eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Catalá y las mujeres difíciles de hallar

Equilibremos la Justicia. Feminicemos sus estructuras. Hagámosla acorde con la sociedad a la que sirve, levemente más femenina que masculina en número. A lo mejor así rompemos el círculo vicioso del poder, tal y como lo entienden los hombres, y conseguimos que los ciudadanos vuelvan a confiar en el sistema

55 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Rafael Catalá, candidato del PP por Cuenca

De todos los problemas, escándalos y meteduras de pata que rodean al actual ministro de Justicia, hay uno que me ha revuelto las tripas y me ha mellado las carnes, aún un poco más que los otros. Unos son desvergüenzas del sistema, como el manejo de la Fiscalía o los mercadeos con los correligionarios -que hay que acometer con seriedad si no nos resignamos al deterioro democrático que vivimos- ,y otro es la misoginia desplegada por el Notario Mayor del Reino cuando dijo el otro día en una radio que no puede haber más mujeres en el Tribunal Constitucional porque se necesitan "perfiles senior difíciles de encontrar entre las mujeres".

Catalá no defrauda. Ni techo de cristal ni mandangas. El tío se despacha con que no hay mujeres con nivel jurídico para llegar al Tribunal Constitucional y se queda tan ancho. Me doy por aludida, como debiera pasarnos a todas, porque no se trata de las expectativas profesionales de las señoras que han elegido profesiones jurídicas, sino de la constatación de que van a ser hombres los que sigan interpretando la norma marco de nuestra convivencia democrática. Es un escándalo. Los Padres de la Constitución fueron siete machos como siete castillos. Los que ahora la interpretan son 9 hombres y dos mujeres y con la renovación que se está a punto de producir, y que han muñido entre PP y PSOE, serán 10 hombres y 2 mujeres. Machos para dotarnos de una ley de leyes y machos para interpretarla. Plas, plas, plas. Y luego quieren que no saltemos.

Por definición, la Constitución es la gran norma que define lo que una sociedad ha decidido ser y, por tanto, su interpretación debe correr a cargo de juristas que representen el pluralismo social. Es por ello que la composición del órgano encargado de hacerlo se determinó para que las ideologías, la procedencia profesional y la territorialidad estuvieran presentes y compensadas. Lo del sesgo de género a nadie le preocupó. Las mujeres no somos un componente social a considerar. ¿Para qué? Que sigan tratando temas como el aborto, o si en su día tocan los vientres de alquiler, sólo señores. Esos y todos los que importan en nuestra vida cotidiana.

La excusa del ministro es tan escandalosa que inflama. ¿Perfiles senior? Pretende insinuar que todavía no hay en España juristas buenas y con la experiencia adecuada y que todo esto se irá “reequilibrando poco a poco”. Tomás y Valiente llegó al TC con 48 años, López Guerra con 39 años y Gimeno Sendra con 40. ¿Quiere decirnos Catalá que desde esa edad hasta la de jubilación no hay juristas mujeres con méritos y perfil suficiente para llegar a ese órgano? Perdóneme el ministro y todos los togados patriarcales: ¡para llenar diez Constitucionales hay mujeres!

Lo que sucede es que las estructuras de poder y el sesgo de género establecido durante siglos funciona con una regularidad de reloj suizo en el mundo jurídico. Y si alguna vez les sucede, como en el Caso Nóos, que encuentren un órgano constituido sólo por mujeres, tengan claro que se trata de un órgano que se designa exclusivamente por el número en el escalafón, porque en cuanto entren en las designaciones de cargos discrecionales verán señores y señores y más señores. Y alguna señora, para disimular, de vez en cuando.

La Justicia está corrompida en sus cúspides por la voluntad del poder político de controlarla y por la connivencia de los jueces, fiscales y juristas que están dispuestos a entrar en ese juego a cambio de un cargo que ansían. Lo que tenemos claro es que este círculo vicioso funciona de maravilla con un componente masculino mayoritario. Equilibremos la Justicia. Feminicemos sus estructuras. Hagámosla acorde con la sociedad a la que sirve, levemente más femenina que masculina en número. A lo mejor así rompemos el círculo vicioso del poder, tal y como lo entienden los hombres, y conseguimos que los ciudadanos vuelvan a confiar en el sistema.

Nunca hemos probado y ya va siendo hora.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha