eldiario.es

9
Menú

Andalucía Andalucía

ENTREVISTA | Susana Díaz, presidenta de Andalucía

"Con la salida de Rajoy todo el mundo ha respirado, incluso la derecha"

"Lo que sería bueno para este país es que quienes se dan golpes de pecho de patriotismo, lo demostraran apoyando unos Presupuestos que son buenos para las personas", afirma la presidenta andaluza

"Yo tengo un Gobierno de banda ancha, me considero una persona muy de izquierdas en lo público y en lo privado"

"Cuando la izquierda se vuelve destructiva e inútil, es muy difícil llegar a acuerdos"

VÍDEO | Puedes ver la entrevista completa al final del texto

73 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Susana Díaz durante la entrevista realizada con eldiario.es /foto: Luis Serrano

Susana Díaz durante la entrevista realizada con eldiario.es /foto: Luis Serrano

Susana Díaz se enfrenta por segunda vez al veredicto de los votos andaluces en las urnas. Lo hará el próximo 2 de diciembre, tres meses antes de la fecha prevista. Y será en la primera cita electoral de un ciclo que se augura largo con las municipales y las europeas en el horizonte inmediato. Todas las batallas políticas se van a trasladar a Andalucía en estos días y Díaz lo sabe. 

La presidenta de la Junta de Andalucía y candidata por el PSOE recibe a eldiario.es en la sala de Los Pajaritos del Palacio de San Telmo (sede de la presidencia), justo antes de un acto de la apretada agenda que mantiene desde el comienzo del otoño. En la conversación con eldiario.es habla de asuntos nacionales, de las posiciones de los partidos, de problemas autonómicos y de su actual relación con Pedro Sánchez: "Muy buena".

Si no le llegan los escaños para gobernar en solitario, ¿con quién preferiría pactar, con Ciudadanos o con Podemos?

Confío en tener la confianza mayoritaria de los andaluces y pactar con ellos, pero soy consciente de la nueva realidad de más actores en el Parlamento andaluz y tendré que tener voluntad de diálogo. Andalucía llegó la primera al anterior ciclo electoral, que también obligó a un mayor entendimiento. Espero que juntos hayamos aprendido y que haya mayor dosis de generosidad de todos para llegar a acuerdos.

¿Le preocupa que vuelva a haber un bloqueo institucional como en 2015, que retrase los posibles pactos hasta después de las municipales?

Hoy hace una semana de la convocatoria de elecciones y hay quien sólo ha hablado de cómo va a bloquear Andalucía. Están diciendo, antes de que los andaluces voten y manifiesten su voluntad en las urnas, que no van a respetarla y van a buscar el bloqueo y la inestabilidad. Eso no es responsable con los ciudadanos y la democracia. Uno cuando no puede gobernar, debe de dejar que otro lo haga. Pero la derecha está en una batalla campal, que aquí llamamos pelea de gallos y en Madrid sería una riña de gatos. Y digo en Madrid porque la pelea no está pensada en clave andaluza, sino por el rédito a nivel nacional.

Esa batalla entre el Partido Popular y Ciudadanos, ¿beneficia electoralmente al PSOE andaluz?

Yo no aspiro a gobernar en mi partido, sino en Andalucía. A los ciudadanos el encanallamiento de la política nunca les viene bien. Esa actitud es irresponsable con los andaluces, porque no están pensando en cómo ser útiles, y yo milito en un partido que tiene claro que la izquierda debe ser útil y la política debe ser constructiva.

Cómo calificaría la política hoy de Ciudadanos. ¿Está en la derecha, en el centro derecha…?

Rivera ha hecho una mala digestión, primero de la moción de censura, y luego del Congreso del PP, y eso hace que se radicalice. Se ha escorado a la derecha y está en una pugna con el PP. Incluso hay un complejo con la extrema derecha que representa Vox. En vez de salir combatiendo los discursos racistas, llegan a decir que hay cosas que les suena bien.

Ciudadanos acusa al PSOE andaluz de no quererse regenerar y de ser un auténtico régimen. ¿Estas acusaciones hacen difícil un nuevo acuerdo con el partido de Rivera tras las elecciones?

Después de tres años y medio diciendo cada 15 días en el Parlamento andaluz que la presidenta cumplía su palabra, de haber hecho gala de la estabilidad y de repetirle al PP que estaban aportando lo que ellos no habían aportado en 30 años… ahora de repente pegan un volantazo. Eso no es creíble. En política, hoy no puedes ser blanco y mañana negro, porque eso la gente no se lo cree. Allá ellos. No hay mayor regeneración política que lo que hemos hecho en Andalucía en los últimos cinco años: ni una sola mancha en este Gobierno.

Pero la Oficina Antifraude que pactó con Ciudadanos sigue sin constituirse…

Sí, es verdad. Me hubiera gustado que fuera más rápida. Pero nuestro Portal de la Transparencia ha respondido cientos de preguntas este mandato, hemos reforzado los controles de la Intervención como en ningún otro sitio, sobre la Administración y sobre las ayudas que se dan. Y todos los miembros del Gobierno presentamos nuestra declaración de la renta y de bienes, y la de nuestras parejas. A mí esto me permite dormir tranquila, llegar a mi barrio y que nadie señale a mi familia. 

Con Ciudadanos como aliado ha tenido que hacer concesiones estos años. ¿Cuáles son sus líneas rojas para futuros acuerdos?

Hay una premisa y es que la mayoría amplia del PSOE es la que ha permitido buscar diálogo. Si no, seguramente estaríamos como le ha pasado a la legislatura en nuestro país estos tres años: con un año de bloqueo, prórroga de presupuestos, repetición de elecciones, etc… Pero debe haber voluntad de las partes. En el caso del PP nunca la ha habido ni se la espera. En el caso de Podemos, no entiendo cómo desde la izquierda se puede hacer de muleta de la derecha y votar ese bloqueo, tanto en la investidura como en los tres presupuestos autonómicos. Y Ciudadanos ha tenido etapas: primero no quiso llegar a acuerdos antes de las municipales, después estuvo tres años aportando estabilidad, y hace dos meses Rivera entró en estado de nervios y como las decisiones las toma él, fue imposible llegar a acuerdos.

En el caso de Podemos, dada su evidente falta de sintonía personal, ¿se ve pactando con otra dirigente que no sea Teresa Rodríguez?

Respeto a todas las fuerzas políticas y a las personas que están al frente, porque han sido elegidas por los ciudadanos. Espero que el resto de partidos también tengan ese respeto a la voluntad de los andaluces a partir del 2 de diciembre. 

El 8 de noviembre comparece en el Senado para hablar del caso ERE y del caso Faffe sobre el gasto de fondos de la Junta en prostíbulos. ¿Teme que le puedan penalizar estos escándalos en las elecciones?

Mire, cuando a mí me tienen que llamar por algo que pasó diez o 15 años antes de que yo estuviera aquí es que el nivel de desesperación es proporcional a sus expectativas. Del Senado he visto debate de todo tipo, que si hay que suprimirlo o cambiarlo…y ahora veo que es un juguete que ha descubierto el PP para ahondar en el descrédito de las instituciones. Es su manera de ensuciar la campaña.

¿Qué pensó al ver al líder del PP andaluz, Juanma Moreno, inaugurando la campaña ante el prostíbulo donde un ex cargo del PSOE gastó fondos públicos?

Creo que esa imagen se retrata por sí misma. Cuando uno anda desesperado no tiene límites.

Es la primera legislatura que no renueva la representación de los partidos en los órganos de extracción parlamentaria (RTVA, Cámara de Cuentas, Defensor del Pueblo). ¿Para cuándo?

Ésa es una de las consecuencias del bloqueo de las instituciones. Cuando todo el mundo consideraba que la mayor pluralidad en los parlamentos iba a contribuir a la mejor gobernanza, se ha producido lo contrario. La imposibilidad de los partidos para ponerse de acuerdo bloquea las instituciones, incluso las de extracción parlamentaria, que mejoran la participación política. Es algo de lo que debemos aprender.

¿Asume cierta responsabilidad, habida cuenta que el PSOE ha sido el partido de Gobierno?

Claro. Todos somos responsables y siempre tiene más responsabilidad quien más capacidad tiene. Si una mayoría cualificada es una manera de obligar a los políticos a que se pongan de acuerdo, pero se utilizan para bloquear, no es sólo responsabilidad del Gobierno sino de todos los actores que participan ahí. Para renovar esos órganos, sin el PP no habría sido posible. Pero tampoco sin Podemos más Ciudadanos. Es decir, que aunque el PSOE votara a favor de una renovación, no tenía votos suficientes. La pluralidad no puede ser sinónimo de ingobernabilidad, porque así le hacemos daño a la democracia. Y así le hacemos el juego a los populistas, de izquierdas y de derechas, que intentan deteriorarla.

Las comunidades no han ofrecido la solidaridad que el Gobierno pedía y que Andalucía esperaba con el reparto de responsabilidad sobre la acogida de los menores inmigrantes. ¿Espera del Gobierno alguna medida para que les obligue a colaborar?

Espero que el Gobierno haga lo que ha dicho. Estoy convencida de que lo va a hacer: un reparto justo de una responsabilidad que es compartida. Nosotros no estamos dejando de atender a ningún menor que llega a las costas de España, de Europa. Claro que echo de menos a muchos que se dieron golpes de pecho cuando llegó el Aquarius, y ahora están mirando para otro lado y silbando, sin darse cuenta de que aquí siguen llegando menores a los que hay que atender.

Se plantean siempre soluciones en origen pero en los últimos tres años, la Junta ha incumplido el presupuesto para cooperación: planteó un 0,35% y se ha quedado en el 0,2%.

Las propias ONG reconocen que Andalucía ha hecho un esfuerzo difícil en estos años de la crisis. Teníamos menos recursos, pero no hemos dejado de invertir en cooperación.

Las críticas de la oposición a la sanidad son muchas, pero también los médicos han salido a la calle a protestar, luego no parecen meros ataques gratuitos ¿Qué hay que mejorar?

Si me pregunta si la sanidad ha notado la crisis, claro que sí, también. Todos los servicios públicos lo han notado. Si en una casa entra la mitad del dinero, no se vive igual que con el sueldo entero. Es normal que los ciudadanos lo noten, pero este Gobierno de izquierdas ha hecho frente a la crisis de manera distinta que otros gobiernos. En Valencia privatizaron cinco hospitales y en Madrid tuvieron que intervenir los tribunales para parar un proceso de privatización. Aquí se estaba blindado. Ahora tenemos el presupuesto del SAS más alto de la historia, 15.000 personas que han pasado de eventuales a interinos, y estamos contratando a 1.600 personas para Atención Primaria.

¿Qué le parece el acuerdo que ha alcanzado el Gobierno de Sánchez con Unidos Podemos?

Creo que lo deberían votar todos los partidos. A Andalucía nos va a suponer mil millones para mejorar hospitales, más profesores, más dinero para autónomos y para combatir la precariedad laboral.

Antes de la moción de censura, usted fue una de las dirigentes socialistas más críticas ante la posibilidad de un acuerdo de Gobierno entre Unidos Podemos y el PSOE. ¿Mantiene esa postura?

Yo siempre mantengo la posición porque creo que es bueno para mi país, para Andalucía y para los andaluces. Cuando la izquierda es útil, se puede llegar a acuerdos. Cuando la izquierda se vuelve destructiva e inútil, es muy difícil llegar a acuerdos. Esa pregunta no me la tendría que hacer a mí, sino a Pablo Iglesias. ¿Por qué cuatro años antes, en lugar de repetir las elecciones, no votó a Pedro Sánchez para el Gobierno de España? Seguramente muchas de las decisiones que después se han cuestionado no habrían tenido lugar, porque tendríamos un gobierno socialista cuatro años antes. En aquel momento, como recordará, yo sí defendí que gobernara el PSOE.

Ese retraso de dos años en sustituir a Rajoy, ¿es responsabilidad exclusiva de Podemos? ¿No hay una parte del PSOE?

Yo creo que ellos estaban en el sorpasso. Ya no hablan del sorpasso, ahora el sorpasso lo tenemos en la derecha. En ese momento Unidos Podemos estaba en su obsesión de sustituir al PSOE. Vieron que ese sorpasso no era posible y que desde la utilidad de la política y de la izquierda, los ciudadanos te lo reconocen.

Pero, por ejemplo, el comité federal del PSOE anterior a la repetición de las generales aprobó un acuerdo que obligaba a Pedro Sánchez a no pactar con los independentistas ni con Unidos Podemos…

A no poner la gobernabilidad en manos de quienes querían romper España. Es decir, si usted pretende saltarse el orden constitucional, quebrar el país y dividirnos, es evidente que usted no puede tener la llave de la gobernabilidad. Ahora, si Ciudadanos y el PP fueran tan patriotas como dicen, deberían apoyar los Presupuestos y darle al Gobierno la estabilidad política que necesita para esas mejoras. Y cuando lleguen las elecciones, que cada uno defienda su programa electoral. Así creería que ponen a España por delante de sus intereses, pero qué va, están en el regate corto.

PP y Ciudadanos no apoyarán los Presupuestos y Sánchez necesitará, en efecto, ganarse el apoyo de nacionalistas e independentistas catalanes.

No sé a qué acuerdos parlamentarios están llegando. Pero le digo que lo que sería bueno para este país es que quienes se dan golpes de pecho de patriotismo, lo demostraran apoyando unos Presupuestos que son buenos para las personas. La moción de censura ha sido un momento de alivio para un país entero. Con la salida de Rajoy todo el mundo ha respirado, incluso en la propia derecha sabían que era inevitable. Ahora estamos en un ciclo económico distinto que se tiene que traducir en recuperación de derechos.

¿Teme que le pase factura en Andalucía la política de Pedro Sánchez en Catalunya?

Pedro Sánchez está convencido del respeto a la Constitución y del Estado de Derecho. El límite lo va a tener siempre en el cumplimiento de la ley. Cuando el diálogo está siempre en el marco de la Constitución, eso es lo que se le pide a los políticos.

Sánchez es partidario de un referéndum sobre el autogobierno en Catalunya. ¿Está de acuerdo?

En cualquier territorio de España, cuando se quiere aprobar un Estatuto de Autonomía, tiene que hacer un referéndum. Así fue también en Andalucía. Pero eso no es lo que quieren los independentistas catalanes, ellos quieren el derecho de autodeterminación, que es distinto a lo que ofrece Sánchez.

Miquel Iceta y otros dirigentes socialistas creen que la prisión preventiva para los dirigentes independentistas está siendo excesiva. ¿Está de acuerdo?

Nunca valoro la actuación de la Justicia. Pero sí me parece un disparate que los partidos le digan al Gobierno lo que tiene que hacer la Justicia. Eso es quebrar el principio de separación de poderes.

Una amplia mayoría del Parlament catalán reprobó hace unos días la figura del rey Felipe VI. ¿Le preocupa que en Cataluña esté perdiendo apoyos?

Me preocupa que estén al frente de instituciones quienes quieren quebrar la convivencia y echar permanentemente un pulso al Estado de Derecho. Torra, Puigdemont… cada día suben un peldaño en la confrontación, en el encanallamiento con los ciudadanos, porque no quieren que haya normalidad democrática. Los independentistas necesitan el ruido y el enfrentamiento para seguir subsistiendo cuando cada día tienen menos respaldo ciudadano. Evidentemente yo rechazo cualquier moción de este tipo que vaya contra cualquier institución del Estado.

¿Cómo es ahora su relación con Sánchez?

Buena, muy buena, porque además los gobiernos socialistas en Moncloa siempre le vienen bien a Andalucía. En cien días ha hecho más por esta tierra que Rajoy en cinco años. Se lo he agradecido en privado y en público.

Ha pasado un año y medio desde las primarias que perdió frente a Sánchez. ¿Cuál es su análisis sobre esa derrota?

Yo defendí una posición en la que creo. Soy una socialista convencida del papel que ha tenido mi partido en la cohesión y la vertebración de España, y de aquello hace ya mucho tiempo. Estoy para arrimar el hombro siempre.

En aquellas primarias, lamentaba que sus propios compañeros le hicieran "un traje de derechas". ¿Le preocupa que ese 30% de críticos siga manteniendo esa imagen?

Eso fue hace mucho tiempo en una contienda interna. Todo el mundo sabe cómo vivo, dónde vivo, de qué familia vengo, y por las noches cuando llego a casa y miro a mis vecinas sé quien soy. Ese problema no lo tengo yo, de verdad.

  ¿Fichajes como el de Lina Gálvez sirven para dar un giro a la izquierda a su Gobierno?

Yo tengo un Gobierno de banda ancha y me considero una persona muy de izquierdas en lo público y en lo privado. Somos de izquierdas porque hacemos políticas de izquierdas, y soy de izquierdas en mi vida privada porque defiendo y uso la sanidad y la educación públicas.

El feminismo tiene ahora dos debates muy abiertos: la prostitución y la maternidad subrogada. ¿Cuál es su posición?

Se ha abierto un debate sobre el cuerpo de la mujer, y es un debate que en el seno del PSOE no está cerrado. Yo soy una feminista convencida con los años. Cuando llegué a la política, era más socialista que feminista. Quería la igualdad con los vecinos de enfrente. A medida que fui adquiriendo responsabilidad en el PSOE, me di cuenta de que los techos de cristal eran de hormigón. Sobre la maternidad subrogada, le pongo el caso de la donación de órganos: la ley exige que no sea retribuida. Usted no puede comprar un riñón, pero con la gestación subrogada sí puede alquilar un vientre. No estamos hablando de que alguien, voluntariamente, quiera acoger en su vientre al hijo de otra persona. Hablamos de que si no puedes vender un riñón, tampoco puedes pagar por la subrogación. Son debates que sólo se pueden tener desde el sosiego y la mesura…valorando la vulnerabilidad en la que se encuentran muchas de esas mujeres mayores. Echo en falta generosidad a la hora de tener debates que afectan directamente a los derechos humanos de las mujeres.

Sobre la prostitución, ¿usted defiende la legalización o la abolición?

No, no, yo soy una defensora de la abolición. Estoy convencida de que esa batalla la ganaremos.

Otro tema recurrente es la influencia de la Iglesia en los gobiernos. El año que viene Andalucía reducirá el horario de Religión en los colegios al mínimo -45 minutos a la semana-. ¿Usted cree que el Gobierno de Sánchez tiene que eliminar el Concordato con la Santa Sede?

Yo no le voy a decir a Pedro Sánchez lo que tiene que hacer, usted ya ha dicho lo que estamos haciendo en Andalucía. Nosotros combinamos el respeto a los espacios públicos compartidos con decisiones como esa, reduciendo el tiempo de la enseñanza religiosa en nuestras escuelas. Es un buen camino y un buen ejemplo. La moral, en casa. Cada uno tiene derecho a defender las creencias que quiera, pero en el espacio público nadie debe imponérselas al otro. 

El paro se ha reducido desde que usted es presidenta, pero el salario medio de los andaluces ha caído y hoy día el 60% de los asalariados en esta región no llega a mil euros. ¿Cómo lo explica?

Mire, el nivel de ocupación ha crecido un 12% en estos cinco años y la proporción de la reducción del PIB es la misma que la media de España. En Andalucía se ha reducido menos que en otras ocho comunidades, donde ha bajado más el nivel de riqueza. Estamos en la media. Cuando se gestiona la crisis desde la austeridad, crece la desigualdad. Nosotros somos la región donde más ha crecido el empleo de España y de Europa, y combatiendo la desigualdad. Ahora nos queda el reto de la lucha contra la precariedad para que la gente pueda vivir dignamente con lo que cobra. La subida del salario mínimo interprofesional es una buena noticia.

¿Ha cambiado su opinión respecto a la venta de bombas a Arabia Saudí y la carga de trabajo en Navantia tras conocer la actuación de este país en su consulado de Turquía con el periodista saudí crítico con el régimen?

Siempre hay que defender los derechos humanos. Lo que no se puede ser es impecable en lo moral e implacable en la defensa del mantenimiento del empleo. Algunos han querido hacer compatible los pitos de las ollas y los pitos de las bombas. Siempre hay que decir la verdad, y la verdad es que la bahía de Cádiz tiene derecho al mantenimiento del empleo, que es una responsabilidad colectiva. Lo de Podemos no ha tenido nombre: que Pablo Iglesias en Madrid diga una cosa y el alcalde de Cádiz, Kichi, diga otra aquí… eso no cabe.

¿Qué consejo le daría Sánchez de su experiencia para sacar a Queipo de Llano de la Macarena?

Bueno yo no sé cómo va a acabar al final lo del Valle de los Caídos. Pero sí creo que en este país debemos hacer todos un ejercicio de memoria histórica para no volver a sufrir lo que vieron nuestros abuelos. Todo el mundo tiene derecho a enterrar a sus seres queridos. Este país aún tiene una deuda con esas personas que aún no saben dónde están sus familiares. 

Si al final los restos de Franco salen del Valle de los Caídos para acabar en la catedral de La Almudena, ¿sería un éxito o un fracaso?

No quiero valorar eso, porque no tengo la información. Vamos a dejar que el Gobierno lo trabaje.

¿Cuándo tiene prevista una visita a la exhumación de alguna fosa del franquismo?

Pues no lo he hecho nunca... porque me parece algo tan íntimo de las familias que van a reconocer y dar un entierro digno a sus seres queridos que no me parecía que fuera algo que yo tuviera que politizar. Pero si me invitaran, sería un momento de muchas emociones. Porque he conocido historias de primera mano de no saber todavía donde están los restos de un familiar. Y lo he conocido muy cerca.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha