eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Europa desconoce qué sustancias está inyectando el 'fracking' en su subsuelo

La Agencia de Sustancias Químicas reconoce que carece de un control sobre los productos que se utilizan para la fractura hidráulica o sobre su peligrosidad

En un estudio de la Comisión Europea, los productores de químicos no dieron detalles sobre las sustancias, aunque otro organismo de la UE afirma que pueden provocar alergias, dificultades respiratorias o aumentar el riesgo de cáncer

La desregulación ha dado vía libre a prospecciones ya previstas en España, Polonia o Gran Bretaña

25 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Un pozo de extracción de gas mediante la técnica de fracking

Un pozo de extracción de gas mediante la técnica de 'fracking'.

Litros y litros de agua cargada de productos químicos recorren el subsuelo de Europa a la búsqueda de gas sin que la Unión Europea pueda asegurar cuáles son esas sustancias o sus potenciales efectos tóxicos. El fracking está dando sus primeros pasos en Europa pero la decisión de la  Comisión Europea de no regular esta técnica y limitarse a dar recomendaciones que cada Estado puede aplicar a su manera ha dado vía libre a los proyectos mineros que aguardaban en España, Polonia, Gran Bretaña o Rumanía.

La Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) ha admitido que no tiene identificados los compuestos aplicados en la fractura hidráulica ni los peligros que entraña para la población y el medio ambiente. Samuel Martín-Sosa, responsable de Internacional de Ecologistas en Acción, explica que "cuando se registra una sustancia hay que determinar el riesgo que ese químico supone en la actividad para la que se registra: en este caso, el fracking".

Esa es la información que no existe hoy a pesar de que hay pozos en marcha en varios países. En España hay cientos de proyectos previstos y el  Gobierno incluyó esa actividad minera entre las explotaciones viables en el territorio. La empresa BNK anunció su primer pozo en Burgos para 2015. De hecho, el  Gobierno trata de mantener el control legal sobre el fracking y ha bloqueado cualquier iniciativa que intente prohibir la extracción gasística, como las leyes autonómicas de Cantabria o Navarra (ambas recurridas ante el Tribunal Constitucional).

Fue precisamente un correo electrónico en respuesta a las demandas de Martín-Sosa lo que dejó patente la falta de control por la agencia sobre las sustancias inyectadas por las empresas de fractura. No hay una "categoría concreta para fractura hidráulica", informó la ECHA. Pero es que, además, el organismo europeo encargado de la supervisión de químicos también reconoció que carece de protocolos para evaluar el riesgo de las sustancias que pudieran estar penetrando en las rocas subterráneas. "No hay datos disponibles", fue la respuesta oficial. Es decir, no existen modelos para elaborar informes sobre cómo se repartirán esos productos químicos por el agua, el terreno o la atmósfera y su toxicidad sobre los organismos. "Ni van a estar antes de 2016, según nos cuenta la agencia", explica Samuel Martín-Sosa.

En este escenario desregulado, las empresas mineras que ya están fracturando el subsuelo europeo para liberar gas pueden utilizar las sustancias que más les interesen y que pueden haber pasado los controles bajo epígrafes muy genéricos como, por ejemplo, "minería".

Un ejemplo de este panorama es el de la empresa Cuadrilla Resources, que trabaja en pozos de Gran Bretaña y que admitió a la agencia Bloomberg estar usando poliacrilamida, una sustancia incluida entre las más peligrosas por sus efectos mutagénicos y cancerígenos. Sin registro trasparente de sustancias ni un control específico, el fracking opera sin riendas legales.

"Son las empresas las que están marcando el camino", analiza Martín-Sosa. Lo cierto es que hace un año la Comisión Europea encargó un  informe al Joint Research Centre sobre 16 sustancias que suelen utilizarse en explotaciones de fracking en el mundo y que están registradas en la agencia europea. La sospecha era que podían estar colándose bajo otros usos. El estudio, explicaron, debía servir para "proveer de apoyo técnico y científico a la Dirección General de Medio Ambiente en ciertos aspectos de la implementación del reglamento de registro de químicos". 

Pero, a la postre, el documento recogió que para 14 de las 16 sustancias no se habían elaborado Informes de Seguridad Química (CSA), puesto que las empresas que registraban esos compuestos químicos despachaban el asunto con un simple "no se identificó ningún peligro para la sustancia". Revisadas en el servicio de Clasificación y Etiquetado de la Agencia Europea, encargado de que "los peligros de los químicos sean comunicados con claridad", sí se observa que la mayoría son sustancias que pueden provocar irritación, alergias, dificultades respiratorias o contribuir a padecer cáncer. "Se puede concluir que las empresas han mentido", sentencia el ecologista.

En esta línea, la semana pasada, las patronales del sector (Consejo Europeo de la Industria Química, la Asociación Europea de Químicos Especializados en Petróleo y la Asociación Internacional de Productores de Petróleo y Gas) informaron a las autoridades de la Unión Europea de que están elaborando un documento sobre potenciales exposiciones y emisiones de compuestos durante el proceso de fractura hidráulica. Han asegurado que lo podrán tener finalizado para 2015.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha