón, según varias fuentes consultadas. Aunque en el entorno del exsecretario general se desvinculan de esa iniciativa, algunos dirigentes próximos a Sánchez admiten conocer la estrategia a seguir. "Se presentarán cuando más convenga internamente", explican. 

Dan por hecho que es "imposible" lograr las 93.000 necesarias para forzar la convocatoria de un congreso, tal y como fijan los estatutos, pero consideran que presentar decenas de miles de firmas (en torno a 50.000) sería una demostración de fuerza.

En el sector oficial  restan importancia a las "supuestas" firmas. "¿Dónde están las firmas del alcalde de Jun?", ironizaban recientemente varios dirigentes, que recordaban que ya amagó con haber recogido miles de avales en la competición en Andalucía contra Susana Díaz y que jamás presentó. 

Un desembarco complicado

Algunos de los miembros de su equipo admiten que van a encontrar complicaciones para organizar la campaña. Reconocen que no estar en Ferraz dificulta el desembarco en las federaciones con los que la enemistad es evidente. De ahí que uno de los primeros destinos sea Valencia. También en determinadas provincias de Castilla y León encontrará la alfombra roja de la organización de Tudanca.

Algunos de los que han sido sus colaboradores temen que Sánchez, a quien ahora ven dispuesto a dar la batalla, se venga abajo al encontrarse las dificultades de organización y darse cuenta de que no es tan fácil como cuando llegaba con el poderío que otorga ser el jefe del PSOE. 

Además de los barones afines, su exjefe de gabinete, Juanma Serrano, la exdirectora de comunicación del PSOE, Maritcha Ruiz Mateos, Óscar López, el andaluz Alfonso Rodríguez Gómez de Celis o el extremeño Juanra Ferreira son algunos de los miembros más activos del equipo del exsecretario general. 

Los más optimistas del equipo consideran que las distintas corrientes que puedan generarse en contra de Susana Díaz acabarán confluyendo en la que aspira a liderar Sánchez, a pesar de las discrepancias que surgieron tras la "demoledora" entrevista en Salvados.

Algunos consideran que el exsecretario general perdió las opciones que podía tener ese día. Sin embargo, creen que los dirigentes más apegados al establishment acabarán en el mismo barco porque el "modelo es al fin y al cabo el mismo". De hecho, no creen que Patxi López acabe dando el paso y menos si lo da Sánchez y que, en ese caso, el exsecretario general conseguirá capitalizar los apoyos del vasco.

En el otro "bando", hay dirigentes que ven en la presidenta andaluza la única opción factible. Por su poder en el partido e intención de asumir el liderazgo, creen que debería tender puentes con López para tratar de construir un proyecto potente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha