eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El efecto Mateo

Los futbolistas y la secesión de los ricos. Esa clase que ya no tiene patria, ni país de residencia, ni arraigo alguno excepto a su propia fortuna. Esa clase, única en la historia de la humanidad, que concentra en sus manos más recursos que el 99% restante

38 Comentarios

- PUBLICIDAD -

No me gusta el fútbol. No veo fútbol. No me importa pues si ganan unos u otros. Sí soy ciudadana y sí soy contribuyente. Leo los titulares y veo que tras la condena a Messi se nos destapan los montajes financieros de Cristiano Ronaldo o Mourinho para eludir el pago de sus impuestos en las arcas comunes. He dicho que no me emociona si juegan bien o juegan mal pero sí soy consciente de que usan el mismo aeropuerto que yo, pisan la misma Castellana que yo piso y les protege la misma policía a la que yo acudo. Sólo que ellos han decidido que no van a contribuir en el porcentaje que les corresponde a su sostenimiento. Punto.

Los futbolistas y el efecto Mateo. El premio de la fama. El que más tiene más recibe. Se llama el efecto Mateo por la siguiente cita de la parábola de los talentos: “al que tiene se le dará y al que no, se le quitará hasta lo que ya tiene”. Una forma simpática de exponernos como en la era del capitalismo globalizado se nos explica todo mediante el recurso al talento y al mérito individual de quiénes reciben ganancias inusitadas pero se elude mencionar en cualquier momento la deuda social. Que aceptemos tal ilusión sólo se explica porque hayan logrado meternos en la meninge que la vida es una carrera competitiva en la que todos podemos participar. Mientras lo hacemos, todos soñamos. Olvidamos, sin embargo, que el podio es de muy pocos y que la diferencia entre los que ocupan el primer puesto y los que van quedando detrás es ya tan abismal que nuestra esperanza se convierte en su coartada.

Los futbolistas y la secesión de los ricos. Esa clase que ya no tiene patria, ni país de residencia, ni arraigo alguno excepto a su propia fortuna. Esa clase, única en la historia de la humanidad, que concentra en sus manos más recursos que el 99% restante. Díganme si hay mérito o balón florido que explique eso. Ellos en sí constituyen ya un grupo que no comparte los valores de ninguna sociedad sino los suyos propios. Viven en residenciales cerrados, tienen su dinero en un bucle offshoring y adoptan un estilo de vida y de consumo ostentoso y exclusivo. Les recomiendo un magnífico libro de los profesores Ariño y Romero si quieren profundizar en ello.

Esta circunstancia que les aleja del entorno común es particularmente manifiesta en el caso de Cristiano Ronaldo. Yo he pasado, en el funicular de Funchal, sobre el barrio de infraviviendas en que creció. No alcanzo a entender que tipo de persona puede olvidar esa realidad y despegarse de una forma tan inmoral de sus obligaciones para los que aún siguen sufriendo. Comparto con Thierry Pech que “el éxito del futbolista profesional no sólo es una metáfora caricaturesca del viento de liberalización desenfrenada que ha soplado en las economías occidentales en los últimos decenios sino del desligamiento radical que le acompaña en el espíritu y en las representaciones sociales”.

Esta revelación -que se ha intentado amordazar utilizando el Estado de Derecho- llega en la misma semana en la que se ha anunciado la elevación de impuestos indirectos que repercutirá más sobre las economías más débiles. Espero que cuando los apasionados del deporte rey eleven su copa para celebrar los goles de sus ídolos o enciendan sus cigarros y sus puros para pasar mejor los nervios del partido, sean conscientes de que ese dinero de más que han pagado por ellos ha sido la consecuencia de la insolidaridad de los que celebran.

No puedo entender esa ceguera. No puedo entender que por mucho que amen el fútbol no abominen de la ideología del “todo para el ganador” mientras aceptan seguir llevando sobre sus maltrechas espaldas el peso de una sociedad cada vez más desigual y más injusta.

Será porque no me gusta el fútbol o porque estoy ya hasta las narices. Elijan ustedes mismos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha