eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los 60+60 del PSOE y Susana son las balas de plata del PP

Son 60+60 porque tienen más de 60 años e ingresan más de 60.000 euros al año. Es más, 60.000 euros es una propina para varios de los exministros de Felipe González y algunos de los de Zapatero

Con una jugada maestra, Iglesias ha reventado la negociación. La pinza de los barones por un lado y Podemos por otro. Y podrá echar la culpa al PSOE. De paso, calienta a los barones y a la vieja guardia para la reunión del lunes y el Comité del día 30

Si presidentes autonómicos y "mayores" quieren dejar que gobierne el PP que lo digan alto y claro. Incluso si buscan la "Gran Coalición invertida". El acoso a Pedro Sánchez le refuerza entre la militancia y simpatizantes

45 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Los "60+60" es el nombre con que los socialistas jóvenes definen a sus padres, maestros y líderes históricos, más conocidos como 'la vieja guardia' del PSOE. Son  60+60 porque tienen más de 60 años e ingresan más de 60.000 euros al año. Es más, remachan, 60.000 euros es una propina para varios de los exministros de Felipe González y algunos de los de Zapatero.

Les reprochan el tiempo que hace que no pisan las agrupaciones socialistas y mucho menos, el barro de las afueras de las grandes capitales e incluso de la España rural que les mantiene. Se mueven mejor entre los despachos de las multinacionales, la City londinense o neoyorquina, los lobbies –legales– de Bruselas y las galerías de arte. Siguen siendo inteligentes y cultos "pero de otro tiempo".

Las líneas anteriores son el extracto de varias conversaciones con grupos de "jóvenes socialistas". Los nuevos diputados del PSOE, que los hay y bastantes entre los 90 elegidos, están a la vez cabreados y dolientes, porque no entienden a sus mayores. ¡Los admiraban tanto hasta ayer mismo! En los quince días que llevan deambulando por los pasillos del Congreso, han comprobado cómo los rumores sobre las maniobras de los  "60+60 " y  las declaraciones de los barones socialistas contra Pedro Sánchez y un presunto Gobierno con Podemos son las dos balas de plata que utilizan los del PP para dispararles, desestabilizarles e incluso ridiculizarles. 

Se declaran cansados de las amenazas de los suyos, sus mayores y sus compañeros de partido. Los murmullos trepan con intensidad desde Andalucía, se hinchan por Despeñaperros, donde encuentra refuerzos territoriales en las baronías socialistas, y se extienden por los pasillos de Ferraz y del Congreso, donde ya no saben adónde atender con tanto disparo. Hace días que esperan una amenazante "declaración explosiva de Felipe González que matará a Pedro Sánchez", murmuraba entre cansina y harta una diputada recién salida de un encuentro del Grupo Parlamentario.

"Que dejen de dar armas a la derecha"

"La que nos va a caer hasta la investidura de Rajoy. ¡Pobre Pedro!", estallaba una de esas jóvenes señorías el viernes, a última hora de la mañana, cuando Iglesias salió de ver al rey anunciando que se veía de vicepresidente en un Gobierno con Pedro Sánchez y Alberto Garzón. Con una jugada maestra –la pinza entre los barones por un lado y Podemos por otro–, Iglesias quizá ha reventado la negociación para un Gobierno de izquierdas y poder echar la culpa al PSOE. De paso, calienta a los presidentes autonómicos y a la vieja guardia más aún contra el actual equipo de Ferraz.

"Los 60+60 se están frotando las manos, ¿lo veis?, dirán. Los barones ya se han arrancado los pelos que les quedaban, algunos de felicidad. Le gritarán: ¡te lo dije! Ese tío (Pablo) no es de fiar. Creo que es el momento de que todos nos retratemos. Si Susana y los barones, más la vieja guardia, quieren un Gobierno con el PP o la abstención del PSOE para que gobierne el PP, que salgan y lo digan. Que dejen de enredar y de dar armas a la derecha. Retrátense por favor. Por lo que fueron", rogaba la misma señoría.

La petición es razonable. Son jóvenes y novatos, pero no tan tontos como los  maduros –un respeto a los sesentones– y los barones se piensan. De momento, saben cómo rentabilizar el hecho de que los presidentes autonómicos y los viejas glorias hayan convertido a Pedro Sánchez en un tipo simpático para su militancia y simpatizantes, a fuerza de acosarle.

La idea que persiste es que se lo quieren cargar sin ofrecer demasiadas explicaciones, únicamente la "manida" hecatombe de gobernar con la izquierda radical y un referéndum en Cataluña que si los ancianos gobernaran, ya habrían transformado en el eufemismo "consulta constitucional". Iglesias se les ha aliado prendiendo la mecha a la dinamita.  

¿Tendrá más porquería Interior?

Tras el anuncio del de Podemos, pendientes de la investidura de Rajoy, en esta semana que entra caerán chuzos de punta para todos. Los de Sánchez se pertrechan para librarse de sus amigos barones y sus papás intelectuales y políticos -de sus enemigos les resulta más fácil- de quienes esperan cualquier cosa. Desde la recuperación del modelo de la Gran Coalición "invertida", -PP-PSOE e incluso C's- con un presidente socialista que no sería Sánchez, a la citada abstención del PSOE para permitir que el PP gobierne.

"Para abstenernos, mejor que entremos en el Gobierno. Ya hemos visto lo que pasa con las abstenciones que dejan gobernar sin entrar en el Ejecutivo. Lo bueno se lo apunta el que gobierna y lo malo es culpa de quien los sostiene. Ha sido así históricamente y así le está sucediendo ahora a Ciudadanos con Cristina Cifuentes en Madrid", reflexiona otra señoría de nuevo cuño.  Utilizar las exigencias de Pablo Iglesias y la treta de formarle gobierno a Sánchez para acosarle aún más dará una visión clara del talante de los socialistas aparcados y de quienes solo temen perder el poder. 

Además de la amenazante "declaración explosiva de Felipe", se esperaban también "revelaciones en el discurso de investidura de Rajoy, que van a dejar congelada la sonrisa de Pedro Sánchez. Eso nos lo dicen los populares, sin añadir más", cuenta una diputada del PSOE. La huida del presidente en funciones ante una investidura que iba a ser imposible y un calvario, aparca esos temores. De momento. Esperan que Sánchez e Iglesias se maten entre sí, y que la caldera socialista estalle. 

¿Tendrá más porquería Interior o los servicios secretos para lanzar contra los de Podemos? ¿Es un discurso de investidura el lugar para que Rajoy ensucie con datos y revelaciones de tipo periodístico, obtenidos desde su posición de fuerza, como jefe del Gobierno en funciones? De pronto, que el PP sea un partido imputado ha quedado opacado por el espectáculo político.

Hay los suficientes contactos entre el entorno de Rajoy y las viejas filas socialistas como para saber si alguna de estas amenazas tiene base o solo sirven para desestabilizar. Lo mismo sucede en Andalucía. Hay los suficientes contactos entre la gente de Susana Díaz y la de Moreno Bonilla como para aclarar en qué consiste la porquería y qué quieren a cambio. Debería haber los suficientes contactos y sensatez en los padres y los abuelos del PSOE con sus hijos y nietos, los nuevos, como para dejar de tratarles como idiotas imberbes, entre otras cosas porque les están empujando a los brazos de Podemos, IU y todo lo que les saca de quicio. Confundir prepotencia con experiencia es un síntoma senil.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha